Un cuarto cheque de estímulo sería para menos personas

Un análisis del Tax Policy Center destaca la importancia de más ayuda económica, similar a los $1,400 dólares, pero focalizada en las personas más pobres, incluidos indocumentados

IRS sigue con la distribución del tercer cheque de estímulo.
IRS sigue con la distribución del tercer cheque de estímulo.
Foto: Jeff Fusco / Getty Images

Representantes y senadores demócratas presionan al presidente Joe Biden para que apoye el envío de un cuarto cheque de estímulo, pero a pesar de que son más de 80 los congresistas que respaldan un plan, no existe un proyecto concreto.

Adicional a ello, la Administración Biden está enfocada en sus planes de infraestructura, de familias y ahora en el presupuesto del 2022.

Si el Congreso discutiera una ayuda económica similar a los $1,400 dólares del Plan de Rescate Estadounidense (ARP), los expertos sugieren enfocarlo en las familias más pobres, lo que reduciría considerablemente el número de personas que lo recibirían y sería menos costoso para el erario, pero permitiría bajar los niveles de pobreza.

“Si el Congreso quisiera reducir aún más la pobreza o proporcionar recursos adicionales de manera más amplia, los pagos adicionales podrían lograrlo”, indica un reporte “Cómo los pagos en efectivo adicionales reducirían la pobreza” del Tax Policy Center.

Los expertos hacen dos proyecciones en su análisis, incluso pensando en un quinto cheque. El informe ha sido citado por los congresistas que han enviado cartas al presidente Biden para apoyar una nueva ronda de ayudas.

“Modelamos dos opciones para pagos adicionales de $1,400. Uno comenzaría a eliminar gradualmente a niveles de ingresos más bajos, lo que llamamos el pago de eliminación más rápido. Este pago proporcionaría un alivio dirigido a personas de ingresos ligeramente más bajos e incluiría a todas las personas, en lugar de solo a los ciudadanos”, dice.

Su propuesta debería incluir a los inmigrantes indocumentados para tener mayor efectividad en la reducción de pobreza, además de que la aplicación de los fondos sería eliminar gradualmente a las personas elegibles, pero con rangos más amplios, por lo que cada estadounidense recibiría fondos distintos considerando sus ingresos, aunque la línea de elegibilidad sería más baja, no $75,000 dólares anuales por persona.

“La otra opción de pago que modelamos replicaría los umbrales de pago del ARP y limitaría la elegibilidad a los ciudadanos”, dice el informe. “Mientras los pagos comiencen a eliminarse gradualmente por encima del nivel de pobreza, tendrán un fuerte efecto contra la pobreza”.

Elaine Maag y Kevin Werner, quienes firman el reporte, advierten que sin pagos extra el 10.5 por ciento de las personas negras no hispanas estarán en la pobreza, el 6.4 por ciento de las personas blancas no hispanas estarán en la pobreza y el 13.3 por ciento de los hispanos serán pobres.

“Incluir a todos en los EE.UU. en los pagos en lugar de restringirlos a los ciudadanos tiene el mayor efecto sobre los hispanos”, señalan. “(Se) reduciría la tasa de pobreza hispana del 13.3 por ciento al 9.0 por ciento”. Un quinto pago, que se marca como “un segundo pago de eliminación más rápida” reduciría esa la tasa de la pobreza al 6.3 por ciento entre hispanos.

La Administración Biden ha dejado a congresistas que decidan si buscarían una cuarta ronda de ayudas directas, pero defiende que se ayudaría a reducir la pobreza con el Plan de Empleos Estadounidense y el Plan para Familias Estadounidenses.