“Más fácil que ir a una clínica”: Cómo hacen las mujeres que quieren abortar tras la restrictiva ley de Texas

La venta de píldoras para abortar por internet se ha incrementado desde que entró en vigor la prohibición casi total del aborto en el estado

Las ventas en Internet de píldoras para abortar han aumentado en Texas.
Las ventas en Internet de píldoras para abortar han aumentado en Texas.
Foto: OLIVIER DOULIERY / AFP / Getty Images

WASHINGTON — K.T. Volkova dio positivo en una prueba de embarazo pocos días antes de que entrara en vigor la polémica ley de Texas que prohíbe la mayoría de los abortos.

La joven de 23 años, que se identifica como no binaria y utiliza los pronombres ellos/ellas, estaba embarazada de casi seis semanas e inmediatamente supo que quería abortar. Pero Volkova ya estaba en la cúspide del límite establecido por la nueva ley, que prohíbe los abortos en las clínicas tras la detección de un latido fetal, o a partir de las seis semanas.

Las opciones para abortar eran limitadas. Volkova se imaginó que sería imposible realizar el procedimiento en una clínica de Texas, inundada por otras personas que querían abortar, antes de que la ley entrara en vigor el 1 de septiembre. Pero su apretada agenda le impedía viajar fuera del estado.

La solución de Volkova: pedir píldoras abortivas por internet para interrumpir el embarazo en casa.

“Fue casi como una experiencia de compra online con un representante de atención al cliente. Personalmente diría que fue incluso más fácil que tener que ir a una clínica real”, afirmó.

Pero Volkova, que utilizó un segundo apellido por privacidad, se ha preocupado por las posibles ramificaciones legales y declinó en una entrevista dar información personal o nombrar la fuente de las píldoras.

Para muchas de las mujeres que desean abortar, y que suelen tener bajos ingresos, viajar fuera del estado para someterse al procedimiento no es factible, no solo por el coste y el viaje, sino también porque no pueden tomarse tiempo libre del trabajo u organizar el cuidado de los niños.

En su lugar, las mujeres que viven en estados que imponen restricciones al procedimiento están recurriendo a pedir las píldoras por internet para inducir el aborto en casa, por su asequibilidad y comodidad, y para algunas, por desesperación.

Están eludiendo las leyes que hacen que la obtención de píldoras abortivas sea onerosa y complicada, como en Texas, donde las mujeres deben recoger los medicamentos en persona y no pueden obtenerlos a través de una cita de en línea.

Otra ley de Texas que entrará en vigor en diciembre endurecerá aún más las restricciones a la píldora, reduciendo el plazo para su uso de hasta la décima semana de embarazo a la séptima, y prohibiendo el envío del fármaco por correo.

Aumento del tráfico en línea

Plan C, una organización que proporciona información sobre cómo pedir píldoras abortivas en línea y aconseja cómo evitar problemas legales, asegura que el tráfico en su sitio web se ha disparado desde que entró en vigor la ley de Texas sobre el latido del feto, la llamada Ley 8 del Senado.

La organización, que no distribuye las píldoras, ofrece una lista de proveedores de los medicamentos, incluidas algunas farmacias en línea que la cofundadora de la organización, Elisa Wells, reconoce que pueden generar dudas a primera vista. Pero su organización ha probado las píldoras de todos los sitios web que promueve y ha verificado su fiabilidad y seguridad.

“El aumento y el interés en nuestro página web y las visitas a nuestro servicio de búsqueda de píldoras abortivas que ofrecemos es una indicación de que la gente realmente está buscando opciones”, explicó Wells. “Así que creo que hay bastante interés en esto”, añadió.

Aid Access, el único servicio gestionado por médicos en Estados Unidos que proporciona píldoras a quienes buscan un aborto autogestionado, es uno de los proveedores más populares. El servicio no incluye consultas por vídeo o por teléfono, ni requiere las ecografías que se exigen en algunos estados.

En su lugar, utiliza formularios electrónicos que preguntan a las pacientes sobre el primer día de su última menstruación y cualquier posible trastorno hemorrágico.

