Proponen que beneficiarios de DACA y asilo puedan convertirse en policías en California

Esto sería posible si la medida SB 960 es hecha ley; solo quedarían por fuera los inmigrantes indocumentados

Los beneficiarios de DACA podrían ser policías si se aprueba la medida SB 960. (Getty Images)
Los beneficiarios de DACA podrían ser policías si se aprueba la medida SB 960. (Getty Images)
Foto: SANDY HUFFAKER / AFP / Getty Images

En California, uno de los requisitos para ser oficial de policía, es ser ciudadano o residente permanente, pero bajo un nuevo proyecto de ley, otros grupos de inmigrantes con un permiso de trabajo válido como los beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), del asilo y los refugiados, podrían también pasar a ser parte de las filas de las corporaciones policiacas.

Bajo la  medida SB 960 de la senadora demócrata de Santa Rosa, Nancy Skinner, cualquier inmigrante con un permiso de trabajo, podría calificar para convertirse en policía.

Solo quedarían por fuera los inmigrantes indocumentados.

“Esta medida solo permite que quienes viven aquí legalmente y tienen la capacidad legal para trabajar por medio de una visa, o una tarjeta de residente permanente puedan llegar a ser policías”, precisó la senadora Skinner.

Subrayó que la SB 960 alinearía a California con otros estados al remover el obstáculo que enfrentan las personas con autorización completa para trabajar como policías.

La propuesta de la senadora Skinner quiere diversificar las fuerzas policiacas en California. (Cortesía LAPD)

El pasado 22 de marzo pasado este proyecto de ley fue presentado durante la audiencia del Comité de Seguridad Pública del Senado, donde fue aprobado con 4 votos a favor y 1 en contra de de la senadora republicana de Yucaipa, Rosilicie Ochoa Bogh.

El análisis hecho por el Comité de Seguridad Pública indica que esta medida permitirá que quienes no son ciudadanos, pero tienen un permiso de trabajo válido para obtener empleo, puedan ser policías en California.

Entre las categorías de no ciudadanos con permiso de trabajo que se beneficiarían, figuran los asilados, refugiados y los individuos protegidos por el programa DACA.

Las leyes actuales prohíben a quienes no son ciudadanos, ser parte por ejemplo de la Patrulla de Caminos de California. El proyecto de ley de Skinner, si es convertido en ley por el gobernador, removería esa prohibición.

La medida es patrocinada por la Universidad de California, y es apoyada por la Asociación de Jefes de Policía de California y la Asociación de Defensores Públicos de California.

El siguiente paso legislativo es ser llevada a votación al pleno del Senado en aproximadamente un mes; y luego sería presentada para su voto en la Asamblea. Una vez que haya sido aprobada en las dos cámaras, sería envíada al escritorio del gobernador Gavin Newsom para su firma o veto.

Los policías en California incluyen a los policías de las ciudades, los de caminos, a los de los campus universitarios o escolares, a los de los puertos, los de libertad condicional y los de las prisiones.

LOS ANGELES, CA - FEBRUARY 07: Los Angeles Police Department officers are deployed around the police headquarters on February 7, 2013 in Los Angeles, California. A former Los Angeles police officer Christopher Jordan Dorner, 33, who had allegedly warned he would target law enforcement, is suspected of firing on two LAPD officers and ambushing two other officers, killing one. Dorner is also a suspect in two weekend killings of Monica Quan and Keith Lawrence who were found dead in a car inside a parking structure. (Photo by Kevork Djansezian/Getty Images)
LA SB 960 abriría las opciones a los beneficiarios de DACA y el asilo. (Getty Images)

El análisis del proyecto de ley indica que estas profesiones se encuentran en un cruce crítico entre la comunidad y la ley.

“En un estado donde la diversidad continúa creciendo, donde se hablan más de 220 idiomas, California necesita policías que puedan comunicarse efectivamente y relacionarse bien con su comunidad”, indica el análisis de la ley.

Skinner, la autora de la medida agregó que la SB 960 contribuirá a que las agencias de policía de California sean culturalmente más diversas.

En los últimos años, California ha abierto numerosos caminos para que los no ciudadanos ingresen a una multitud de carreras. 

Se han aprobado leyes que permiten que los residentes no ciudadanos puedan pagar la misma matricula de los residentes de California (AB 540 en 2001) en la Universidad de California (UC), la Universidad Estatal de California (CSU) y los colegios comunitarios; y obtener recibir licencias de conducir (AB 60 en 2013). 

Por otra parte, los inmigrantes indocumentados son elegibles para ser miembros de la Barra de Abogados de California, y si pasan sus exámenes, pueden ejercer como abogados bajo la ley AB 1024 de 2013; también pueden practicar la medicina como médicos o enfermeros y recibir licencias profesionales de 43 juntas y oficinas estatales bajo el Departamento de Asuntos del Consumidor, de acuerdo a la ley SB 1159 de 2016.

Sin embargo, hay una profesión que permanece fuera del alcance de los no ciudadanos en California: servir como agentes del orden público en las ciudades y comunidades donde crecieron.

Reacciones

El profesor Armando Vázquez Ramos, coordinador del California México Students Center, que ha llevado a cientos de estudiantes DACA a viajes de estudios a México, dijo que muchos beneficiarios de DACA, ni siquiera han considerado ser policías, por todas las barreras que existen a nivel federal y en el propio estado para que puedan serlo.

“Esta propuesta si se hace ley, sería un indicio de que empieza a ver la justicia que los dreamers han buscado por tantos años”.

Estefany Méndez, una joven DACA, que trabaja como productora de noticias para la televisión en inglés, dijo que esta medida va a proporcionar nuevas oportunidades a la comunidad inmigrante, especialmente a aquellos que han querido trabajar en el medio policiaco, pero no han podido por su estatus migratorio.

Consideró que va a beneficiar de la misma manera que lo han hecho las leyes que permiten que en California, los dreamers puedan practicar leyes y ser enfermeros y doctores. “Ha brindado miles de oportunidades. Gracias a DACA he podido hacer una carrera como periodista; y con el advance parole, he podido viajar a México a hacer coberturas”.

Recordó que a los DACA y a cualquier otro beneficiario de un permiso de trabajo, les revisan su historial criminal y deben pagar impuestos.

“Las reglas para los dreamers son más altas que para los nacidos en este país, que no valoran tanto el ser ciudadano como nosotros. Así que nos esforzamos por cumplirlas y trabajar dignamente”.

Ojalá, dice, que esta medida se haga ley, y se pudiera aplicar a nivel nacional.

Va a traer una nueva perspectiva a las agencias policiacas, en un momento que hay mucho desacuerdo por el exceso de fuerza y racismo. Pueden ayudar a restaurar la confianza entre las agencias policiacas y las comunidades que muchas veces viven en las sombras”.