Sin mucha asistencia las preparatorias del LAUSD

Solo el 7% de los alumnos de High School han regresado a las clases presenciales

Sin mucha asistencia las preparatorias del LAUSD
Pocos estudiantes de preparatoria han regresado a clases presenciaeles.
Foto: Rodin Eckenroth / Getty Images

El último informe del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) reportó hace unos días que la mayoría de estudiantes optaron por continuar tomando clases desde el hogar. Solamente el 7% de los alumnos de preparatoria, el 12% de la escuela intermedia y el 30% de la primaria regresaron a clases en persona.

Austin Beutner, superintendente del LAUSD, dijo en su reporte de la semana pasada que en preparatorias como Huntington Park, en promedio el 12% del cuerpo estudiantil está asistiendo a clases, mientras que en Woodland Hills, el promedio es de tan solo el 5%.

Por otro lado, las primarias del suroeste de Los Ángeles, donde hay familias con ingresos bajos como en la ciudad de Bell, menos del 20% del alumnado está regresando a clases presenciales.

Padres, estudiantes y maestros aseguran que la falta de interés es en parte el temor al contagio y la poca instrucción de calidad.

Ron Gochez, maestro de la preparatoria Dr. Maya Angelou del sur de Los Ángeles, dijo que el distrito ha cometido graves errores al no proveer las pruebas del covid en su escuela a tiempo. Aseguró que al campus no llegaron las unidades de prueba móviles la primera semana de clases.

“Esto significa que a muchos estudiantes y maestros se les permitió ingresar a la escuela con una prueba covid-19 que podría haber tenido hasta 14 días”, dijo Gochez. “Eso es grave porque solo se necesitan cuatro días para que una persona contraiga el virus y luego se vuelva contagioso”.

Adicionalmente, el maestro indicó que ha habido muchas ocasiones en las que la escuela solo tiene seis estudiantes y lo máximo que han tenido han sido menos de 40 en un plantel de más de 1,000 alumnos. Gochez subrayó que el lunes pasado solo llegaron 30 estudiantes y había alrededor de 45 maestros en el campus.

“No tiene sentido. Hoy, no tuve ningún estudiante en mi salón de clases en todo el día”, aseguró.

Maya Angelou es una escuela con aproximadamente el 90% de la población estudiantil latina.

Christopher Alfaro de 11 años, y Jonathan Alfaro de 10, tomaron clases en línea por más de un año. (Suministrada)

Verónica Gardea, madre de familia con un hijo en el quinto grado en South Gate, también dijo estar muy decepcionada con el sistema del distrito escolar. A ella no le preocupa tanto el contagio del covid como el nivel educativo recibe su hijo durante el año escolar. Enfatizó que su niño de 11 años optó por quedarse en el hogar hasta final del semestre.

“Yo le pregunté si quería ir y dijo que no”, expresó Gardea. “Dijo que si les hacen repetir el año a él no le molestaría porque siente que no está listo para comenzar la secundaria el próximo semestre”.

Gardea dijo que ha hablado con la maestra de su hijo acerca del tema, pero ella cree que la maestra está igual de frustrada que los estudiantes.

“Lo único que me dice es que aguantemos unas semanas más”.

No obstante, Gardea aseguró que el LAUSD tiene todas sus escuelas abiertas con el más alto nivel de seguridad de cualquier distrito escolar de la nación. Subrayó que el distrito administra aproximadamente un cuarto de todas las pruebas de covid-19 en el área de Los Ángeles, convirtiéndolo en el proveedor más grande de la región.

Dada la consistencia de las pruebas, la semana pasada [hace dos semanas] las autoridades identificaran de inmediato a 15 estudiantes y dos miembros del personal del plantel infectados.

“Los directores de las escuelas fueron informados y capaces de evitar que las personas con el virus regresen a los campus escolares hasta que ya no sean contagiosas”, dijo Beutner.

Adicionalmente, hay 12 sitios de prueba en el distrito escolar abiertos para hacer pruebas de covid a los empleados y estudiantes que no están llegando a clases presenciales pero pudieran necesitarlas.

Padres que confían

Meliza Sánchez, quien tiene un hijo en la primaria y otro en preescolar, dijo que inicialmente  estaba confundida en cómo sería el proceso de presentar un pase diario para que entren los niños a clases pero ya aprendió.

Indicó que ella era uno de los padres de familia que no quería llevar a sus hijos a la escuela por el temor al contagio, pero después de ver el proceso que se lleva en la escuela ha cambiado de perspectiva.

“Los maestros están haciendo lo mejor que pueden y tienen los sitios de prueba en la escuela. Esto nos previene de ir manejando hasta Cal State LA o a la preparatoria Garfield”, dijo Sánchez, quien es trabajadora esencial.

La residente del este de Los Ángeles aseveró que mantiene bien informados a sus hijos en lo que deben y no deben hacer en la escuela, como no tocarse la cara cuando están en el baño, no compartir bebidas ni comida con otros niños y lavarse las manos a menudo, etc.

Marta Fuentes junto a sus hijos Marckus Medrano y Jhoselyn Medrano. (Suministrada)

Stefani Alfaro, madre de dos estudiantes de cuarto y quinto grado en la primaria Magnolia Science Academy 7, también dijo que se siente cómoda con las medidas que se están tomando en el plantel educativo.

“Ellos llevaban un año encerrados y ya extrañaban estar al lado de sus compañeros”, indicó Alfaro. “Cada dos semanas les hacen el examen de covid y nos mandan un texto todas las mañanas para que hagamos clic al link y les tomemos la temperatura”.

Marta Fuentes también agradece la reapertura para que sus hijos, uno en preparatoria y uno en secundaria en la escuela Magnolia Science Academy 2, puedan regresar a su normalidad.

Su hija mayor que va en el décimo grado ya está vacunada, entonces es una preocupación menos para Fuentes.

“En la escuela, antes de regresar nos dieron las medidas de precaución y en la entrada de la escuela todos los días está una enfermera tomando la temperatura”, indicó la madre de familia.