El Sheriff de LA en la búsqueda de los desaparecidos

La Unidad recibe más de 2,000 casos de extraviados al año; autoridades piden reportarlo de inmediato

El Sheriff de LA en la búsqueda de los desaparecidos
Carolina, quien se perdió por 5 meses, besa a su mamá Rosa María Zavala./fotos: Jorge Luis Macías.
Foto: Impremedia

Rosa María Zavala dice que estará siempre agradecida con el detective Matthew Pereira, de la Unidad de Personas Desaparecidas del Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles (LASD).

Esta mamá cuenta que fue él quien no solo inició la investigación para buscar a su hija Carolina, quien desapareció el 7 de julio 2020 en Pico Rivera, sino que también cuando la encontraron cinco meses después en Salinas, California, pidió que la enviaran a un hospital para que fuera evaluada, ya que su hija sufre esquizofrenia.

“Yo pensaba lo peor”, contó Rosa María a La Opinión. “Creí que nunca más la volvería a ver; estoy contenta de tenerla en casa”. Ambas viven en South Gate.

La madre de Carolina no se explica ni tampoco supo nunca cómo fue que en plena pandemia por el coronavirus su hija, hoy de 31 años de edad, apareció en Salinas — a más de 350 millas al norte de Los Ángeles.

Solo se enteró que Carolina había pedido ayuda para refugiarse en algún lugar y no pasar la noche en la calle.

Una chica se le acercó, la reconoció porque había visto su fotografía en las noticias y le preguntó si tenía familia.

Al dar una respuesta afirmativa, llamaron a la madre y Rosa María viajó de inmediato para rescatar a su hija que estuvo extraviada hasta el 5 de diciembre de 2020.

Carolina Martínez se perdió en plena pandemia y el LASD hizo circular este volante para ayudar a encontrarla.

No obstante, no todos los casos que llegan a la Unidad de Personas Desaparecidas del LASD terminan así.

Laura Gutiérrez, residente en Phoenix, Arizona, describe que en lo que le resta de vida su dolor por la pérdida de su hija Ericka nunca se irá.

Ericka Guerrero tenía 29 años cuando desapareció la noche del 20 de julio de 2019. Estaba en una fiesta con su novia en el desierto de San Bernardino. Tuvieron una discusión y se marchó sola.

La Nissan Pathfinder 2012 roja en la que fue a la fiesta fue encontrada el 4 de septiembre en un camino de tierra cerca del desierto Black Mountain Wilderness en San Bernardino, California.

El 21 de enero de este año, los detectives de San Bernardino que siguen el caso, encontraron el cráneo de la joven a cuatro millas de distancia de donde se encontró la camioneta. Los demás restos mortales no han sido localizados.

“Es por eso por lo que no la hemos podido sepultar”, declaró su mamá.

“Mi hija era una persona feliz, amorosa y con un gran corazón… Los sentimientos de dolor siempre van a estar en el corazón por el resto de nuestras vidas, y de los dos hijos que ella dejó huérfanos”.

Laura Gutiérrez (izq) junto a su hija Ericka (der) y los dos hijos de la joven.
Este fue el boletín que se dio a conocer cuando Ericka Guerrero desapareció en julio de 2019.

Casos anuales y nuevos protocolos de búsqueda

Gracias a la pasión que tienen por su trabajo y el servicio a la comunidad, las 24 horas del día y siete días a la semana durante todo el año, el sargento Mike Rodríguez, el Capitán Joe Mendoza y los detectives Matt Pereida y Shannon Rincon, han convertido la Oficina de Homicidios y la Unidad de Personas Desaparecidas del LASD en una de las mejores del país.

En el transcurso de los últimos dos años, dijeron haber trabajado en un promedio de 2,400 casos anuales de personas reportadas como desaparecidas o extraviadas.

“Hemos logrado una tasa de resolución del 95% al traer personas de regreso a casa con sus familias”, dijo el sargento Rodríguez, quien es el supervisor del grupo de alguaciles.

De los 2,400 casos, en casi 450 de ellos se determinó que las personas desaparecidas habían estado en riesgo crítico por demencia; por falta de medicinas, como la insulina; o por tendencias suicidas.

