ONU advierte que Afganistán está al borde de la catástrofe humanitaria

Un nuevo análisis genera alerta sobre la crisis que se avecina con el invierno, donde no habrá garantías al acceso a los alimentos para 22.8 millones de personas en Afganistán.

Califican la situación de inseguridad alimentaria como la más aguda jamás registrada por las Naciones Unidas en Afganistán.
Califican la situación de inseguridad alimentaria como la más aguda jamás registrada por las Naciones Unidas en Afganistán.
Foto: Shah Marai / AFP / Getty Images

Las sequías, enfrentamientos y el Covid-19 desataron una profunda crisis económica que afecta a más de la mitad de la población afgana, ocasionando el peor nivel de hambruna jamás visto en la región.

De acuerdo a nuevo informe de la ONU sobre la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF), que llevan a cabo conjuntamente la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), revela que las vidas, los medios de subsistencia y el acceso a los alimentos de 22.8 millones de personas en Afganistán se verán gravemente afectados.

“Es urgente que actuemos de forma eficiente y eficaz para acelerar y ampliar nuestra entrega en Afganistán antes de que el invierno deje sin suministro a una gran parte del país, con millones de personas, entre ellas mujeres, niños pequeños y ancianos, pasando hambre en el gélido invierno”, aseguró el director general de la FAO, QU Dongyu. “Es una cuestión de vida o muerte”.

Según el análisis, uno de cada dos afganos se enfrentará a niveles de inseguridad alimentaria de fase 3 (crisis) o fase 4 (emergencia) desde noviembre hasta la temporada de escasez de marzo, lo que requiere una respuesta internacional urgente para evitar una catástrofe humanitaria.

“No podemos esperar y ver pasar catástrofes humanitarias ante nuestros ojos, es inaceptable”, añadió.

Se trata del mayor número de personas en situación de inseguridad alimentaria aguda jamás registrado por las Naciones Unidas, desde que se empezó a realizar, hace 10 años, estos informes en Afganistán.

“El hambre está aumentando y los niños están muriendo”, dijo el director ejecutivo del programa de alimentos, David Beasley. “No podemos alimentar a la gente con promesas: los compromisos de financiación deben convertirse en dinero en efectivo, y la comunidad internacional debe unirse para hacer frente a esta crisis, que se está descontrolando rápidamente“.

El informe revela un aumento del 37% en el número de afganos que sufren hambre aguda desde su última evaluación en abril. Entre las personas que están en situación de riesgo se encuentran 3.2 millones de niños menores de cinco años, que se teme que sufrirán desnutrición aguda para finales de año.

Te puede interesar:
Afganistán: el millonario costo en equipo militar estadounidense que pudieron apropiarse las fuerzas talibanes tras la retirada
‘Este es el último pañal que queda’: la ansiedad de ser padres en la pobreza
Deseret Tavares predice colapso económico mundial antes del 2022