Respuestas a tus preguntas sobre las infecciones por COVID-19 en personas vacunadas

Respuestas a tus preguntas sobre las infecciones por COVID-19 en personas vacunadas

Cuando el doctor Paul Adamson notó por primera vez que le goteaba la nariz un día a mediados de julio de 2021, pensó que era una reacción alérgica al polvo que se había levantado mientras trabajaba en el jardín. Pero cuando la secreción nasal no desapareció, decidió hacerse la prueba de COVID-19. Aunque estaba totalmente vacunado, planeaba volar a San Francisco para asistir a un baby shower, y no quería arriesgarse a exponer a los asistentes ni a los demás pasajeros del avión.

“En realidad pensé que no estaba infectado”, dice Adamson, médico especialista en enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina David Geffen de la UCLA en Los Ángeles. Pero para estar seguro, compró una prueba rápida de antígenos en un supermercado. “Resultó positiva 15 minutos después”. Canceló el viaje.

Una prueba de seguimiento de PCR (polymerase chain reaction o reacción en cadena de la polimerasa) confirmó su diagnóstico de COVID-19. Adamson se había sumado al número creciente de personas totalmente vacunadas con “infecciones de origen” o infecciones en personas vacunadas. Estos casos se han vuelto más comunes desde el otoño, con pruebas que demuestran que la protección de las vacunas contra la infección disminuye un poco con el tiempo. Y aunque los científicos siguen trabajando para comprender la nueva variante Ómicron, las personas vacunadas parecen ser más susceptibles de contraer infecciones por esta variante que por las anteriores, como Delta.

Aun así, si estás completamente vacunado contra COVID-19, las posibilidades de que contraigas la enfermedad son mucho menores que antes de vacunarte. Los datos más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) muestran que, en comparación con las personas vacunadas, las personas no vacunadas tienen cinco veces más probabilidades de dar positivo en la prueba de COVID-19 y unas 14 veces más probabilidades de morir a causa de la enfermedad.

Recibir una dosis de refuerzo, si eres elegible, puede ayudar a aumentar la protección. Se recomiendan dosis de refuerzo  para los estadounidenses de 16 años o más que hayan recibido las vacunas de Pfizer-BioNTech o Moderna hace al menos seis meses y la vacuna de Johnson & Johnson hace al menos dos meses. 

Los datos de los CDC muestran que en comparación con las personas que están vacunadas y han recibido sus dosis de refuerzo, las personas no vacunadas tienen 10 veces más probabilidades de dar positivo en las pruebas del virus y 20 veces más probabilidades de morir a causa de una infección por COVID-19. (Sin embargo, ten en cuenta que los datos solo están actualizados hasta octubre, antes de la propagación de la variante Ómicron en los Estados Unidos).

Estas son respuestas a preguntas que probablemente tengas acerca de las infecciones en las personas vacunadas.

¿El avance de las infecciones significa que las vacunas ya no funcionan?

No. Aunque las variantes Delta y Ómicron son más transmisibles que la cepa original del virus, las investigaciones realizadas hasta ahora han demostrado que las vacunas existentes siguen siendo muy eficaces para prevenir la hospitalización y la muerte.

“Lo que realmente queríamos era una vacuna para prevenir enfermedades graves”, dice el doctor Kawsar Talaat, profesor asociado del departamento de salud internacional de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins, en Baltimore. “El hecho de que tengamos una vacuna que previene la mayoría de las infecciones es totalmente ventajoso”. Aún así, como todas las vacunas, la de COVID-19 no proporciona una protección del 100%, especialmente cuando la enfermedad se sigue propagando ampliamente. 

Puede resultar confuso ver los continuos informes sobre brotes entre las personas vacunadas. Pero piensen en los cinturones de seguridad, sugiere el doctor Josh Petrie, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan en Ann Arbor. Hoy en día, casi todo el mundo usa uno, lo que significa que la mayoría de las muertes por accidentes de tránsito ocurren entre personas que usan cinturones de seguridad. Pero eso no significa que los cinturones de seguridad no reduzcan significativamente las muertes por accidentes de tráfico, al igual que los casos de COVID-19 entre los vacunados no indican que las vacunas no estén reduciendo significativamente el número de infecciones. 