“Acabamos de incluir hace poco que los ancianos de 75 años o más automáticamente se considerarán desaparecidos en riesgo debido a la aparición de la enfermedad de Alzheimer y la demencia [senil], aunque es posible que no se les haya diagnosticado”, aseguro el sargento Rodríguez.

“Es posible que la familia ya haya visto signos de que algo no está bien [al perder la noción del tiempo o la realidad]”, añadió.

“Decidimos incluirlos porque muchas personas mayores no tienen teléfono celular, no conducen, no usan una tarjeta de débito, por lo que son muy difíciles de rastrear… Si buscas a un ser querido, nosotros los buscaremos; a veces terminamos en algunos lugares muy extraños con relación a dónde fueron reportados como extraviados [vistos por última vez]”.

El detective Matthew Pereida es quien ayudó a resolver el caso de Carolina.

Dos unidades para resolver casos: una misma estructura

Los buenos resultados en el LASD provienen de una mentalidad inmersa en la mascota que los identifica: un bulldog.

“Nos enorgullece tener el mejor organismo de investigación de homicidios en el país y quizás del mundo”, declaró el Capitán Mendoza.

“Eso es lo que queremos hacer con las personas desaparecidas, queríamos elevar el nivel de resultados para que sea el mejor de la nación”.

El bulldog, que es la mascota modelo de la Unidad de Homicidios les da la mentalidad de recorrer siempre la milla extra y saber que siempre harán todo lo posible para averiguar qué sucedió y llegar al fondo de todos y cada uno de los casos que se les presentan.

Ya lo han hecho.

En la Unidad de Homicidios resolvieron casos de notoriedad nacional e internacional: el arresto y convicción del asesino y violador Richard Ramírez, conocido como “El Merodeador Nocturno”; que mató a14 personas entre 1984 y 1985.

También, el arresto y posterior convicción del asesino en serie Kenneth Alessio Bianchi, “El Estrangulador de la Ladera”, que aterrorizó entre 1977 y 1978 y que lanzaba los cuerpos de sus víctimas en las faldas de las colinas de los Ángeles .

Sin embargo, no se sabía que la Oficina de Homicidios del LASD también se hace cargo de los casos de personas desaparecidas o extraviadas.

Generalmente, los reportes se refieren a adultos con problemas de salud mental, que sufren de demencia senil, Alzheimer, discapacidades de desarrollo o que tienen tendencias suicidas.

“Todo el trabajo se realiza bajo una misma estructura”, explicó el sargento Rodríguez.

El servicio abarca las 25 estaciones del Sheriff: desde Lancaster y Palmdale hasta Walnut y San Dimas; y desde Lakewood, al Este de los Ángeles, a Compton, al sur de la ciudad”.

Entre los casos de personas desaparecidas también se llegan los denominados ‘extraviados involuntarios’; es decir, alguien que no ha regresado del trabajo o quien tuvo sostuvo una discusión con un miembro de la familia y decide no estar en contacto con nadie y apaga su teléfono.

El sargento Michael Rodríguez, supervisor de la Unidad de Personas Desaparecidas del LASD.

Reporta de inmediato cualquier desaparición

En el LASD se puede presentar de forma inmediata la desaparición de cualquier adulto estén o no en situaciones de riesgo o condición crítica.

A diferencia de algunos países latinoamericanos, entre los latinos persiste la percepción errónea de que también en Estados Unidos, particularmente en Los Ángeles, se tiene que esperar 24 a 48 horas para hacer el reporte de una persona desaparecida. Eso no es cierto.

“Aquí, la gente puede hacer cualquier reporte directamente conmigo, me pueden llamar a mi celular, a mi oficina o [escribir a] mi correo electrónico”, expresó el detective Matt Pereida.

“Tan pronto como yo recibo informes me comunico con las personas hasta el final de la investigación”, agregó.

¿Dónde pedir ayuda?

Para contactar a la oficina del detective Matt Pineda llama al 1(323) 890-5636 o escríbele a su correo electrónico Mdpereid@lasd.org.

Si tienes información sobre alguna persona desaparecida, comunícate con la Unidad de Personas Desaparecidas del Departamento del Sheriff de LA 1(323) 890-5500. Y en caso de que quieras proporcionar información de forma anónima llama a Crime Stoppers al 1(800) 222-8477.