Esencia de vainilla: en el futuro podría hacerse con botellas de plástico

Científicos crean vainillina transformando desechos de botellas de plástico. La vainillina sintética es usada ampliamente en la industria alimentaria por encima de la vainilla natural para dar olor y aroma a vainilla

Expertos señalan que el olor que tenemos identificado en la memoria como vainilla, no es otro que el de la vainillina sintética.
Expertos señalan que el olor que tenemos identificado en la memoria como vainilla, no es otro que el de la vainillina sintética.
Foto: silviarita / Pexels

Científicos han logrado convertir los desechos plásticos en vainillina sintética. La vainilla o al menos la vainillina artificial tiene un amplio uso como saborizante en la industria alimentaria. Se agrega a muchas comidas y bebidas como helados, galletas, panes, pasteles, café, refrescos y licores. El aroma que tenemos identificado en la memoria como vainilla sería el de la vainillina sintética, según los expertos.

La vainillina es el componente principal de las vainas de vainilla y es responsable del sabor y olor característicos de la vainilla que conocemos. Si bien el crear un saborizante sintético a vainilla no resulta nuevo, sí resulta novedoso que este provenga del PET.

La manera en la que los investigadores de la Universidad de Edimburgo lograron convertir una botella de plástico usada en vainillina fue agregando la bacteria E. coli diseñada en laboratorio a los desechos plásticos degradados.

Los investigadores consideran que la vainillina producida sería apta para el consumo humano, pero señalan que se requieren más pruebas experimentales.

Vainillina sintética sobre vainilla natural

La mayoría de los productos comestibles contienen vainillina y no vainilla. “Ese aroma que tan bien tenemos grabado e identificado en la memoria como vainilla, no es otro que el de la vainillina sintética”, publica Ciencia UNAM perteneciente a la Universidad Nacional Autónoma de México.

La vainillina sintética se obtiene a partir de reacciones químicas de materiales como la corteza de árboles, la vainilla natural se produce con el fruto de la orquídea Vanilla planifolia.

Araceli Pérez Silva, investigadora del Instituto Tecnológico de Tuxtepec y especialista en vainilla, explica que el origen común de la vainillina sintética hace que solo libere un olor, en cambio las vainas de la orquídea, pueden ofrecer diferentes perfiles aromáticos formados no solo por la vainillina natural, sino por las concentraciones de distintos compuestos volátiles.

Reducción de desechos para crear un producto de gran demanda

El método de reciclaje de botellas de plástico para crear un vainillina es una “demostración de química verde”, es una manera contribuir a una necesidad de reciclaje en productos básicos de gran demanda y con un menor impacto ambiental.

La vainillina no solo es usada en la alimentaria y cosmética, también se usa en la fabricación de herbicidas, agentes antiespumantes y productos de limpieza. La demanda mundial de vainillina superó las 37,000 toneladas en 2018, según los datos compartidos por la Universidad de Edimburgo.

The Guardian apunta que los plásticos pierden alrededor del 95% de su valor como material después de un solo uso. Mientras que el 85% de la vainillina se sintetiza actualmente a partir de productos químicos derivados de combustibles fósiles.

Los científicos que crearon el saborizante de vainilla transformanto PET con bacterias E. coli también planean aumentar la producción y buscar otras moléculas útiles además de la vainillina que podrían obtenerse con este método.

Te puede interesar: