Mujer hispana denunció que fue drogada y violada en un bar de Fullerton

La persona agredida presentó una denuncia ante las autoridades; el sábado se manifestaron frente al bar residentes del condado de Orange para exigir justicia

La policía de la ciudad de Fullerton investiga el caso de Samantha Velásquez en el bar JP23.
La policía de la ciudad de Fullerton investiga el caso de Samantha Velásquez en el bar JP23.
Foto: tevenet / Pixabay

Una mujer hispana acusó que fue drogada y violada en un bar de la ciudad de Fullerton, en el condado Orange.

Samantha Velásquez denunció que fue agredida sexualmente la noche del 1 de agosto en el JP23 Urban Kitchen & Bar, localizado en el centro de Fullerton.

El pasado sábado, residentes de Fullerton se manifestaron frente a las instalaciones del negocio para exigir justicia para Samantha y otras mujeres agredidas.

Al relatar su experiencia, Velásquez declaró que despertó en el estacionamiento y se dio cuenta de que no tenía su teléfono celular y sus demás pertenencias, por lo que no se pudo comunicar con alguna persona para pedir ayuda.

Después de caminar hasta su domicilio, la mujer hispana mencionó que decidió acudir a la policía para presentar una denuncia.

Después de una revisión física en el servicio médico, Samantha se dio cuenta de que había sido violada y que presentaba moretones en todo su cuerpo.

Al recordar lo que vivió el 1 de agosto, Velásquez dijo que acudió al bar JP23, donde se encontró con una amiga y otra persona, con quienes bailó y cantó durante la noche.

Después de que sus amistades se retiraron, lo último que recuerda Samantha es a un hombre que le compró bebidas a ella y a otras dos mujeres, momento en que piensa que fue drogada.

Un sujeto no identificado le compró bebidas

Un video de seguridad del negocio, que fue visto por algunos representantes de los medios de comunicación, mostró a Samantha acompañada por un individuo que le compraba una bebida.

Momentos después de que le sirvió otra bebida, cambió el comportamiento físico de la mujer. Aproximadamente a la 1:30 a.m., se observó a Velásquez dando traspiés cuando salía del bar tomado de la mando del sujeto.

En otro video de seguridad que grabó el exterior del negocio, se observó a dos hombres y a varias mujeres que se unían a Velásquez y a su acompañante. Es lo último que se observa del grupo.

Después de presentar su denuncia, Samantha indicó que había recibido continuos mensajes, muchos de ellos por parte de otras mujeres en los que le decían que habían tenido experiencias similares en dicho bar.

Medios locales informaron que la policía de Fullerton estaba enterada de la denuncia presentada por Velásquez y que había iniciado una investigación sobre este caso.