Vehículo clonado: qué es y cómo puedo evitarlo

Relacionada con el número VIN, la clonación de vehículos implica otros delitos como el uso de documentos fraudulentos para engañar a los compradores

La clonación de vehículos es un tipo de fraude muy común en Estados Unidos.
La clonación de vehículos es un tipo de fraude muy común en Estados Unidos.
Foto: Peter Broomfield / Cortesía

Los vehículos clonados son comunes en Estados Unidos y derivan de una serie de prácticas ilícitas, como la falsificación de documentos y la manipulación del Número de Identificación del Vehículo (VIN), un código compuesto por varias letras y números que resulta ser único para cada ejemplar que sale de la línea de producción de los fabricantes. Este tipo de autos ilegales representan una carnada para los compradores ingenuos, quienes se ven envueltos en situaciones creadas por los mismos estafadores para cumplir sus objetivos.

Como es natural, estos vehículos tienen cierto pasado que los estafadores intentan borrar de algún modo. En líneas generales, el principal objetivo de los delincuentes que llevan a cabo este modelo de estafa es deshacerse de estos ejemplares, mientras obtienen cierto beneficio de la víctima que los compra. Lo más lamentable de esta práctica son los resultados, ya que las leyes exigen la incautación del vehículo y el pago de todas las deudas asociadas a él y, como es de esperarse, esa responsabilidad recaerá sobre el comprador, a pesar de su ingenuidad.

Por esa razón, las autoridades recomiendan hacer una verificación del VIN antes de finalizar cualquier proceso de compra de un auto en Estados Unidos. Este procedimiento sencillo se puede llevar a cabo visitando el sitio web oficial del Sistema Nacional de Información sobre Títulos de Vehículos Motorizados (NMVTIS). Este servicio recopila toda la información del DMV de cada estado, por lo tanto, representa una gran base de datos que puede servir de mucho a la hora de tomar una decisión de compra.

El Departamento de Seguridad Vial y Vehículos Motorizados de Florida (FLHSMV) también ofrece algunas recomendaciones para evitar este tipo de estafa:

1. Exigir una copia del informe del historial del vehículo.

2. Revisar la placa de VIN o los lugares donde se encuentra dispuesto este código para poder comprobar si hay evidencia de manipulación del mismo.

3. Buscar enmiendas o datos incorrectos entre los papeles del auto.

4. Ser desconfiado: algunos estafadores construyen una oferta irresistible para que los compradores no puedan negarse. En estos casos, es mejor buscar otras opciones.

Cuando se tiene la sospecha de que un vehículo está clonado, las autoridades recomiendan emitir una denuncia en la policía local o ante el Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) correspondiente. De ese modo, se levantará una alerta sobre el ejemplar y se podrá dar con el responsable antes de que consiga engañar a otra víctima.

También te puede interesar: Título de auto electrónico (ELT): qué es y cómo funciona