Obesidad, inflamación, colesterol: Los efectos indeseados a largo plazo de las hamburguesas en la salud

El consumo frecuente de hamburguesas tiene múltiples efectos negativos en tu cuerpo; desde aumentar tus niveles de colesterol, hasta afectar tus huesos e incrementar el riesgo de enfermedad cardíaca

Obesidad, inflamación, colesterol: Los efectos indeseados a largo plazo de las hamburguesas en la salud
Las hamburguesas suelen tener un alto contenido en sodio y grasas.
Foto: Samfotograffo / Pexels

Para nadie es un secreto que el consumo frecuente de comida rápida es poco saludable. Pero quizá no tengas claro exactamente cuáles son esos efectos negativos que puede dejarte el comer hamburguesas con regularidad. Además de promover un aumento de peso, entre otros males, esta comida puede afectar a tu corazón.

Las hamburguesas de los restaurantes de comida rápida suelen tener un alto contenido de sal y grasas saturadas o trans, así como ingredientes con muchos conservantes e ingredientes procesados.

5 efectos negativos de comer hamburguesas con frecuencia

1. Favorecen la obesidad

Las hamburguesas aumentan la ingesta calórica y el riesgo de volverse obeso. Son una comida con alto contenido de calorías, cuando consumes más calorías de las que quemas aumentarás de peso y esto propicia la obesidad.

Un estudio publicado en Journal of Nutrition encontró que las personas que comían la mayor cantidad de comida rápida pesaban en promedio 5.6 kilos más y tenían medidas de circunferencia de cintura más grandes que las personas que comían la menor cantidad de comida rápida.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) señalan que las personas con obesidad tienen un mayor riesgo de padecer muchas enfermedades y afecciones graves, como presión arterial alta, diabetes tipo 2, osteoartritis y enfermedad cardíaca.

2. Te inflaman

Las hamburguesas integran varios elementos inflamatorios, como los carbohidratos refinados, alimentos fritos, carnes rojas y carnes procesadas. Además, suelen acompañarse de papas fritas y refresco, los cuales también son inflamatorios.

Harvard Health señala que muchas enfermedades importantes como el cáncer, las enfermedades cardíacas, la diabetes, la artritis, la depresión y el Alzheimer, se han relacionado con la inflamación crónica.

3. Aumentan tu colesterol

La comida rápida como las hamburguesas aumenta el riesgo de niveles altos de colesterol. Tienen un alto contenido en grasas saturadas y también contienen grasas trans. La Asosciación Estadounidense del Corazón (AHA) explica que la acumulación de grasa, colesterol y otras sustancias forman placa. Cuando se rompe la placa dentro de una arteria se forma un coágulo de sangre que puede bloquear el flujo de sangre y provocar un ataque cardíaco o un derrame cerebral.

4. Pueden aumentar tu presión arterial

Las hamburguesas suelen tener un alto contenido en sodio. Por ejemplo, una cuarto de libra doble con queso de McDonald’s tiene 720 calorías con 42 g de grasa, 1360 mg de sodio y 165 mg de colesterol.

La Organización Mundial de la Salud recomienda un consumo menor a 2 g de sodio al día. La AHA indica un límite ideal de no más de 1,500 mg al día para aquellos con presión arterial alta. 1 cucharadita de sal equivale a 2,300 mg de sodio.

5. Pueden afectar tus huesos

Los alimentos con alto contenido en sal pueden debilitar tus huesos ya que provocan que pierdas calcio y hacerte propenso a la osteoporosis.

6. Aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca

Las grasas y el sodio en las hamburguesas favorecen colesterol alto e hipertensión. La AHA dice que a la presión arterial alta es uno de los principales factores de riesgo de enfermedad cardíaca, la principal causa de muerte en todo el mundo.

La carne procesada y la carne roja tienen efectos negativos en el corazón. Un estudio presentado este 2021 a la Sociedad Europea de Cardiología encontró que las personas con una mayor ingesta de carne tenían ventrículos más pequeños, una función cardíaca más deficiente y arterias más rígidas.

7. Aumentan el riesgo de depresión

Diversos estudios, uno de ellos publicado en 2011 por la Universidad de Cambridge, indican que el consumo de comida rápida (como las hamburguesas) y productos horneados comerciales puede tener un efecto perjudicial sobre el riesgo de depresión. Se necesita más investigación sobre la conexión entre la depresión y la dieta.

Te puede interesar: