‘Necesitamos mejor salario y tener un sindicato’

Trabajadores de LA se unen a protesta estatal para tener una mejor representación

Trabajadores protestaron en el McDonald's de Monterey Park. (Jacqueline García/La Opinión)
Trabajadores protestaron en el McDonald's de Monterey Park. (Jacqueline García/La Opinión)
Foto: (Jacqueline García/La Opinión) / Cortesía

Un grupo de trabajadores y activistas se presentaron ayer en tres restaurantes de comida rápida de diferentes áreas del condado de Los Ángeles para protestar en contra de las condiciones laborales -que dicen- son inseguras en su áreas de trabajo.

También exigieron que los legisladores estatales y las empresas de comida rápida apoyen una propuesta de ley que les dé más seguridad y representación a los empleados.

Esto fue parte de una huelga estatal por parte de los trabajadores de comida rápida en apoyo a la Ley de Recuperación de Normas y Responsabilidad de la Comida Rápida (FAST) o AB 257.

La propuesta propone que los trabajadores tengan una voz mediante un Consejo del Sector de Comida Rápida para establecer estándares en toda la industria. El consejo estaría compuesto por trabajadores, representantes corporativos, franquiciados y funcionarios estatales y se reuniría regularmente para determinar los estándares mínimos en esta industria.

El plan, que sería una solución a largo plazo, está programada para su voto en la asamblea estatal en enero.

Los trabajadores se quejaron de la falta de representación y las malas condiciones actuales que sufren en varios restaurantes de comida rápida.

Angélica Hernández, quien ha sido empleada de McDonald’s desde hace 16 años, dijo que en varias ocasiones el restaurante donde labora ha tenido problemas de drenaje. “Se tira el agua por donde estamos trabajando y estamos caminando entre el agua sucia”, expresó. “No es justo que teniendo tanto dinero no arreglen como debe de ser”.

Añadió que han trabajado por más de una semana con los refrigeradores descompuestos pero que la compañía no muestra interés por las mejoras laborales.

“Tener un sindicato y la AB 257 es un paso importante para que los trabajadores de comida rápida, se sientan animados, tengan voz en la mesa con McDonald’s y mejoren los estándares en nuestros lugares de trabajo”, dijo Hernández.

Carlos Márquez protestó en favor de la AB 257. (Jacqueline García/La Opinión)

Otro trabajador que mostró su preocupación fue Carlos Márquez, quien ha trabajado en McDonald’s por siete años. Ahora, labora en uno de West Hollywood.

Indicó que en su caso los trabajadores se han tenido que enfrentar a temperaturas extremadamente calientes ya que el aire acondicionado no sirve. “Tenemos que abrir la puerta [de la cocina] y es peligroso porque cualquiera se puede meter y hacer una locura”, indicó.

Otro problema es la falta de trabajadores. Márquez dijo que han mostrado esta preocupación a sus supervisores y solo les dicen que no hay empleados cuando ellos mismos han visto que no quieren emplear a los interesados.

“Yo he trabajado por 16 horas al día por seis días y es muy cansado, no tengo ni el tiempo para descansar”.

El asambleísta Miguel Santiago, representante de Los Ángeles dijo que buscan que los trabajadores tengan la oportunidad de las necesidades básicas como mascaras, desinfectante, tener sus recesos adecuados o falta de días si es necesario.

“La crisis que estamos viendo con el trabajador es que gana menos y no hay representación. La AB 257 es importante para darle voz a los trabajadores y eso les daría metas de salud y protección”, expresó.

Un estudio publicado en abril encontró que la transmisión de covid-19 en el lugar de trabajo de comida rápida probablemente ha sido un contribuyente significativo y continuo a la propagación de la enfermedad en California durante el último año de la pandemia.

Otro informe de Capital and Main detalló en mayo que McDonald’s y otras cadenas de comida rápida ignoraron las precauciones de seguridad pandémicas, mientras que las franquicias aceptaban préstamos del Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP).

McDonald’s respondió diciendo que la compañía y sus franquiciados siempre han priorizado y seguirán dando prioridad a la seguridad y el bienestar de trabajadores y clientes. Sin embargo, se opone a la AB 257.

“Los franquiciados de McDonald’s se enorgullecen de interactuar directamente con su equipo, lo que les permite brindar beneficios y programas relevantes a nivel local que más resuenan con las necesidades de sus empleados, como los bonos de agradecimiento, las tarjetas de regalo locales y los horarios flexibles que muchos franquiciados ofrecieron durante la pandemia”, dijo la compañía. “Las medidas en AB257 interrumpirían este exitoso modelo”.