Biden señala que “está por verse” si la ciudadanía para indocumentados se integra a paquete económico

El presidente ha reconocido que depende de la parlamentaria del Congreso, Elizabeth MacDonough, determinar si cualquier reforma migratoria es viable a través del proceso de Reconciliación junto con leyes presupuestales; activistas afirman tener argumentos suficientes

El presidente Joe Biden quiere que haya una reforma migratoria.
El presidente Joe Biden quiere que haya una reforma migratoria.
Foto: Win McNamee / Getty Images

El presidente Joe Biden se mantuvo cauteloso sobre prometer una reforma migratoria en el paquete económico de $3.5 billones de dólares que trabajan los demócratas en el Congreso.

“Tiene que haber un camino a la ciudadanía”, enfatizó el mandatario a periodistas en Delaware, pero mantuvo su cautela. “Queda por verse”, dijo en referencia a si puede integrarse el plan al paquete económico que se aprobaría a través del proceso de Reconciliación.

La postura del mandatario no es distinta a la de los activistas y expertos, pues aunque haya un plan de integrar el camino a la ciudadanía para millones de indocumentados, la decisión de avanzar dependerá de la parlamentaria Elizabeth MacDonough, quien deberá determinar si cualquier ajuste a favor de inmigrantes puede formar parte de un paquete presupuestal.

La semana pasada, activistas expertos en procesos migratorios y legislativos adelantaron que los demócratas tienen sobre la mesa el plan de reforma migratoria que abriría el camino a la ciudadanía a entre cinco y siete millones de indocumentados.

La experta Lia Parada, directora de Abogacía Legislativa de Immigration Hub, reconoció que no se podrían contemplar los casi 11 millones de no-ciudadanos, debido a la argumentación que debe convencer a la parlamentaria.

“No estamos (contemplado a los más de 10 millones) de indocumentados, es muy detallado, son los soñadores, los que tienen TPS, los que tienen trabajo de campo… y aquellos quienes trabajaron en industrias esenciales durante la pandemia”, explicó Parada. “Se estima que van a ser entre unos cinco y siete millones de personas”.

Todavía no hay detalles sobre cómo se construirá el proyecto de ley, debido a que varias propuestas en el Congreso, pero ninguna integra a todos los inmigrantes mencionados, pero Parada enlistó que entre los posibles beneficiados estarían los ‘dreamers’, gente con Estatus de Protección Temporal (TPS), trabajadores agrícolas y otros empleados esenciales durante la pandemia.

“Normalmente para aprobar leyes se requieren 60 votos… para la reforma migratoria hemos trabajado con los dos partidos para alcanzar los 60 votos, pero en este momento no hay suficientes votos para alcanzar la reforma”, reconoció la experta. “Tenemos esta oportunidad de reconciliación que requiere una mayoría simple”.

Parada, Clarissa Martínez de Castro, vicepresidenta adjunta de Legislación y Abogacía de UnidosUS; José Alonso Muñoz, gerente nacional de Comunicación de United We Dream, y Vanessa Cárdenas, de America’s Voice, reconocen que es un camino complejo intentar una reforma a través de la Reconciliación.