Charlottesville remueve estatua de general confederado que motivó una marcha supremacista

El sábado marcó un día de cambios radicales en Charlottesville, Virginia, cuando los funcionarios locales retiraron tres estatuas que muchos consideran símbolos de la perpetuación de la desigualdad racial en Estados Unidos

Los trabajadores retiran una estatua del General Confederado Robert E. Lee de Market Street Park en Charlottesville.
Los trabajadores retiran una estatua del General Confederado Robert E. Lee de Market Street Park en Charlottesville.
Foto: Win McNamee / Getty Images

La ciudad de Charlottesville, en Virginia, retiró una estatua de los generales confederados Robert E. Lee y Stonewall Jackson el sábado, derribando los símbolos que estaban en el centro de la manifestación Unite the Right, realizada en 2017, casi cuatro años después de que ocurriera la violenta manifestación de supremacistas blancos que dejó una persona fallecida.

Las estatuas de Lee y Jackson, y las amenazas de removerlas, sirvieron como un grito de guerra para la extrema derecha en el verano de 2017.

La tensión se convirtió en violencia en la manifestación Unite the Right del 12 de agosto de 2017 cuando los neonazis se enfrentaron con contra manifestantes. Una mujer, Heather Heyer, murió cuando un hombre chocó su vehículo contra una multitud de peatones. Decenas de personas más resultaron heridas en ese ataque y otros actos de violencia.

Las estatuas permanecerán en propiedad de la ciudad hasta que el ayuntamiento decida qué hacer con ellas. Diez grupos han expresado interés en las estatuas, según un comunicado de la ciudad.

“Derribar esta estatua es un pequeño paso más hacia el objetivo de ayudar a Charlottesville, Virginia y Estados Unidos, a lidiar con el pecado de estar dispuesto a destruir a los negros para obtener ganancias económicas”, dijo la  alcaldesa de Charlottesville, Nikuyah Walker, mientras la grúa se acercaba al monumento a Lee, informó Associated Press.

La grúa levantó la estatua de su pedestal en un parque en el centro de la ciudad a primera hora de la mañana.

“La retirada es un pequeño paso para acercarnos al objetivo de ayudar a Charlottesville, Virginia y Estados Unidos a encarar su pecado de estar dispuestos a destruir a los afroamericanos para lograr beneficios económicos”, dijo Walker, la alcaldesa de la ciudad, mientras la estatua era trasladada a un recinto municipal, según recogen los medios locales.

Poco después, las autoridades se llevaron también la estatua de otro general confederado, Thomas J. “Stonewall” Jackson.

La decisión de retirarlas fue tomada en 2016, pero varias apelaciones legales aplazaron la medida hasta que finalmente, este año, el Tribunal Supremo de Virginia respaldó la medida. Ambas efigies habían sido levantadas en la década de 1920.

Y luego, durante una reunión de emergencia del ayuntamiento al mediodía del sábado, los funcionarios votaron unánimemente para eliminar otra estatua con Meriwether Lewis, William Clark y el intérprete Shoshone Sacagawea, que fue retirada el sábado por la tarde, según NPR.

Esa localidad del estado de Virginia, de unos 47,000 habitantes, fue escenario de enfrentamientos después de una manifestación convocada por supremacistas blancos entre el 11 y 12 de agosto de 2017, durante los cuales una mujer blanca murió arrollada por un neonazi y 19 personas resultaron heridas.

El bando confederado, que perdió la guerra civil de Estados Unidos (1861-1865), estuvo formado por estados secesionistas y favorables a la esclavitud, y muchos afroamericanos consideran ofensivos aquellos emblemas suyos que aún permanecen en el país.

En junio de 2020, el entonces presidente estadounidense, Donald Trump, firmó un decreto que ordenaba perseguir “en la mayor medida posible” cualquier acto de vandalismo contra propiedades federales.

El decreto se adoptó en respuesta a la ola de protestas contra el racismo que sacudió a EEUU por la muerte, en mayo del año pasado, del afroamericano George Floyd, asfixiado por un policía blanco, y que derivó en el derribo de numerosas estatuas.

En todo Estados Unidos, los esfuerzos para eliminar las estatuas de los generales y soldados confederados ganaron mucho impulso después de la muerte en mayo de 2020 de George Floyd, un hombre negro desarmado de Minneapolis.

El Southern Poverty Law Center, un grupo que rastrea grupos y símbolos de odio, informó en febrero que al menos 160 símbolos en honor a la Confederación fueron eliminados en 2020. De ellos, 94 eran monumentos.

Hace dos meses, el actual presidente de EEUU Joe Biden, revocó una serie de decretos de su antecesor, entre ellos el referido a la destrucción de estatuas confederadas.

Con información de EFE