Conmoción en Ecuador tras el asesinato del atleta Álex Quiñónez

El hecho ocurrido en la noche del viernes ha sido condenado por la opinión pública desde el propio presidente de la república hasta las organizaciones deportivas nacional e internacionales

El atleta fue finalista la categoría de los 200mts. en Londres 2012.
El atleta fue finalista la categoría de los 200mts. en Londres 2012.
Foto: Getty Images

En velocista olímpico ecuatoriano Álex Quiñónez fue asesinado junto a otra persona en la noche del viernes en la ciudad de Guayaquil, en un hecho que quedó registrado en video y ocurrió en medio del toque de queda impuesto por el gobierno de ese país por los recientes hechos de violencia.

Según testigos del hecho, unos desconocidos se acercaron en un vehículo con vestimenta parecida a la de la policía, disparándole a Quiñónez y a la otra persona que los acompañaba.

Por otra parte, hubo pronunciamientos oficiales del gobierno ecuatoriano sobre los hechos mientras, la policia y las Fuerzas Armadas se encuentran intentando controlar la ola de violencia que se ha desatado en las últimas semanas.

Guillermo Lasso, presidente de Ecuador, publicó en su cuenta de twitter un mensaje de condolencias a la familia del atleta y advirtió que se “actuará con contundencia”. Por otra parte, la policía dio a conocer que el otro fallecido en el hecho, se trataba de un cantante urbano y primo del atleta de nombre Christopher Arcalla Ramírez.

FC Barcelona y autoridades del atletismo se pronunciaron

Álex Quiñónez formaba parte del equipo FC Barcelona desde el año 2018, donde se desarrollaba como competidor en las diversas categorías del atletismo, además, el director técnico de la disciplina Vicente Egido, también mostró su pesar y su condena al asesinato del atleta.

Por otra parte, el Movimiento Olímpico de Atletas Panamericanos y organizadores de los Juegos Panamericanos, publicó un video homenajeando al atleta tras haber ganado varias competiciones panamericanas.

La Policía Nacional de Ecuador se encuentra tras la pista de los asesinos del atleta, luego que huyeran con rumbo desconocido.