Ridley-Thomas dejará de participar en el Concejo de LA, pero no renunciará

En un carta dirigida a sus colegas concejales dice que se retira de inmediato de sus responsabilidades en los comités para evitar distracciones en tanto se defiende las acusaciones federales de corrupción

Mark Ridley Thomas se autoremueve de participar en el Concejo. (Cortesía)
Mark Ridley Thomas se autoremueve de participar en el Concejo. (Cortesía)
Foto: Aurelia Ventura / Cortesía


El concejal Mark Ridley-Thomas acusado de 20 cargos federales de corrupción, anunció que de inmediato dejará de participar en las juntas y comités del Concejo de Los Ángeles, pero advirtió que no renunciará al cargo para el que fue electo en noviembre de 2020.

“A lo largo de toda mi carrera, he buscado actuar con la máxima convicción ética. Tengo toda la intención de luchar contra estas escandalosas acusaciones y espero ser completamente exonerado”, dijo el concejal en la carta que dirigió a sus compañeros concejales.

Y agregó que aprecia plenamente la importancia de que el Concejo pueda realizar sus tareas con un mínimo de distracciones. “Con eso en mente y con profundo respeto por cada uno de ustedes, les escribo para informarles de mi intención de no participar tanto en el pleno del Concejo como en los comités”.

Tras hacerse pública las acusaciones federales en su contra, varios concejales cuestionaron si el concejal estará en posibilidades de servir en el Concejo al tiempo que atiende las graves imputaciones.

Mark Ridley-Thomas se retira del poderoso comité de pobreza y desamparo. (Aurelia Ventura/La Opinion)

La concejal Nithya Raman le pidió hacerse a un lado de los comités en los que participaba como el de Pobreza y Desamparo del cual era presidente. El concejal Joe Buscaino fue aún más allá al pedirle su renuncia.

En Twitter publicó: “Estoy consternado, entristecido y disgustado por los cargos federales de soborno contra Mark Ridley-Thomas. Estos cargos empañan la reputación de todo el Ayuntamiento de Los Ángeles, y por eso, Ridley-Thomas debería renunciar inmediatamente a su cargo”.

Es muy probable que el concejal Ridley-Thomas se haya adelantado a los planes de la presidenta del Concejo, Nury Martinez para removerlo de los comités y de su participación en el Concejo como lo hizo con el exconcejal José Huizar quien también enfrentó acusaciones serias.

La semana pasada, Martínez dio a conocer su desilusión por los cargos federales contra el concejal Ridley-Thomas y advirtió que el Concejo tomaría las acciones apropiadas.

Ridley-Thomas, un político de larga trayectoria, fue acusado de corrupción junto con la exrectora de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Sur de California (USC), Marilyn Louise Flynn, para admitir en la escuela de postgrado a su hijo Sebastián, ofrecerle una beca completa, una cátedra pagada y un mecanismo para canalizar fondos de campaña de la universidad a una organización no lucrativa operada por el mismo pariente.

A cambio, indica la acusación, Ridley-Thomas apoyó contratos que involucran a la Escuela de Trabajo Social de USC, lo que incluyó contratos con el Departamento de Servicios para Niños y Familias (DCFS) y el Departamento de Libertad Condicional, así como enmiendas a un contrato con el Departamento de Salud Mental (DMH) que traerían millones de dólares en nuevos ingresos a la escuela.

Hoy van a votar una moción de la supervisora Hilda Solís para hacer una investigación independiente sobre las acusaciones contra el ahora concejal Mark Ridley-Thomas. (Aurelia Ventura/La Opinión)

La semana pasada, los supervisores Hilda Solís y Kathryn Barger pidieron una investigación independiente con relación a las acusaciones federales de corrupción contra el concejal Ridley-Thomas.

La Junta del Condado votará este martes para ver si autorizan una moción que permitiría contratar una firma externa de abogados y un auditor para investigar las acusaciones y proponer recomendaciones para hacer cambios en las políticas.

La moción también pide a los departamentos del condado cooperar con la investigación federal, en cuanto a expedientes y otros materiales, y pretende dejar claro a los fiscales federales que las indagatorias del condado no planea interferir con el caso federal.

Mark Ridley-Thomas quedó en "shock" al escuchar las acusaciones en su contra, dijo su abogado.
Mark Ridley-Thomas quedó en “shock” al escuchar las acusaciones en su contra, dijo su abogado. (Cortesía)

En un comunicado, Ridley-Thomas dijo que no tiene intenciones de renunciar a su asiento en el Concejo y se enfocará en pelear las acusaciones.

“Hacer eso iría en detrimento de la gente a la que sirvo, y no tengo intención de dejar a mis representados sin una voz en asuntos que directamente afectan su bienestar”.

Precisó que intenta dos cosas: “refutar las acusaciones que se me hicieron y continuar con el trabajo para el que fui elegido, lo más importante, abordar la crisis de las personas sin hogar y la vivienda”.

Ridley-Thomas comenzó su carrera política en 2002 cuando fue elegido asambleísta, puesto en el que permaneció hasta 2006. De ahí saltó al Senado donde estuvo de 2006 a 2008. En 2008 ganó la elección para ser supervisor por el condado de Los Ángeles, cargo que desempeñó hasta 2020 cuando se le venció el plazo que por ley puede estar en la Junta de Supervisores. A partir del 14 de diciembre del 2020 se convirtió en concejal de Los Ángeles.

En el caso más reciente de corrupción en el Concejo, el concejal Huizar fue removido de los comités del Concejo y posteriormente los concejales votaron para suspenderlo del cargo y cancelar su sueldo.

El distrito 10 se localiza en el centro y sur de Los Ángeles. Abarca los barrios de Koreatown, Little Bangladesh, West Adams, Jefferson Park, Wilshire Center, South Robertson, Arlington Heights, Leimert Park, Faircrest Heights, Gramercy Park y partes de Baldwin Hills.

Hasta 2018, el 49.12% de los residentes eran latinos, 25.43% afroamericanos, 8.77% blancos y 16.43% asiáticos.