Si las pacientes viven en uno de los 20 estados en los que es legal obtener píldoras abortivas a través de los servicios de telemedicina, reciben una receta de un proveedor de Estados Unidos que trabaja para Aid Access y la rellenan a través de una farmacia de venta por correo.

Las que viven en estados restrictivos como Texas pueden seguir obteniendo la medicación de la organización, que tiene su sede en los Países Bajos. Allí, la fundadora del grupo, la doctora Rebecca Gomperts, y su equipo envían las recetas de esas pacientes a una farmacia de la India, un importante fabricante de productos farmacéuticos, que luego envía las píldoras directamente a sus domicilios en EE.UU.

En esos casos, las píldoras cuestan 105 dólares y pueden tardar una media de dos semanas en llegar. Para las mujeres que no pueden permitirse el precio, Aid Access acepta cualquier donación o cubre el coste por completo.

Aunque la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) durante la Administración Trump exigió a Aid Access que cesara y desistiera de sus envíos de píldoras abortivas, hay poco que el gobierno pueda hacer para evitar las transacciones, dicen los expertos. Sería completamente impráctico para el gobierno tratar de incautar los paquetes, dado que millones de estadounidenses burlan rutinariamente la prohibición de Estados Unidos de importar la mayoría de los medicamentos, dicen.

“Todos los medicamentos [de Aid Access], tanto si están en Texas como en otro estado, son paquetes discretos”, señaló Christie Pitney, una enfermera especializada en salud femenina que es proveedora de píldoras en Estados Unidos para Aid Access. “No hay forma de que la oficina de correos o el cartero sepan lo que se entrega. No hay manera de que esto pueda ser interceptado de esa manera”.

Aunque Plan C y otros expertos afirman que las píldoras son seguras. La FDA declaró a NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo, que le preocupa su venta porque no han sido aprobadas por la agencia ni inspeccionadas adecuadamente.

Los fármacos que eluden estas normas “pueden estar contaminados, ser falsos, contener cantidades variables de ingredientes activos o contener sustancias totalmente diferentes”, apuntaron.

Aunque los datos muestran que la píldora se ha convertido en un método de aborto increíblemente popular, es difícil hacer un seguimiento de las cifras exactas de abortos autogestionados en Estados Unidos.

Abigail Aiken, profesora asociada de la Universidad de Texas en Austin que ha estudiado los abortos autogestionados, encontró que Aid Access, que se lanzó en 2018, recibió más de 57,500 solicitudes en sus primeros dos años de servicio en Estados Unidos.

Cuando el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, impuso en marzo de 2020 una prohibición de semanas de duración de los abortos y otros procedimientos que consideraba “no necesarios desde el punto de vista médico de forma inmediata”, como una forma de conservar los recursos médicos durante la pandemia de COVID-19, las solicitudes a Aid Access desde Texas casi se duplicaron, según Aiken.

Su estudio reveló que las solicitudes aumentaron en varios estados con “restricciones severas y más duraderas” en medio de la pandemia, aunque Texas mostró el mayor aumento en las solicitudes “a pesar de una carga relativamente baja de casos de coronavirus durante el marco de tiempo del estudio”.

Riesgo de criminalización

Pero aunque los estudios han demostrado que la gran mayoría de las mujeres que se autogestionan los abortos en casa no necesitan más atención médica, las complicaciones, aunque raras, surgen, y en algunos casos las pacientes u otras fueron detenidas tras la atención de seguimiento.

El grupo If/When/How, una red de abogados centrada en el derecho al aborto, encontró al menos dos docenas de casos en los que se procesó a personas por participar en abortos autogestionados desde el año 2000. Una mujer en Pennsylvania, por ejemplo, fue condenada a hasta 18 meses de prisión en 2014 por obtener píldoras abortivas en línea y dárselas a su hija adolescente, que sufrió complicaciones.