Las estimaciones de la eficacia de las vacunas en el mundo real pueden ser más bajas que en los ensayos clínicos, que se realizaron con un grupo de personas más saludables que la población promedio, dice el doctor Gregory Poland, director del Grupo de Investigación de Vacunas de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota. Aun así, los estudios sugieren que la eficacia de la vacuna sigue siendo alta contra enfermedades graves. Un estudio de los CDC publicado en septiembre encontró que entre marzo y agosto de 2021, entre las personas sin afecciones inmunocomprometidas, la vacuna Moderna fue un 93% eficaz contra la hospitalización, la vacuna Pfizer fue un 88% eficaz y la vacuna Johnson & Johnson fue un 71% eficaz. Aún está por verse cómo puede cambiar la eficacia a medida que Ómicron se generaliza, aunque las pruebas preliminares sugieren que la protección de las vacunas contra la enfermedad grave por la variante Ómicron sigue siendo alta, especialmente cuando las personas reciben una dosis de refuerzo.

“Sigo teniendo una confianza plena en la vacuna”, dice Adamson. “Nunca sentí miedo de terminar en el hospital o morir por esto. Creo que me sentí así gracias a la vacuna”.

¿Las personas que se vacunaron a tiempo corren más riesgo de contraer infecciones?

En general, sí. Pero hay otros factores involucrados, como la vacuna en particular que recibió y qué tan fuerte fue su respuesta inmune la primera vez. 

Los datos presentados a los comités asesores de los CDC y los comités consultivos de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) durante las discusiones sobre las vacunas de refuerzo sugieren que la protección contra la infección que ofrecen las vacunas disminuye con el tiempo. Pero una cuestión clave es si la disminución de la inmunidad significará un aumento en las hospitalizaciones y muertes entre las personas vacunadas, y no solo de los casos adicionales. Los datos de Israel sugieren que, a medida que la eficacia de las vacunas disminuye, podrían empezar a ocurrir con más frecuencia más casos que provoquen enfermedades graves y hospitalizaciones, sobre todo entre las personas que recibieron las vacunas en una fase temprana. 

La preocupación por la disminución de la inmunidad parece ser más apremiante en el caso de los adultos mayores y otras personas con factores de riesgo de enfermarse gravemente por COVID-19, que es una de las razones por las que las autoridades de salud recomendaron por primera vez las vacunas de refuerzo para estos grupos. 

Un estudio de los CDC publicado en septiembre evaluó los datos de 13 regiones diferentes en los Estados Unidos. Los investigadores descubrieron que, aunque la eficacia de la vacuna ha disminuido un poco para cualquier infección, la protección contra la hospitalización y la muerte se ha mantenido alta en general. Así que, si bien es posible que se produzcan infecciones, las vacunas brindan una buena protección contra los resultados más graves de COVID-19.

¿Qué tan comunes son las infecciones en las personas vacunadas?

No está del todo claro, en parte porque actualmente no se hace un seguimiento a nivel federal.

En mayo, los CDC dejaron de hacer un seguimiento de todas las infecciones en personas vacunadas. En la actualidad, la agencia solo recopila datos sobre las infecciones que provocan la hospitalización o la muerte, un pequeño subconjunto del total.

Se cuenta con algunos datos a nivel estatal. Un análisis realizado por el New York Times en agosto sobre las infecciones que provocan la hospitalización o la muerte encontró que, en 40 estados y el Distrito de Columbia, las personas vacunadas representaban entre una fracción de 1% y un 6% de las hospitalizaciones y muertes por COVID-19. (En el momento del análisis, las personas totalmente vacunadas representaban aproximadamente la mitad de todos los estadounidenses). 

Sin embargo, es difícil obtener datos confiables sobre la tasa global de infecciones en personas vacunadas. “En realidad no tenemos un sistema de vigilancia de rutina establecido para detectar todas las infecciones”, dice Adamson. “Las personas vacunadas son menos propensas a tener síntomas en comparación con las no vacunadas; por lo tanto, es menos probable que busquen hacerse pruebas”.

¿Ciertas vacunas protegen más que otras?

Hasta ahora (y, de nuevo, con la advertencia de que se necesitan más datos sobre la variante Ómicron), las tres vacunas aprobadas actualmente en los Estados Unidos ofrecen una fuerte protección contra enfermedades graves.

Eso es “lo realmente importante que intento recalcar a mi familia, a mis pacientes y a mis amigos que no están en el campo de la medicina”, dice la doctora Crystal North, médico-investigadora en la división de cuidados pulmonares y críticos del Hospital General de Massachusetts en Boston.

