Profesora ebria atropella y mata a su novio policía de Boston sin darse cuenta y lo busca hasta la mañana siguiente

Karen Read, de 41 años, fue procesada por atropellar sin darse cuenta a su novio John O'Keefe, policía de Boston, cuando salían de un bar y lo busca hasta la mañana siguiente

Karen Read atropelló a su novio con su camioneta, mientras giraba al salir.
Karen Read atropelló a su novio con su camioneta, mientras giraba al salir.
Foto: Larry W. Smith / Getty Images

Una profesora de Massachusetts se declaró no culpable por atropellar a su novio oficial de policía y dejarlo por muerto en un banco de nieve, después de una noche de copas en los suburbios de Boston el pasado fin de semana.

Karen Read, de 41 años, fue procesada por cargos de homicidio involuntario y abandonar la escena de un accidente grave con un vehículo motorizado, en relación con la muerte del oficial de Boston John O’Keefe, según informó el diario Boston Globe.

Según los informes, la fianza se fijó en $50,000 dólares para la analista de acciones y profesora adjunta de finanzas en la Universidad de Bentley, ante fuertes emociones en una sala del tribunal repleta de Stoughton, Massachusetts.

Read estaba de bar en bar con O’Keefe, de 46 años, el viernes por la noche y lo dejó en una fiesta en una casa en Canton, según una declaración jurada de la policía.

Supuestamente lo atropelló con su camioneta, mientras giraba al salir, dijeron los fiscales.

Por la mañana, Read notó que su vehículo estaba dañado, mientras trataba frenéticamente de ponerse en contacto con O’Keefe para averiguar por qué no había regresado a casa.

Ella reclutó a dos amigos para ayudar a descubrir qué sucedió, según el informe.

Una amiga de Read dijo a los investigadores que “creía que Karen todavía estaba intoxicada por la mañana” y dijo que el sospechoso “no recordaba lo de anoche”, decía el artículo.

Cuando la sospechosa y sus amigos encontraron al veterano policía de 16 años, estaba boca arriba, inconsciente y cubierto de nieve cerca de manchas de sangre y una copa de cóctel rota bajo condiciones de ventisca que arrojaron unas 30 pulgadas de nieve en el área, dice el artículo.

Read trató de resucitar a O’Keefe, pero murió más tarde ese mismo día en un hospital.

Ella admitió haberlo derribado en la escena y le dijo a los socorristas: “Lo golpeé, lo golpeé, lo golpeé, lo golpeé”, decía el artículo.

Un compañero policial de O’Keefe estaba en la corte cuando su presunta asesina fue procesada, informó el Globe.

Se negó a dar su nombre al periódico, pero les dijo que O’Keefe había estado saliendo con Read durante años.

“Era la mejor persona del planeta”, dijo según los informes.

Policías de Boston asistieron a la lectura de cargos en uniforme junto con docenas de hombres y mujeres que parecían ser oficiales fuera de servicio.

A pesar de no recordar la noche anterior, según los informes, Read admitió haber atropellado a su novio con su camioneta.

“El Departamento de Policía de Boston continúa afligido por la trágica pérdida de nuestro hermano, el oficial de policía John O’Keefe”, escribió el superintendente en jefe Gregory Long en un comunicado el martes.

“John era una persona amable, dedicada a su familia, y sus compañeros de trabajo y cualquiera que haya tenido el privilegio de conocerlo lo extrañarán mucho”.

El abogado de Read dijo que su cliente estaba conmocionado y angustiado por la muerte de O’Keefe y aseguró que fue un accidente.

El abogado defensor David Yannetti le dijo al periódico que pensaba que los fiscales habían acusado a Read, porque la víctima era un policía con conexiones políticas.

“El homicidio involuntario es una exageración tremenda en este caso”, dijo Yannetti en la corte. “No veo ninguna intención criminal… este era el novio de mi cliente, alguien de quien ella estaba enamorada”.

O’Keefe, nativo de Braintree, se había hecho cargo de cuidar a sus sobrinos después de que los padres de ambos murieran, informó la policía en un comunicado.

“John no solo fue un oficial de policía dedicado, fue un guardián, hijo, hermano, tío y amigo ejemplar y fuimos muy afortunados de tenerlo como parte de nuestras vidas”, dijo el comunicado. “Cuando la hermana de John falleció y poco tiempo después también lo hizo su esposo, John agradeció la oportunidad de criar a sus queridos sobrinos y construir un hogar y una vida en torno a sus necesidades”.