Jornaleros de Los Ángeles envían ayuda a migrantes de Louisiana

Alimentos y capacitación van camino a asistir a quienes fueron afectados por el huracán Ida

Jornaleros trabajan de forma voluntaria para ayudar a trabajadores de Nueva Orleans. (Jacqueline García/La Opinión)
Jornaleros trabajan de forma voluntaria para ayudar a trabajadores de Nueva Orleans. (Jacqueline García/La Opinión)
Foto: (Jacqueline García/La Opinión) / Impremedia

Un grupo de jornaleros afinaba esta semana los últimos detalles para enviar un camión cargado de alimentos y productos de primera necesidad a la comunidad inmigrante de Nueva Orleans, ubicada en el estado de Louisiana.

La ayuda va directamente a las familias inmigrantes que fueron afectadas tras el huracán Ida que devastó el área en septiembre pasado y quienes hasta el momento no han recibido ayuda del gobierno federal.

Entre los ayudantes voluntarios para empaquetar los víveres estaba José Sevilla, un hondureño quien originalmente emigró al estado de Kansas, pero hace tres años se mudó a Los Ángeles.

“Cuando vine, vi este lugar y aquí me ayudaron mucho.Ahora estoy poniendo mi granito de arena para ayudar a otros”, expresó.

El trabajo está siendo realizado por el proyecto Mano a Mano de la Red Nacional de Jornaleros Organizados (NDLON), que comenzó durante la pandemia para ayudar a trabajadores afectados con despensas de comida, en asociación con la organización No Kid Hungry y otras entidades locales.

Nancy Torres, supervisora de Mano a Mano, dijo que es común ver que la comunidad latina e inmigrante es quien usualmente se queda fuera de la ayuda necesaria.

“Desafortunadamente muchos de nuestros trabajadores no pueden beneficiarse de la ayuda gubernamental disponible”, dijo Torres.

Añadió que se estarán enviando más de 1,000 cajas de alimentos para entregar a las familias necesitadas. Cada caja puede durarle a una familia de cuatro hasta por un mes.

Las despensas serán entregadas con la ayuda de organizaciones locales Familias Unidas y El Congreso de Jornaleros, ambas miembros de NDLON. No obstante, los activistas pro-inmigrantes y organizadores aseguraron que la ayuda no termina con la entrega de alimentos.

Un grupo de entrenadores de NDLON llegará este sábado para comenzar a organizar un entrenamiento básico de las leyes de seguridad en el trabajo conocido como Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA).

Cal Soto, abogado y director de derechos laborales de NDLON, dijo que llegarán para entregar las despensas—al mismo tiempo en que llegará el camión—y luego comenzarán el dar informacción a trabajadores que se quieran capacitar.

El abogado indicó que, con el proceso de reconstrucción de la ciudad, la mano de obra inmigrante ha sido visible de gran manera, sin embargo, los trabajadores no están recibiendo la protección necesaria en el trabajo.

“Nosotros vamos con equipo de jornaleros que tienen su certificación de entrenamiento OSHA 10, es el entrenamiento básico de OSHA para que puedan recibir [su certificación]”, dijo Soto. El entrenamiento de 10 horas será realizado en un periodo de dos días.

Además, agregó que se encargará de dar entrenamientos en derechos laborales, como por ejemplo hacerles saber qué deben hacer los trabajadores si no reciben su pago o si son discriminados.

“Ellos sí tienen derechos y si encontramos casos graves yo los voy a tomar”, dijo Soto.

El alcalde de Pasadena Víctor M. Gordo, agradeció la ayuda desinteresada de los jornaleros, quienes también están en necesidad, pero entienden el valor de la compasión y el compartir.

“Esto está realizado por trabajadores que han sufrido por sus familias y han tenido que trabajar en medio de la pandemia”, indicó.

“Eso dice mucho de estos trabajadores, demuestra que su corazón va más allá de sus propias necesidades y saben sobre las necesidades que tienen otros que tal vez están en peores condiciones”.

Jornaleros trabajan de forma voluntaria para ayudar a trabajadores de Nueva Orleans. (Jacqueline García/La Opinión)

Peticiones adicionales

Pablo Alvarado, co-director de NDLON, dijo que muchas de estas familias inmigrantes, llegaron a Nueva Orleans por primera vez después del huracán Katrina para trabajar en la recuperación del estado y decidieron quedarse.

Sin embargo, aunque son reconocidas como trabajadores esenciales, no reciben ayuda necesaria para salir adelante, sobre todo después de este último huracán.

“Ellos se encargan de sacar el agua en los sótanos, de cortar los árboles caídos, remueven las paredes y hacen mucho más”, dijo Alvarado. “Pero en la mayoría de casos, los empleadores fallan al no otorgarles el equipo adecuado de seguridad”.

Para ayudar en la recuperación del estado y culminar con el temor de los inmigrantes trabajadores, Alvarado dijo que NDLON está haciendo un a petición al gobierno federal que incluye:

  • Detener de manera indefinida las deportaciones en un momento de reconstrucción para dejar de separar a familias.
  • Piden la visita de inspectores de OSHA 10 o OSHA 30 para asegurarse que los trabajadores están laborando de forma segura y tengan el equipo necesario.
    • Que lleguen entrenadores adecuados para asegurarse que las investigaciones de violaciones laborales sean revisadas. Por ejemplo, que los trabajadores reciban salarios adecuados.
      • Buscan protección para los trabajadores que expongan injusticias para que luego, no sufran represalias.
      • El alcalde de Pasadena Víctor Gordo apoyó la causa de los jornaleros. (Jacqueline García/La Opinión)