El Pentágono probó un misil hipersónico en marzo

Es la primera prueba de este tipo llevado a cabo por las fuerzas estadounidenses desde septiembre. Estados Unidos, Reino Unido y Australia anunciaron un acuerdo para desarrollar este tipo de armamento

Un bombardero B-52 en una imagen de archivo.
Un bombardero B-52 en una imagen de archivo.
Foto: Abaca/Picture Alliance / Deutsche Welle

Estados Unidos, Reino Unido y Australia anunciaron este martes que trabajarán juntos a través de la alianza de seguridad recientemente creada conocida como AUKUS (acrónimo de las siglas de los tres países) para desarrollar misiles hipersónicos.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, el primer ministro británico, Boris Johnson, y el primer ministro australiano, Scott Morrison, anunciaron el plan después de realizar un seguimiento del progreso de la alianza del Indo-Pacífico que lanzaron los tres países en septiembre.

Los tres líderes dijeron en una declaración conjunta que están “comprometidos a comenzar una nueva cooperación trilateral en armamento hipersónico y contrahipersónico, y capacidades de guerra electrónica, así como a expandir el intercambio de información y profundizar la cooperación en innovación de defensa”.

Prueba de un nuevo misil hipersónico

La Agencia federal de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA, en inglés) confirmó también hoy que, en colaboración con el fabricante Lockheed Martin, llevó a cabo el 5 de marzo un test de vuelo de un misil hipersónico HAWC.

Tras ser liberado del avión B-52 que lo transportó hasta el cielo, el proyectil fue impulsado por un turborreactor y se aceleró hasta superar cinco veces la velocidad del sonido por “un periodo de tiempo extendido”, indica la nota. DARPA explicó que el aparato llegó a altitudes superiores a los 65,000 pies (casi 20 kilómetros) y recorrió más de 300 millas náuticas (unos 555 kilómetros).

Se trata de la segunda vez que Estados Unidos prueba con éxito un misil hipersónico, después de septiembre pasado. DARPA detalló que este tipo de tecnología permite evadir las defensas del enemigo y atacar de forma rápida. “Su energía cinética puede destruir de forma efectiva objetivos incluso sin explosivos de alta potencia”, apunta la nota. En el presupuesto de defensa para el año fiscal 2023, que comienza en octubre, el Gobierno del presidente Joe Biden ha solicitado $7,200 millones de dólares para armas de largo alcance, lo que incluye misiles hipersónicos.

Rusia y China ya han probado este tipo de armamento

Rusia afirma que ha disparado en Ucrania misiles hipersónicos Kinzhal (Daga en ruso), de alta precisión, con un alcance de más de 2,000 kilómetros y una velocidad diez veces mayor que la del sonido. El ejército ruso ha anunciado además previamente que su sistema Avangard, todavía más avanzado, es capaz de volar 27 veces más rápido que la velocidad del sonido y realizar maniobras bruscas en su camino hacia un objetivo para esquivar el escudo antimisiles del enemigo. China habría también probado armamento hipersónico en octubre, así como recientemente Corea del Norte.

El embajador chino ante Naciones Unidas, Zhang Jun, dijo que el anuncio de AUKUS era echar leña al fuego. “Cualquiera que no quiera ver repetirse la crisis de Ucrania debe abstenerse de hacer cosas que puedan llevar a otras partes del mundo a una crisis como esta”, dijo Zhang a los periodistas. “Como dice el refrán chino: si no te gusta algo, no se lo impongas a los demás”.

lgc (efe/ap/cnn/rtr)