Suben todavía más los precios de la gasolina tras el ataque informático contra oleoductos

En el condado de Los Ángeles, donde los residentes ya están acostumbrados al alza de los precios de este combustible, el coste se sitúa ahora en $4.16 dólares, una subida de 8.25 centavos de dólar

Suben todavía más los precios de la gasolina tras el ataque informático contra oleoductos
El precio del combustible sigue subiendo en varios estados.
Foto: FREDERIC J. BROWN / AFP / Getty Images

Aunque el precio de la gasolina en el sur de California lleva meses aumentando por la vuelta de los vehículos a las carreteras, en estos últimos días lo ha hecho por una razón diferente. El ataque informático que mantiene cerrado un oleoducto en la costa este está teniendo consecuencias al otro lado del país. En el sureste ya ha habido subidas por la escasez de combustible, pero el temor de los conductores se ha extendido más allá de la región.

El oleoducto Colonial, el que sufrió el ciberataque el pasado viernes, es el proporciona el 45% del suministro de la cosa oeste, por lo que su cierre provocó preocupaciones sobre la vulnerabilidad de esta infraestructura clave para Estados Unidos. Las operaciones se reanudaron de forma manual en algunos segmentos del oleoducto a última hora del lunes y Colonial calcula que reiniciará la mayoría de sus operaciones para el fin de semana, según dijo la secretaria de Energía de Estados Unidos, Jennifer Granholm.

La gasolina normal tiene un precio medio nacional de $2.99 dólares por galón, una subida de hasta 7 centavos de dólar respecto a la semana pasada. En el condado de Los Ángeles, donde los residentes ya están acostumbrados al alza de los precios de este combustible, el coste se sitúa ahora en $4.16 dólares por galón, una subida de 8.25 centavos de dólar, según el rastreador GasBuddy.

Pero los problemas para simplemente encontrar gasolina los han tenido en algunos de los lugares a los que suministra el oleoducto afectado, que va del Golfo de Texas hasta el área metropolitana de Nueva York. Los estados que más dependen de él son Alabama, Georgia, Tennessee y las dos Carolinas, según Tom Kloza, analista del Servicio de Información de Precios del Petróleo de Standard & Poor.

En partes de Virginia y Maryland, los conductores han tenido que esperar hasta cinco horas para comprar gasolina, tal y como dice John Patrick, jefe de operaciones de Liberty Petroleum Corp y publica Los Angeles Times. Patrick apunta que algunos conductores están empeorando la escasez al rellenar su tanque incluso cuando sus tanque tienen tres cuartos de combustible.

Kloza confirma esa tendencia de los conductores y dijo que algunas gasolineras están vendiendo “tres o cuatro veces más gasolina de lo que normalmente venden en un día determinado, porque la gente entra en pánico”.

Ni siquiera que la Casa Blanca haya relajado alguna de las reglas ambientales para que la gasolina sea trasladada de otras regiones evitó que el martes por la noche se quedaran sin combustible alrededor del 30% de las estaciones de servicio de Atlanta, Charlotte, Carolina del Norte y el norte del estado de Carolina del Sur.