El gobierno de Biden suspende las deportaciones expeditas mientras se revisa este procedimiento

El gobierno de Biden suspendió la política que permitía expulsar a determinados inmigrantes sin darles acceso a los tribunales para que se evaluaran sus casos

Las deportaciones expeditas pueden realizarse en cualquier parte del país.
Las deportaciones expeditas pueden realizarse en cualquier parte del país.
Foto: JOHAN ORDONEZ / AFP / Getty Images

El gobierno del presidente Joe Biden ha suspendido la aplicación de la política de deportaciones exprés que le permitía expulsar a determinados inmigrantes sin darles acceso a una audiencia en corte, informó este jueves el medio digital Buzz Feed.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) está realizando una revisión a la política de deportaciones expeditas que fue ampliada por el gobierno del expresidente Donald Trump y usada desde octubre del 2020.

La medida de deportaciones expeditas había ampliado el número de extranjeros a los que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) podía deportar sin que los migrantes fueran escuchados por un juez de inmigración.

Un portavoz del DHS, citado por Buzz Feed, dijo que esta política “no se usará en el futuro hasta que se complete la revisión por parte del Departamento”.

El funcionario destacó que la política de la remoción expedita “se usó en un número extremadamente pequeño de casos bajo la Administración Biden”.

Una investigación de Buzz Feed encontró que desde el pasado 20 de enero hasta el 31 de agosto los agentes de ICE deportaron a cuatro inmigrantes bajo esta política.

Otros 17 inmigrantes fueron deportados de forma acelerada desde la implementación de la medida por parte del gobierno Trump entre octubre del 2020 y enero del 2021.

Aaron Reichlin Melnik, del Consejo Estadounidense de Inmigración (AIC) dijo en un mensaje de Twitter que la decisión de la administración de suspender la política “es muy importante”.

Hace un año el Caucus Hispano en el Congreso (CHC) había urgido al gobierno republicano a detener las deportaciones expeditas argumentando que el proceso “carecía de transparencia” y lucía como una medida “desesperada”.