El plan B de los demócratas que brinde la ciudadanía a millones de indocumentados

Los congresistas preparan nuevas opciones para que la parlamentaria permita integrar una reforma que otorgue la 'green card' a millones de inmigrantes, luego de rechazar una primera propuesta que ayudaría hasta ocho millones de personas

El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer ha buscado las formas para evitar el cierre del gobierno.
El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer ha buscado las formas para evitar el cierre del gobierno.
Foto: Drew Angerer / Getty Images

A inicios de agosto, el representante Raúl Ruiz (California), presidente del Caucus Hispano en el Congreso, reconoció a este diario que el camino legislativo para otorgar la ciudadanía a millones de indocumentados no sería fácil, debido a las reglas del proceso de Reconciliación, pero adelantó que tenían varias propuestas sobre la mesa para lograr su objetivo.

Ahora que la parlamentaria del Congreso, Elizabeth MacDonough, les dio el esperado revés los demócratas, como lo dijo Ruiz, alistan su plan B, algo que confirmó el líder del Senado, Chuck Schumer (Nueva York).

Los demócratas del Senado han preparado propuestas alternativas y mantendrán reuniones adicionales con la parlamentaria“, indicó Schumer. “He estado trabajando en estrecha colaboración con mis colegas en el Senado… continuaremos nuestra lucha para encontrar la mejor opción disponible para brindarles a los inmigrantes la oportunidad en un día obtener la residencia legal aquí en Estado Unidos”.

Los senadores que lideran el esfuerzo con la parlamentaria trabajan en coordinación con representantes, pero según Schumer llevan la mano, el presidente del Comité Judicial, Dick Durbin (Illinois), Alex Padilla (California), Bob Menéndez (Nueva Jersey), Ray Luján (Nuevo México) y Catherine Cortez Masto (Nevada).

Schumer y sus colegas parecen decididos en avanzar con una reforma para ayudar a trabajadores esenciales a tener mayor seguridad en el país.

“El último año y medio han demostrado cuán vitales han sido nuestros inmigrantes para mantener nuestra economía en marcha durante una época de crisis”, reconoció. “Muchos arriesgaron sus vidas en la primera línea de esta pandemia, pero siguen excluidos de los mismos beneficios federales que han mantenido seguras a millones de personas durante estos tiempos difíciles”.

El senador por Nueva York citó que en su ciudad “un tercio de los trabajadores de la salud en el punto álgido de la pandemia que arriesgaban sus vidas… eran inmigrantes”, por lo que considera necesario compensarlos por su labor, además de afirmar que la mayoría de los estadounidenses respaldan otorgar la ciudadanía a indocumentados, como ‘dreamers’, gente con el Estatus de Protección Temporal (TPS), empleados del campo, entre otros.

Un duro golpe

A pesar de que hay estudios económicos que indican los beneficios para EE.UU. al otorgar la ciudadanía a inmigrantes, la parlamentaria MacDonough consideró que esa reforma no puede ser considerada bajo el proceso de Reconciliación, pero los demócratas alistan otras opciones para evitar otro rechazo.

“Ella dio su opinión sobre un solo enfoque para la inclusión de un camino hacia la ciudadanía en el proceso de Reconciliación y espero que mis colegas y yo volvamos… con otras opciones en los próximos días”, dijo el senador Menendez en una llamada con periodistas.

Los congresistas empujaban la ciudadanía para ocho millones de inmigrantes, pero eso ya no será posible, por lo que el plan “mínimo” era para cinco millones, aunque el número final no se ha determinado.