Carolina Sandoval responde a quienes acusan a su hija Bárbara Camila de hacerse una lipo

En exclusiva habló con nosotros y nos cuenta la verdad de cómo rebajó 22 libras su hija

Carolina Sandoval junto a su hija Bárbara Camila.
Carolina Sandoval junto a su hija Bárbara Camila.
Foto: Carolina Sandoval / Cortesía

Relajada, pero pendiente. Feliz y disfrutando sus vacaciones familiares en Hawaii, Carolina Sandoval le responde a quienes acusan a su hija, Bárbara Camila, de haberse hecho una lipo para lograr las curvas de infarto que luce.

Todo comenzó cuando Barbarita compartió una bella foto dentro de agua que, por supuesto, le tomó su mamá. Lo que no imaginó, o por lo menos no esperó, es que le dijeran que si estaba así era porque había recurrido a una cirugía estética a su corta edad.

De inmediato, Carolina hizo un Instalive para desmentir y responderle a quienes se atrevían a meterse con su hija: “Métanse con el Santo, no con la limosna”, dijo.

Nosotros nos comunicamos con ella, quien desde Hawaii nos explicó por qué la enojó tanto ese mensaje y nos reveló el secreto con el que Barbarita rebajó 22 libras:

Con la pandemia Bárbara Camila tuvo una vida sedentaria como muchos jóvenes, comenzó a comer, yo nunca la vi gorda porque uno se ve diario… Fuimos al pediatra y cuando la pesó estaba en 147 libras, ella no podía creer ese peso, porque era el mismo que yo tuve después de haberla parido a ella. Y ella decidió contratar a la mejor nutricionista del mundo: mi mamá“, comienza relatándonos Carolina.

“Cuando Bárbara llegó del pediatra, ella abrió la puerta del cuarto de mi mamá y le dijo cual novela: ‘Abuela, necesito tu ayuda’ Mi mamá le lleva la nutrición desde la mañana a la noche, hasta las meriendas, porque ella quería llegar a la universidad flaca. Todo se lo hizo ella, desde el desayuno hasta la cena y Bárbara se puso a hacer ejercicio con una entrenadora australiana que ve por internet que le encanta”.

¿En qué consistía el plan de nutrición de doña Amalia? Un desayuno con huevos, avena y leche descremada. Proteína y vegetales en el almuerzo, la única merienda era un jugo hecho por ella natural, y para la cena galletas de soda con una proteína.

Gracias a su disciplina, enfoque, la ayuda de su abuela y los ejercicios, en 4 meses Bárbara Camila logró bajar 22 libras y hoy pesa 125 libras.

“El sedentarismo es lo peor, si tú eres activo, haces ejercicio estás bien. Yo tengo 74 años como normal lo que tengo que comer sanamente y camino“, agrega la mamá de Carolina en esta charla desde Hawaii.

A mí lo que más me molesta de las redes sociales y de la vida en general, es la mentira, yo que si me opero los senos voy a meter el teléfono hasta en el quirófano, ¿tú crees que vamos a mentir? Y menos con una niña que no necesita cirugía. Lo único que se hizo fueron masajes pero para tonificar porque ella ya estaba haciendo ejercicios”, concluyó Carolina.

No es la primera vez que vemos esta actitud de Sandoval cuando se meten con una de sus hijas, porque como ella siempre dice, no le importa le digan las ‘lombrices digitales’, pero con sus cachorras que no se metan.

MIRA LO QUE DIJO DEL TEMA EN SUS REDES SOCIALES CAROLINA SANDOVAL: