Escasez de carne de cerdo puede afectar a California en 2022

Se pide la acción del gobierno ante la implementación de la Proposición 12

Escasez de carne de cerdo puede afectar a California en 2022
El precio de la carne de cerdo podría subir. / foto: Getty.
Foto: Getty Images

Imagínate yendo al mercado y descubriendo que el precio del tocino, de las chuletas de cerdo o del jamón se ha disparado. O pides comida para llevar en un restaurante latino o asiático y tu plato de cerdo favorito ha sido eliminado del menú.

Estos escenarios son una posibilidad en California con la implementación pendiente de la Proposición 12, una medida aprobada por los votantes en 2018 para establecer nuevas regulaciones sobre alojamiento para animales cómo los cerdos, terneros y gallinas ponedoras.

Impone normas de producción costosas, arbitrarias y desinformadas a los productores de carne de cerdo y otros ganaderos en todo el país para vender carne de cerdo, carne de res y huevos en California.

La Propuesta 12 entra en vigencia el 1 de enero de 2022 y el Departamento de Alimentos y Agricultura de California (CDFA) es la agencia encargada de emitir las regulaciones necesarias para cumplir con la medida. Sin embargo, la CDFA no ha publicado propuestas para brindar orientación a la industria, reglas que se suponía que serían definitivas en septiembre de 2019.

La demora ha creado confusión sobre cómo cumplir con los requisitos de la nueva ley, lo que afecta a agricultores,mercados, restaurantes y consumidores en California.

Incluso si el CDFA comenzara el proceso hoy, las modificaciones de producción de alimentos requeridas no podrían realizarse con la suficiente rapidez para cumplir con el plazo, lo que resultaría en una escasez de carne de cerdo en California a principios de 2022.

Según las prácticas de producción actuales, sería ilegal vender la mayoría del suministro actual de carne de cerdo. Lo que es peor, esto perjudica desproporcionadamente a los supermercados, restaurantes y familias latinas y asiáticas que incluyen la carne de cerdo como un alimento principal para las comidas diarias y como un ingrediente central de muchos platillos culturales.

Es alarmante que los expertos de la industria y del mercado estén tomando nota de la posible crisis.
Un análisis de mercado independiente de Rabobank, el líder mundial en análisis e investigación del mercado para el sector alimenticio indica que “con menos del 4% de los alojamientos de cerdos de EE.UU. actualmente capaces de cumplir con el nuevo estándar, se espera que un déficit de carne de cerdo bifurque el mercado de EE. UU., lo que deja a California con un severo déficit de carne de cerdo (y precios más altos)”.

Agrega que “basado en la población actual de California, con gran población latina y asiática, Rabobank estima que el estado necesitaría al menos 255 millones de libras de carne de cerdo por mes para satisfacer sus necesidades de servicio”.

“Como solo el 1.9% de la carne de cerdo de EE. UU. se produce en California, o 45 millones de libras al mes, el estado necesitará importar al menos 210 millones de libras de carne de cerdo al mes… Según la producción actual y los proyectos en curso, se cree que los suministros de carne de cerdo que cumplan con las normas podrían quedar un 50% por debajo de las necesidades de California si la ley se implementara el 1 de enero de 2022 “.

Este es un escenario aterrador para empresas como Yosemite Foods en Stockton, California. Durante cuatro generaciones, esta empresa de minoría, ha proporcionado productos de carne de cerdo de calidad a consumidores mayoristas y minoristas, principalmente entre las comunidades asiáticas e hispanas de California.

“La Propuesta 12 hará que sea más difícil, y en muchos sentidos improbable, proporcionar una fuente de proteína saludable y segura a las personas en California”, señaló el propietario y presidente de Yosemite Foods, Steven W. Lau.

Sin embargo, existe una solución temporal. Food Equity Alliance, una coalición estatal de supermercados y restaurantes de California, organizaciones comerciales, procesadores de alimentos, productores de carne de cerdo, partidarios de la equidad alimentaria y consumidores, piden al gobernador Newsom que use su autoridad ejecutiva para retrasar la implementación de la Proposición 12.

Es la única solución para proteger a los californianos, los mercados y los restaurantes más vulnerables de enfrentar una escasez de carne de cerdo y un aumento vertiginoso de los precios.