Pareja del norte de California se declaró culpable por explotar a una pariente guatemalteca y a sus dos hijas

Obligaba matrimonio a sus familiares a trabajar en sus negocios por un pago mínimo o nulo; podrían recibir una condena por 20 años en prisión

Una pareja hispana de Sacramento se declaró culpable por explotar a una pariente guatemalteca y a sus dos hijas menores a trabajar por largas horas y en pésimas condiciones.

Nery y Maura Martínez, ambos de 53 años, propietarios de un restaurante en la ciudad de Redding y residentes de la localidad de Shasta Lake, al norte de California, aceptaron que conspiraron para obligar a sus parientes a realizar trabajos forzados.

Inclusive, la pareja no permitía que las dos hijas acudieran a la escuela bajo amenazas de que podían ser deportadas.

De acuerdo con un informe de las autoridades, los culpables son ciudadanos estadounidenses naturalizados originarios de Guatemala. En agosto de 2016 le prometieron a su pariente una “mejor vida” si viajaba a Estados Unidos.

“Los acusados hicieron arreglos para que las víctimas ingresaran a los Estados Unidos usando visas de visitante temporales y luego las obligaron a quedarse más tiempo de sus visas y trabajar largas horas en el restaurante Latino’s y en Redding Carpet Cleaning & Janitorial Services por un pago mínimo o nulo entre septiembre de 2016 y febrero de 2018”, señalaron las autoridades.

Conspiraron contra sus familiares

Se mencionó que el matrimonio de Nery y Maura Martínez conspiraron entre sí para fabricar una deuda impagable que tenían y les dijeron que no podían irse hasta que la pagaran.

Las víctimas se alojaban en un remolque en condiciones deplorables, sin calefacción ni agua, y la pareja las degradaron y humillaron frente a otras personas.

El reporte menciona que los acusados llegaron a usar la fuerza y amenazas de fuerza para intimidarlas, y que Nery Martínez golpeó a las menores de edad con un palo.

“Este caso destaca como el sueño de venir a los Estados Unidos para comenzar una vida nueva y prometedora que puede convertirse en una pesadilla”, sostuvo el agente especial de la oficina de campo del FBI en Sacramento, Sean Ragan.

Los acusados tienen previsto que sean sentenciados el 8 de noviembre de 2021 por el juez de distrito William B. Shubb.

Enfrentan una pena legal de 20 años de prisión y una multa de $250,000.

Como parte de la declaración de culpabilidad, señalaron las autoridades, los acusados acordaron el pago de $300,000 en restitución a las víctimas.

Te puede interesar:

Operativo contra la prostitución termina con 13 arrestos en Lynwood