VIDEO: Roberto Romano rompe en llanto al hablar de sus carencias y su depresión

La actor que fue parte del reality de Telemundo "La Casa de los Famosos", reveló que se sintió desamparado tras algunos infortunios

Roberto Romano | Carlos Alvarez/Getty Images
Roberto Romano | Carlos Alvarez/Getty Images
Foto: Getty Images

Roberto Romano no deja de estar en el ojo del huracán, y es que esta vez concedió una entrevista al programa “Hoy Día”, tras participar en “La Casa de los Famosos”, la cual presentaron tras su salida del polémico reality show de Telemundo, por lo que se sinceró sobre los peores momentos que ha vivido en su vida, como el escándalo que vivió hace unos días tras ser exhibido por la novia de su primo.

“Lamentablemente se hizo un mal uso de mis redes sociales, yo creo que sí me la hackearon pero tampoco puedo decirlo porque no entraron a mi cuenta. Yo nunca lo escribí… Yo colgaba el teléfono y lloraba, así de frustración de decir ‘¿qué está pasando?’ Me tacharon de feminicida en potencia”.

Y al borde del llanto dijo que buscó terapia psicológica para superarlo, “hazme el favor, yo crecí con mi hermana que es el amor de mi vida, tengo mamá soltera, se divorciaron mis papás cuando tenía 10 años, la cual amo y protejo sobre todas las cosas. Me duele mucho porque me pusieron en una etiqueta donde yo no soy… Me deprimí muchísimo, la verdad sí busqué ayuda psicológica, en ese momento yo tenía pareja, yo me casaba este año en marzo, al final no pasó. Yo tenía todo en ese momento, tenía mi primer protagónico, tenía la casa que quería, tenía la casa que quería, estaba enamorado, no sabes, nunca me había pasado esto a mí”.

Roberto también confesó que, tras haberse quedado sin trabajo, pasó por momentos económicos duros y lo que hizo cuestionarse su paso por este mundo, pero “La Casa de los Famosos” llegó para cambiar la depresión que estaba viviendo.

Llegué al punto de decir, ‘no tengo dinero ni si quiera para poder bañarme para poder ponerle gas al tanque y poder bañarme, te lo juro llegué a ese punto de decir no tengo un peso. Llegó ese punto de decir, Dios o me das una señal o mejor yo ya no estoy aquí, no pensé en suicidarme, no pensé en hacerlo, pero sí se atravesó (por su mente), sí llegó el pensamiento de ¿qué hago aquí? Y lo hizo, a las 10 de la mañana recibo una llamada para decirme que tengo proyecto. (No tenía) Ni para un kilo de huevos, se me doblaron las piernas de agradecimiento y de felicidad, le hablé a mi hermana, a mi mamá, a mi papá y les dije ya tengo proyecto”.