Jefe de la CIA advirtió a los rusos de las consecuencias si son los causantes del “Síndrome de la Habana”

El director de la Agencia Central de Inteligencia William Burns planteó el problema durante una visita a Moscú este mes mientras hablaba con los principales funcionarios de inteligencia rusos, dijeron fuentes

William Burns, director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).
William Burns, director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).
Foto: Saul Loeb-Pool / Getty Images

El director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), William Burns, entregó una advertencia secreta a los servicios de inteligencia rusos de que enfrentarán “consecuencias” si son responsables de los misteriosos incidentes de salud conocidos como “Síndrome de La Habana” que han afectado a espías, diplomáticos, agentes del FBI y otros funcionarios estadounidenses en todo el mundo, dijeron tres fuentes familiarizadas con el asunto.

La advertencia fue reportada por primera vez por The Washington Post.

Burns planteó el tema durante una visita a Moscú este mes, dijeron las fuentes, mientras hablaba con altos funcionarios del Servicio Federal de Seguridad de Rusia, el FSB, y su Servicio de Inteligencia Exterior, el SVR.

Las fuentes dijeron que Burns dijo a estos funcionarios rusos que dañar al personal estadounidense y a sus familias violaría las reglas no escritas de comportamiento aceptable para los servicios de inteligencia profesionales. Si se determinaba que los rusos eran los responsables, dijo, habría repercusiones.

Las víctimas que padecen el síndrome de La Habana han informado que escuchan un sonido fuerte y sienten presión en la cabeza y luego experimentan mareos, marcha inestable y alteraciones visuales. Muchos dicen que han sufrido efectos debilitantes desde hace mucho tiempo.

El hecho de que Burns formuló la advertencia diciendo “si” sugiere que después de cuatro años de investigaciones en múltiples administraciones, el gobierno de Estados Unidos sigue sin poder determinar la causa de los incidentes inusuales.

Sin embargo, la decisión del director de plantear la posibilidad de la participación rusa directamente a sus homólogos en Moscú subrayó la profunda sospecha que tiene la CIA de la culpabilidad del Kremlin.

Moscú ha negado cualquier participación en los incidentes del síndrome de La Habana, un fenómeno que lleva el nombre de la capital cubana, donde diplomáticos y oficiales de inteligencia estadounidenses informaron por primera vez de síntomas inusuales y variados, desde dolores de cabeza y problemas de visión hasta mareos y lesiones cerebrales, que comenzaron en 2016.