Eclipse lunar y embarazo: Mitos y verdades sobre lo que tienen que hacer las mujeres durante el fenómeno

Existen cientos de teorías sobre los peligros que puede producir un eclipse de sol o de luna en las mujeres embarazadas y sus bebés. Aclaramos las dudas más comunes que suelen existir sobre el tema

El eclipse lunar o super luna reaviva dudas sobre los efectos en las mujeres embarazadas.
El eclipse lunar o super luna reaviva dudas sobre los efectos en las mujeres embarazadas.
Foto: AFP / Getty Images

Para algunas culturas, un eclipse lunar supone riesgos para el embarazo, por lo que las mujeres tienen que hacer algo durante el fenómeno para protegerse y proteger a su bebé. Sin embargo, más que verdades, muchas de estas creencias son sólo mitos.

Un eclipse lunar ocurre cuando la Tierra se interpone entre el sol y la luna, lo que genera una sombra que oscurece nuestro satélite natural. Es un evento astronómico también llamado “superluna”, y el próximo ocurrirá este miércoles 26 de mayo en prácticamente toda la costa oeste. Se trata del primer eclipse lunar del año en el que podremos ver una “Luna de sangre”.

Mitos en torno al eclipse lunar y el embarazo

Se sabe que la luna puede ejercer cierta acción sobre la Tierra, particularmente en las mareas y el crecimiento de ciertas especies vegetales, pero popularmente se atribuye a la luna un efecto en la fertilidad, el comportamiento, la salud y la suerte de los seres humanos, sin que exista evidencia científica al respecto.

Especialmente durante el embarazo, antiguas creencias señalan que tanto el bebé en gestación como la madre expectante pueden sufrir algunas consecuencias cuando este fenómeno natural ocurre. Entre los mitos más populares se encuentran:

  • Malformaciones en el feto como la aparición de labio leporino o la ausencia de algún miembro o extremidad del bebé.
  • Problemas en la piel de la madre o del bebé, como la aparición de lunares, manchas o cicatrices.
  • Las mujeres deben protegerse cuando ocurre un eclipse atando una cinta o listón rojo alrededor de su cintura, o bien, cargando en su cuerpo algún objeto de metal como cucharas, tenedores o tijeras para evitar estas supuestas consecuencias del eclipse.
  • Hacer ruido es otra forma de ahuyentar el posible “mal” del bebé: se puede gritar o golpear cacerolas metálicas durante el eclipse.
  • Según viejas creencias mexicanas, el sol o la luna pueden “morder” al bebé si la madre no se protege.

La verdad sobre el eclipse lunar y el embarazo

La verdad es que no existe evidencia científica que vincule a un eclipse lunar con alguna malformación de un bebé en gestación. Las autoridades de salud aseguran que las mujeres embarazadas pueden realizar sus actividades con normalidad durante un eclipse.

El eclipse lunar es un fenómeno natural que vale la pena disfrutar sin temor. Pero si estás embarazada y crees que no pierdes nada al tomar tus precauciones, simplemente ata un listón rojo alrededor de tu abdomen y siéntete tranquila.