‘Muchos estudiantes fuman por moda pero eso afecta su salud’

Jóvenes luchan contra el uso del tabaco y de los cigarrillos electrónicos de sabores

Jóvenes proveen información acerca de los peligros de fumar y vapear. (Jacqueline García/La Opinión)
Jóvenes proveen información acerca de los peligros de fumar y vapear. (Jacqueline García/La Opinión)
Foto: (Jacqueline García/La Opinión) / Impremedia

En la actualidad, es común ver a las compañías tabacaleras comercializar sus productos ofreciéndolos con sabores dulces para atraer a los más jóvenes.

Bajo sus lemas “Con sabor a caramelo” es fácil engancharlos a fumar cigarrillos regulares o a ‘vapear’ cigarillos electrónicos ya que vienen con sabores de chocolate, durazno, algodón de azúcar, fresa, uva y hasta de
gummy bears.

Lo que muchos jóvenes desconocen es que el consumo del tabaco es la causa número uno de muerte prevenible.

En la ciudad de Santa Ana, en el condado de Orange, está aumentando el esfuerzo por detener la venta de estos productos ya que su uso es alarmante. Se estima que uno de cada cuatro estudiantes de preparatoria en la ciudad ha usado cigarrillos electrónicos en los últimos 30 días.

Daniella Hernández, de 17 años, es estudiante de la preparatoria Segerstorm y dijo que para ella es impresionante ver que hay una tienda de tabaco tan solo a pocos pies de distancia de su escuela.

“A veces cuando salimos de clases vamos a comer al McDonald’s y es imposible no ver la tienda [de tabaco] en el mismo centro comercial del McDonald’s y donde también hay un supermercado”, indicó la alumna de 12 grado.

Indicó que no solo es desagradable a la vista de las personas que se oponen al vapeo y al humo de segunda mano, sino que estas tiendas se han convertido en una influencia negativa para la juventud.

Añadió que ver tantas tiendas de tabaco en la ciudad le hacen sentir como si la comunidad —que es primordialmente latina—no valiera la pena.

Hernández contó que hace poco participó en un proyecto con la organización America On Track donde encontraron que hay un significante número de tiendas de tabaco ubicadas cerca de secundarias y preparatorias.

“Desafortunadamente este también es un problema para los padres que cuando ven que algo les pasa a sus hijos, no saben qué es por no entender el idioma [inglés]”, explicó.

Eder López, de 18 años y otro joven que aboga contra el uso de estos químicos, dijo que constantemente ofrece información sobre este tema a estudiantes en su escuela Foothill High School. Sin embargo, confiesa, que hay alumnos que la aceptan pero que a otros, no les interesa.

“Hemos visto esto más [uso de tabaco de sabores] en el departamento de deportes, los estudiantes ven que alguien lo hace y tratan de encajar”, dijo el joven que cursa el grado 12. “Muchos de los que ‘vapean’ ya no quieren escuchar de los problemas que causa”.

López dijo que también muy cerca a su escuela hay una tienda de tabaco.

Los jóvenes indicaron que nunca han fumado en su vida pero que están conscientes que este problema se agranda en sus comunidades y quieren ser parte del cambio.

Ambos son parte de la campaña Santa Ana Fights Flavors (Santa Ana lucha contra los sabores) dedicada a detener el uso del tabaco de sabores y los cigarrillos electrónicos en la ciudad.

El próximo martes 18 de enero, el ayuntamiento de Santa Ana tiene programado votar sobre una ordenanza que busca prohíbir la venta de tabaco de sabores en la ciudad.

Afectando a los niños

Hernández dijo haber escuchó por primera vez acerca del uso de cigarrillos electrónicos cuando estaba en la escuela intermedia (secundaria). Contó que habían rumores de que el novio de una compañera de la escuela llegaría a venderlos a los estudiantes, que en promedio tenían entre 12 a 14 años.

“Yo no sabía nada de eso y creí que era normal”, expresó.

López también contó sobre la primera vez que supo sobre estudiantes que ‘vapeaban’ en la escuela intermedia.

“Los niños se iban a los baños a fumar y uno los veía pero no decía nada… No sabía qué era, pero sí sabía que era algo extraño y mi mamá me enseñó que cualquier cosa que se fuma no es buena para la salud”.

Hernández indicó que en la preparatoria ha visto a compañeros con cigarrillos electrónicos, que desconocen sobre los efectos a largo plazo. Le han dicho que se sienten cómodos ‘vapeando’ o fumando después de ver a celebridades o influencers hacerlo.

“Ellos dicen: ‘Está bien hacerlo porque otros lo están haciendo’ pero no saben que esto les puede afectar a su salud”, dijo la joven.

Un análisis demostró que los mismos productos químicos que se utilizan en los cigarros de sabor dulce y en los productos de tabaco también se utilizan en productos populares de dulces y bebidas, como LifeSavers, Jolly Ranchers y Kool-Aid, según la New England Journal of Medicine.

Datos de Nielsen demostraron que el 47.5% de todos los cigarros vendidos en la primera mitad de 2020 tenían sabor.
Las cinco marcas de cigarros más populares entre los jóvenes de 12 a 17 años son Swisher Sweets, Black & Mild, Backwoods, White Owl y Dutch Masters, los cuales vienen en variedades de sabores.

Estos productos a menudo tienen empaques coloridos y son mucho más baratos que los puros. Por ejemplo, los cigarrillos pueden tener un precio tan bajo como 3 o 4 por 99 centavos, lo que los hace aún más atractivos para los jóvenes sensibles a los precios, indica la organización Tobacco-Free Kids, la cual lucha por prevenir el uso de tabaco en jóvenes.

Dónde pedir ayuda

Existen diferentes entidades dispuestas a ayudar a los jóvenes a dejar la adicción. Si vive en el condado de Orange puede obtener más información y apoyo llamando a la directa al 1-866-NEW-LUNG (1-866-639-5864) o visitando a www.1866newlung.com

Otras redes de ayuda son Tobacco-Free Kids (tobaccofreekids.org) y Kick it California (kickitca.org)