Sin embargo, algunas pruebas sugieren que la protección de la vacuna de Johnson & Johnson podría no ser tan buena como la de las vacunas de Moderna o Pfizer. Un estudio publicado en noviembre en Science confirmó que la protección de las vacunas contra la infección disminuyó con el tiempo, pero fue mayor entre las personas que recibieron la vacuna de Johnson & Johnson de una sola dosis.

Si estoy vacunado y me contagio de COVID-19, ¿qué tanto me enfermaría?

La mayoría de las infecciones en las personas vacunadas se consideran leves y algunas son incluso asintomáticas. Sin embargo, eso no descarta la posibilidad de que tengas fiebre y te sientas bastante mal por unos días, dice el doctor William Schaffner, profesor de enfermedades infecciosas en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee.

Esa fue la experiencia de Adamson. A la noche siguiente, después de que desarrolló una secreción nasal, comenzó a tener fiebre y tuvo escalofríos y sudores nocturnos, y al día siguiente tuvo dolores musculares. Al otro día, empezó a sentirse mejor, pero perdió el sentido del olfato. Su esposa le había preparado pollo a la mantequilla y, mientras comía, se dio cuenta de que sabía “igual que la papilla caliente”. (Su olfato y su gusto empezaron a recuperarse gradualmente al cabo de unas dos semanas). Adamson dice que, aunque su experiencia se consideraría una infección leve por COVID-19, seguía siendo “lo más enfermo que había estado en más de una década”.

En un estudio publicado en julio en el New England Journal of Medicine, entre 1,497 trabajadores de salud totalmente vacunados a los que se les hizo la prueba de COVID-19 en un centro médico israelí, 39 personas dieron positivo en la enfermedad. De ellas, 13 personas no presentaron síntomas, mientras que las demás experimentaron síntomas como congestión, dolores y molestias, pérdida del olfato o del gusto o fiebre. Ninguna estaba lo suficientemente enferma como para ser hospitalizada.

Todavía no se han investigado mucho los efectos a largo plazo de una infección en personas vacunadas, aunque algunas pruebas sugieren que estas infecciones pueden causar lo que se conoce como “COVID prolongado” o síntomas crónicos que duran semanas o meses después de la infección inicial. En el estudio del NEJM, el 19% de las personas que tenían una infección estando vacunadas seguían experimentando síntomas después de seis semanas. 

Una pequeña proporción de las infecciones en personas vacunadas se vuelve grave. Esto es especialmente un riesgo para las personas inmunocomprometidas, que podrían no tener una respuesta inmunitaria fuerte a la vacuna. La inmensa mayoría de las hospitalizaciones y muertes por COVID-19 se producen entre personas no vacunadas.

Si estoy vacunado y tengo un poco de tos y congestión, ¿debo hacerme la prueba de COVID-19?

Sí. Si las cosas fueran diferentes y tu comunidad tuviera niveles bajos de COVID-19, y niveles más elevados de otros virus como la gripe y los resfriados, las pruebas no serían tan importantes. Esta era la situación en muchos lugares a principios del verano, dice Talaat. Pero ahora que COVID-19 se sigue transmitiendo en muchas comunidades, es mejor pecar de precavido y hacerse la prueba, incluso si estás vacunado, dice, y “aunque solo se trate de un resfriado”. Para obtener más información sobre las pruebas de COVID-19, consulta nuestra guía aquí.

¿Pueden las personas vacunadas contagiar de COVID-19 a amigos y familiares no vacunados, como los niños pequeños?

Sí. El grado en que esto puede ocurrir todavía no está claro, dice Petrie, pero puede ocurrir y ha sucedido. La creencia actual, dice, es que las personas vacunadas son menos propensas a transmitir el virus que las no vacunadas, pero que sigue siendo una posibilidad real.

Y los casos de COVID-19 en niños siguen siendo altos, según la Academia Americana de Pediatría, representando alrededor del 21% de todos los casos registrados durante la semana del 16 de diciembre. Y cuando hay niveles más altos de la enfermedad en todo el mundo, los niños, muchos de los cuales todavía no son elegibles para la vacunación, son mas propensos a infectarse. Sin embargo, “el riesgo general de una enfermedad grave sigue siendo mucho menor en los niños”, dice Petrie.

Nota del editor: Este artículo ha sido actualizado para reflejar noticias y datos recientes. Se publicó originalmente el 19 de agosto de 2021.

Consumer Reports is an independent, nonprofit organization that works side by side with consumers to create a fairer, safer, and healthier world. CR does not endorse products or services, and does not accept advertising. Copyright © 2022, Consumer Reports, Inc.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2022, Consumer Reports, Inc.