ESTADOS UNIDOS

“Más fácil que ir a una clínica”. Así están sorteando las mujeres que quieren abortar la restrictiva ley de Texas

El número de píldoras para abortar vendidas por internet se ha incrementado desde que entró en vigor la prohibición casi total del aborto en el estado ya que muchas mujeres no pueden costearse el procedimiento fuera o ausentarse del trabajo.TOCA PARA DEJAR DE SILENCIAR

Sept. 25, 2021, 3:49 AM PDT / Actualizado Sept. 25, 2021, 5:06 AM PDT

Por Rebecca Shabad – NBC News

WASHINGTON — K.T. Volkova dio positivo en una prueba de embarazo pocos días antes de que entrara en vigor la polémica ley de Texas que prohíbe la mayoría de los abortos.

La joven de 23 años, que se identifica como no binaria y utiliza los pronombres ellos/ellas, estaba embarazada de casi seis semanas e inmediatamente supo que quería abortar. Pero Volkova ya estaba en la cúspide del límite establecido por la nueva ley, que prohíbe los abortos en las clínicas tras la detección de un latido fetal, o a partir de las seis semanas.

Las opciones para abortar eran limitadas. Volkova se imaginó que sería imposible realizar el procedimiento en una clínica de Texas, inundada por otras personas que querían abortar, antes de que la ley entrara en vigor el 1 de septiembre. Pero su apretada agenda le impedía viajar fuera del estado.

[“Tiene consecuencias para toda la vida”. ¿Qué pasa cuando alguien que desea abortar no puede hacerlo?]

La solución de Volkova: pedir píldoras abortivas por internet para interrumpir el embarazo en casa.

“Fue casi como una experiencia de compra online con un representante de atención al cliente. Personalmente diría que fue incluso más fácil que tener que ir a una clínica real”, afirmó.

Pero Volkova, que utilizó un segundo apellido por privacidad, se ha preocupado por las posibles ramificaciones legales y declinó en una entrevista dar información personal o nombrar la fuente de las píldoras.

Un médico explicó por qué violó la nueva ley de aborto en Texas

SEPT. 20, 202100:42

Para muchas de las mujeres que desean abortar, y que suelen tener bajos ingresos, viajar fuera del estado para someterse al procedimiento no es factible, no solo por el coste y el viaje, sino también porque no pueden tomarse tiempo libre del trabajo u organizar el cuidado de los niños.

En su lugar, las mujeres que viven en estados que imponen restricciones al procedimiento están recurriendo a pedir las píldoras por internet para inducir el aborto en casa, por su asequibilidad y comodidad, y para algunas, por desesperación.

[Ocho claves para comprender por qué es tan polémica la ley contra el aborto de Texas y la decisión de la Corte Suprema]

Están eludiendo las leyes que hacen que la obtención de píldoras abortivas sea onerosa y complicada, como en Texas, donde las mujeres deben recoger los medicamentos en persona y no pueden obtenerlos a través de una cita de en línea.

Otra ley de Texas que entrará en vigor en diciembre endurecerá aún más las restricciones a la píldora, reduciendo el plazo para su uso de hasta la décima semana de embarazo a la séptima, y prohibiendo el envío del fármaco por correo.

Aumento del tráfico en línea

Plan C, una organización que proporciona información sobre cómo pedir píldoras abortivas en línea y aconseja cómo evitar problemas legales, asegura que el tráfico en su sitio web se ha disparado desde que entró en vigor la ley de Texas sobre el latido del feto, la llamada Ley 8 del Senado.

La organización, que no distribuye las píldoras, ofrece una lista de proveedores de los medicamentos, incluidas algunas farmacias en línea que la cofundadora de la organización, Elisa Wells, reconoce que pueden generar dudas a primera vista. Pero su organización ha probado las píldoras de todos los sitios web que promueve y ha verificado su fiabilidad y seguridad.

“El aumento y el interés en nuestro página web y las visitas a nuestro servicio de búsqueda de píldoras abortivas que ofrecemos es una indicación de que la gente realmente está buscando opciones”, explicó Wells. “Así que creo que hay bastante interés en esto”, añadió.

