Sancionan a un funcionario por supuestos abusos y torturas a migrantes en centro de detención

La ONU y Estados Unidos impusieron sanciones a un funcionario libio acusado de abusos y torturas contra migrantes en un centro de detención en Zawiya

El drama de la migración se vive en varias partes del mundo.
El drama de la migración se vive en varias partes del mundo.
Foto: MAHMUD TURKIA / AFP / Getty Images

Por presuntos abusos y torturas contra migrantes en un centro de detención, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y Estados Unidos han impuesto sanciones a Osama al Kuni, un funcionario libio al que se acusa en la ciudad occidental de Zawiya, uno de los núcleos de actividad de las mafias libias que se lucran con todo tipo de contrabando, y en particular de personas.

A Al-Kuni se le considera el responsable último del centro de detención de los Mártires de al-Nasr, ubicado en el extrarradio de la citada ciudad costera, y se le vincula con Abdel-Rahman Milad y Mohammed Kachlaf, dos de los traficantes de personas más buscados del norte de África, informó la prensa local.

Milad y Kachlaf, líder de una de las milicias más importantes del oeste de Libia, ya fueron sancionados por el Consejo de Seguridad en 2018 por los mismos delitos

Según el comité de sanciones de la ONU, Al-Kuni “habría actuado en su nombre o bajo sus órdenes” mientras que el Departamento del Tesoro estadounidense le acusó de “explotar de forma sistemática a los migrantes africanos en el centro de detención donde son objeto de diversos abusos contra los derechos humanos”.

Al Kuni y otras personas bajo su dirección “han participado o facilitado el asesinato, la explotación, el abuso y la extorsión de migrantes en el centro de detención, incluso a través de violencia sexual, palizas, hambre y otros malos tratos“, aseguró el Gobierno estadounidense, que instó a Libia a perseguir, detener y juzgar a Al-Kuni y a otros implicados en abusos contra los derechos humanos.

De acuerdo con las estadísticas de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), más de 27,000 personas migrantes han sido interceptadas este año en el Mediterráneo y enviadas de regreso inmediato a Libia pese a que está considerado “un país no seguro”. La cifra supone más del doble de los retornados en 2020. El número de los muertos o desaparecidos en el mar también ha subido hasta los cerca de 1,100 este año, según las cifras de la OIM.

Esto también te interesa:
Por qué el cambio climático aumenta la amenaza de migraciones, inestabilidad y guerras
Tres lugares de América Latina que están en primera línea de la crisis migratoria
Naciones Unidas exige a AMLO se respeten derechos de inmigrantes