Encuentran a una niña latina en Miami que había desaparecido con un extraño que había conocido en internet

La menor llamó llorando varias veces a su madre diciendo que no avisara a la policía y que se arrepentía de haberse ido de casa

La policía distribuyó una imagen de Jeimy Henrriquez para poder dar con su paradero.
La policía distribuyó una imagen de Jeimy Henrriquez para poder dar con su paradero.
Foto: Cortesía

Las autoridades trabajaban con la hipótesis de que la niña hispana Jeimy Henrríquez, de 15 años, pudo haber sido secuestrada por alguien que conoció a través de un juego por internet. La policía de North Miami Beach, en Florida, intensificó los recursos para encontrar pistas que condujeran al paradero de la menor.

Tras dos días de angustiante búsqueda, fuentes de la investigación confirmaron que la niña había aparecido el domingo sana y salva.

Te puede interesar: Estados Unidos formaliza el trámite para extraditar al jefe del Clan del Golfo

Todo empezó, según los detectives, cuando la joven conoció a una persona a través de un videojuego llamado “Fire Max” y acordaron verse en persona. La madre de la menor confesó a los medios de comunicación que la niña la había llamado varias veces en estado de ansiedad y llorando.

“Me dijo: ‘No le digas a la policía, esto no es culpa de nadie’. Ella se arrepintió de haberse ido”, comentaba la madre, Ana Quintanilla, antes de que las autoridades la pudieran encontrar.

Gracias a la tecnología, las autoridades pudieron hacer seguimiento al telefóno celular y se percataron de que el dispositivo estaba en Carolina del Norte. La madre de Henrríquez dijo que su hija también la llamó el sábado para decirle que tenía hambre, frío y que estaba lejos de casa.

Te puede interesar: Cómo Estados Unidos ayudó a Irán a iniciar su polémico programa nuclear

La madre dijo que estaba “muy preocupada” ya que temía que la menor pudiera estar en peligro.

Por suerte, todo ha quedado en un susto y madre e hija se han podido reencontrar.

Hasta el momento, la policía no ha dicho cómo ni dónde la encontraron. Tampoco se sabe quién era el hombre con el que, supuestamente, se había ido a Carolina del Norte tras conocerlo por internet y si el sospechoso podría enfrentar algún cargo.