[Uma Thurman cuenta el aborto que vivió cuando era adolescente en solidaridad con las mujeres de Texas]

Aid Access, el único servicio gestionado por médicos en Estados Unidos que proporciona píldoras a quienes buscan un aborto autogestionado, es uno de los proveedores más populares. El servicio no incluye consultas por vídeo o por teléfono, ni requiere las ecografías que se exigen en algunos estados.

En su lugar, utiliza formularios electrónicos que preguntan a las pacientes sobre el primer día de su última menstruación y cualquier posible trastorno hemorrágico.

Si las pacientes viven en uno de los 20 estados en los que es legal obtener píldoras abortivas a través de los servicios de telemedicina, reciben una receta de un proveedor de Estados Unidos que trabaja para Aid Access y la rellenan a través de una farmacia de venta por correo.

Las que viven en estados restrictivos como Texas pueden seguir obteniendo la medicación de la organización, que tiene su sede en los Países Bajos. Allí, la fundadora del grupo, la doctora Rebecca Gomperts, y su equipo envían las recetas de esas pacientes a una farmacia de la India, un importante fabricante de productos farmacéuticos, que luego envía las píldoras directamente a sus domicilios en EE.UU.

En esos casos, las píldoras cuestan 105 dólares y pueden tardar una media de dos semanas en llegar. Para las mujeres que no pueden permitirse el precio, Aid Access acepta cualquier donación o cubre el coste por completo.

[La bebé que cambió la historia de EE.UU. desvela su identidad y habla sobre el aborto]

Aunque la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) durante la Administración Trump exigió a Aid Access que cesara y desistiera de sus envíos de píldoras abortivas, hay poco que el gobierno pueda hacer para evitar las transacciones, dicen los expertos. Sería completamente impráctico para el gobierno tratar de incautar los paquetes, dado que millones de estadounidenses burlan rutinariamente la prohibición de Estados Unidos de importar la mayoría de los medicamentos, dicen.

“Todos los medicamentos [de Aid Access], tanto si están en Texas como en otro estado, son paquetes discretos”, señaló Christie Pitney, una enfermera especializada en salud femenina que es proveedora de píldoras en Estados Unidos para Aid Access. “No hay forma de que la oficina de correos o el cartero sepan lo que se entrega. No hay manera de que esto pueda ser interceptado de esa manera”.

Aunque Plan C y otros expertos afirman que las píldoras son seguras. La FDA declaró a NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo, que le preocupa su venta porque no han sido aprobadas por la agencia ni inspeccionadas adecuadamente.

Los fármacos que eluden estas normas “pueden estar contaminados, ser falsos, contener cantidades variables de ingredientes activos o contener sustancias totalmente diferentes”, apuntaron.

Aunque los datos muestran que la píldora se ha convertido en un método de aborto increíblemente popular, es difícil hacer un seguimiento de las cifras exactas de abortos autogestionados en Estados Unidos.

[Con gritos a favor y oraciones en contra reaccionan en México a la despenalización del aborto]

Abigail Aiken, profesora asociada de la Universidad de Texas en Austin que ha estudiado los abortos autogestionados, encontró que Aid Access, que se lanzó en 2018, recibió más de 57,500 solicitudes en sus primeros dos años de servicio en Estados Unidos.

Cuando el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, impuso en marzo de 2020 una prohibición de semanas de duración de los abortos y otros procedimientos que consideraba “no necesarios desde el punto de vista médico de forma inmediata”, como una forma de conservar los recursos médicos durante la pandemia de COVID-19, las solicitudes a Aid Access desde Texas casi se duplicaron, según Aiken.

Su estudio reveló que las solicitudes aumentaron en varios estados con “restricciones severas y más duraderas” en medio de la pandemia, aunque Texas mostró el mayor aumento en las solicitudes “a pesar de una carga relativamente baja de casos de coronavirus durante el marco de tiempo del estudio”.

Riesgo de criminalización

La mayoría de las personas que solicitan un aborto están más centradas en tratar de interrumpir su embarazo de forma segura y eficaz que en temer las posibles repercusiones legales, dijo Aiken, que ha estudiado el tema.

“Creo que esas preocupaciones no son las primeras en la lista de las personas que intentan autogestionarse. Solo buscan una forma asequible y segura de obtener la atención que necesitan”, opinó.

