Examen de manejo DMV: cuántas secciones lo componen

Más allá de exigir operar un auto, el examen de manejo del DMV está dividido en varias partes que cada persona debe superar para obtener una licencia de conducir en Estados Unidos

Como se trata de una prueba para demostrar habilidades, el examen de manejo del DMV está compuesto por varias partes.
Como se trata de una prueba para demostrar habilidades, el examen de manejo del DMV está compuesto por varias partes.
Foto: Tima Miroshnichenko / Pexels

Aunque las leyes de tránsito son distintas en cada estado, el examen de manejo del Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) normalmente está compuesto por dos secciones: una que contempla las maniobras básicas y otra que está representada por la evaluación en carretera en sí. De acuerdo con DMV.org, ambas secciones deben ser superadas por el solicitante para poder obtener una licencia de conducir en el estado que le corresponda. La primera sección, que contempla las maniobras básicas, normalmente requiere que el conductor realice: giros de tres puntos, estacionamiento en paralelo, aceleración y frenado, uso de señales y comprobación de espejos retrovisores. Sin embargo, algunas otras maniobras podrían ser solicitadas por el experto evaluador asignado por el DMV.

Por otro lado, la prueba de manejo en sí o prueba de carretera requiere la comprobación de las habilidades del nuevo conductor frente al volante. Representa la evaluación más difícil porque se realiza en contexto: en calles y avenidas reales que representan el tráfico cotidiano. Durante el recorrido, el evaluador asignado puede exigir ciertas maniobras o brindar recomendaciones. También estará atento a cualquier situación que merezca la suspensión de la prueba.

Antecedido por el examen escrito, el examen de manejo representa la prueba definitiva para la obtención de una licencia de conducir en Estados Unidos. Reprobarlo implica tener que repetirlo por un número de veces que varía según sea el estado (normalmente son tres oportunidades). Si una persona agota todas las posibilidades, es muy probable que el DMV exija que reinicie su proceso de solicitud de la licencia de conducir desde el cero.

Además de las pruebas al volante, el DMV también realiza una inspección del vehículo. Durante esta inspección, el solicitante de la licencia de conducir deberá realizar algunas tareas básicas para confirmar que el vehículo que está usando en la presentación de la prueba está en buenas condiciones: encender y apagar limpiaparabrisas, faros, aire acondicionado o calefacción y otros sistemas que pueden ser necesarios durante el proceso de conducción. Esta inspección se lleva a cabo antes de iniciar las secciones correspondientes al examen de manejo y es considerada, aunque en menor medida, para el resultado final. En ese sentido, los expertos recomiendan a los solicitantes que practiquen usando todos los controles del auto para familiarizarse con las funciones mucho antes de llegar a este punto de su proceso de solicitud.

También te puede interesar: Examen de manejo DMV: qué sucede si no lo apruebo