Pero aunque los estudios han demostrado que la gran mayoría de las mujeres que se autogestionan los abortos en casa no necesitan más atención médica, las complicaciones, aunque raras, surgen, y en algunos casos las pacientes u otras fueron detenidas tras la atención de seguimiento.

El grupo If/When/How, una red de abogados centrada en el derecho al aborto, encontró al menos dos docenas de casos en los que se procesó a personas por participar en abortos autogestionados desde el año 2000. Una mujer en Pennsylvania, por ejemplo, fue condenada a hasta 18 meses de prisión en 2014 por obtener píldoras abortivas en línea y dárselas a su hija adolescente, que sufrió complicaciones.

La ley de Texas sobre el latido del feto no penaliza los abortos, pero permite a cualquier persona, incluso a alguien de fuera de Texas, demandar a los proveedores de abortos o a otros que ayuden a las personas a abortar después del límite de las seis semanas por al menos 10,000 dólares por acusado.

Abbott también firmó el proyecto de ley 4 del Senado a principios de este mes, que convierte en delito grave estatal, castigado con pena de cárcel, el hecho de que los médicos proporcionen abortos con medicamentos a personas con más de siete semanas de embarazo. El proyecto de ley también pretende reprimir el envío de las píldoras a los residentes de Texas.

Pero aunque Texas, al igual que la mayoría de los estados, no tipifica específicamente como delito el hecho de que las personas se autogestionen sus abortos, se han producido investigaciones penales en más de 20 estados relacionadas con este tipo de abortos porque los fiscales se aprovechan de las leyes que no están directamente relacionadas con el procedimiento, según la directora ejecutiva de If/When/How, Jill E. Adams.

Esos cargos han abarcado toda la gama, desde la práctica de la medicina y la farmacia sin licencia hasta la posesión de una sustancia peligrosa, y desde el abuso de menores hasta la negligencia o la puesta en peligro de un menor. También ha habido cargos relacionados con las leyes sobre la eliminación de restos fetales, el abuso de un cadáver y la ocultación de un nacimiento.

Adams advirtió que la ley de Texas sobre el latido del feto podría “dar lugar indirectamente a una mayor criminalización de las personas que interrumpen sus propios embarazos fuera del sistema médico formal”, porque a medida que más personas se autogestionan sus abortos, aumenta el potencial de complicaciones -y, por tanto, el riesgo de procesamientos en virtud de otras leyes-.

Tras la entrada en vigor de la ley, el grupo recibió un aumento de llamadas de personas que intentaban desenvolverse en el nuevo entorno.

“Queremos que las personas que ponen fin a sus embarazos sepan que tienen derecho a hacerlo, pero que conlleva cierto riesgo legal, y que podrían ser detenidas injustamente, investigadas y encarceladas, procesadas y eventualmente encarceladas”, dijo Adams.

Un entorno terrible

El entorno para las personas que buscan un aborto y los proveedores en Texas desde que entró en vigor la ley del latido del corazón ha sido desmoralizador, dijo Amy Hagstrom Miller, fundadora de Whole Woman’s Health, que gestiona cuatro clínicas de aborto en Texas y ha estado cumpliendo con la ley.

Sus clínicas seguían practicando abortos minutos antes de que la prohibición entrara en vigor. En su local de Fort Worth, se enfrentaron a manifestantes que iluminaban la clínica y el aparcamiento con un foco y que apuntaban con linternas a los coches de los pacientes “solo para hacernos saber que estábamos bajo vigilancia y que estaban preparados para atraparnos si, ya sabes, prestábamos atención después de medianoche”, dijo. “Es un entorno terrible con esta especie de sistema de cazarrecompensas vigilante”.

Su personal se encuentra con personas que acuden a sus clínicas y “cuando les damos los resultados de su ecografía y les decimos que no pueden abortar en Texas, simplemente, se quedan en shock”.

“Están asustadas. Algunas se sienten realmente desesperadas”, afirmó.

Por Rebecca Shabad – NBC News