Qué hacer si no encuentras leche de fórmula para bebés

Muchas madres siguen batallando para encontrar leche de fórmula para sus bebés. (Consumer Reports Cortesía)

Muchas madres siguen batallando para encontrar leche de fórmula para sus bebés. (Consumer Reports Cortesía) Crédito: Cortesía


Debido a los continuos problemas en la cadena de suministro y a una retirada de productos a principios de este año, encontrar leche de fórmula para bebés se ha convertido en un reto para muchos padres en todo el país. La administración del presidente Biden está tomando medidas para hacer frente a la escasez, incluyendo la reapertura de una planta de Michigan, que se cerró como parte de la retirada, y el aumento de las importaciones de fórmula internacional. El miércoles, el presidente Biden recurrió a la Ley de Producción de Defensa (Defense Protection Act) para impulsar la fabricación de leche de fórmula para bebés en los Estados Unidos.

Aunque se espera que la situación mejore muy pronto, dice el doctor Steven Abrams, profesor de pediatría de la Facultad de Medicina Dell de la Universidad de Texas en Austin, “no veremos desaparecer este problema inmediatamente”. Y hasta que la leche de fórmula esté más disponible, la falta de acceso puede estar afectando de forma desproporcionada a algunas familias, incluidas las personas de color y las de padres de bebés con necesidades nutricionales complejas.

Si no puedes encontrar la leche de fórmula que necesitas en Internet o en los negocios, hay algunas estrategias que pueden ayudarte a conseguir la manera de alimentar a tu bebé de forma segura hasta que la escasez disminuya. Aquí te damos algunas recomendaciones de los expertos.

Qué hacer: Prueba una marca diferente

Para los bebés que no nacieron prematuramente y no tienen necesidades médicas especiales, cambiar de marca es algo generalmente seguro.

“La marca de la tienda frente a la marca popular, por ejemplo, son básicamente iguales”, dice la doctora Amy B. Hair, directora del programa de nutrición neonatal del Texas Children’s Hospital. “Realmente no hay diferencia si se trata de una fórmula estándar para un bebé nacido a tiempo”. La mayoría de estas fórmulas son similares en cuanto a seguridad, sabor y nutrición, dice, salvo por algunos ingredientes adicionales que los bebés no necesitan realmente para su nutrición.

“La gran mayoría de los bebés tendrá un rango bastante amplio de tolerancia”, dice Abrams, quien también es ex presidente del Comité de Nutrición de la Academia Estadounidense de Pediatría.

Busca una fórmula lo más parecida posible a la que ya funciona para tu bebé. Algunas fórmulas de marca de la tienda dicen “lo más parecido a marca popular”, por ejemplo, dice Abrams.

Si no hay una marca de la tienda equivalente y tienes que cambiar entre dos marcas como Similac y Enfamil, puede que tengas que investigar más. En muchos estados, las oficinas del Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Infantes y Niños (WIC, por sus siglas en inglés), gestionado por el gobierno, publican listas de fórmulas equivalentes en sus sitios web. (Mira, por ejemplo, esta lista del Departamento de Salud de Minnesota.) En caso de duda, pregunta al médico de tu hijo cuál es la mejor equivalente.

Si vas a cambiar de marca y aún te queda algo de tu leche de fórmula habitual, Hair sugiere que empieces dando una de cada dos tomas con la nueva fórmula para facilitar la transición. Es posible que el bebé tarde uno o dos días en acostumbrarse; Abrams afirma que, dependiendo de la similitud entre la nueva fórmula y la anterior, el bebé puede notar una sutil diferencia de sabor o desarrollar un malestar estomacal y mostrarse inquieto. Si el malestar no desaparece después de unos días, habla con tu pediatra.

Qué hacer: Pregunta al pediatra sobre las muestras de leche artificial

La Academia Americana de Pediatría recomienda preguntar en la consulta del pediatra si tienen muestras de leche de fórmula disponibles. Algunos consultorios de ginecología y obstetricia también pueden tener muestras. Esto no es seguro, pero vale la pena intentarlo.

Si bien los representantes de la leche de fórmula a veces ayudan a los pediatras a encontrarla -y algunos consultorios pueden tener algunas latas adicionales si tú estás en apuros-, por lo general no las almacenan, dice Hair.

Qué hacer: Solicita una fórmula especial si la necesitas

La retirada de fórmulas de Abbott Nutrition en febrero incluía muchas fórmulas especiales, que se prescriben para algunos bebés con ciertas alergias u otras necesidades nutricionales o médicas.

Pero ante la creciente escasez, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) dijo en un comunicado de prensa del 10 de mayo que no se opondría a que Abbott entregara estas fórmulas “a las personas que necesitan suministros urgentes y vitales de ciertas fórmulas especiales y metabólicas, caso por caso”. Las fórmulas que se están poniendo a disposición “no estaban incluidas en la retirada de febrero”, según un comunicado de prensa de Abbott, y generalmente tendrán que ser pedidas especialmente por un pediatra.

“El beneficio de permitir el acceso a estos productos a los cuidadores, a través de sus proveedores de atención médica, podría ser más grande que el riesgo potencial de infección bacteriana”, dijo la FDA en un comunicado. Aquellos que habían estado confiando en las fórmulas especiales de Abbott, pueden hablar con el pediatra de su hijo para averiguar si pedir estos productos es una opción recomendable, dice un portavoz de la FDA a CR.

En general, el primer paso para los padres de los bebés que necesitan estas fórmulas y no las encuentran debe hablar con un pediatra para encontrar el equivalente más segura. A diferencia de las fórmulas más comunes, la distribución de ciertas fórmulas especiales se hace principalmente a través de pediatras y especialistas en pediatría, dice Abrams, así que ellos serán tu mejor recurso para encontrar lo que necesitas.

Qué hacer: Considera un poco de leche entera para los bebés mayores

Algunos bebés pueden empezar a comer purés, como los de avena o verduras, a partir de los cuatro meses de edad. Sin embargo, según Hair, alimentar a los bebés más pequeños con purés es más una forma de enseñarles a alimentarse mientras se desarrollan, que de proporcionarles nutrición.

“Sustituir la mayor parte de la leche materna o de fórmula ya a los cuatro o seis meses no les dará una nutrición completa”, dice. “Está bien para dar sabor y quizá un poco de nutrición, pero gran parte de la nutrición sigue viniendo de la leche”.

Dicho esto, la mayoría de los bebés pueden empezar a tomar leche de vaca y a comer principalmente alimentos sólidos alrededor del año de edad. Si tu bebé está a punto de cumplir un año y, en general, está sano, habla con tu pediatra sobre la posibilidad de cambiar la leche de fórmula por la de vaca, o al menos cambiar algunas raciones de fórmula por leche de vaca, sugiere la doctora Shweta S. Namjoshi, gastroenteróloga pediátrica y directora médica de rehabilitación intestinal y apoyo nutricional del Lucile Packard Children’s Hospital de Stanford.

Sin embargo, los recién nacidos y los bebés más pequeños deben tomar exclusivamente leche materna o de fórmula. “Los productos lácteos habituales, como la leche de vaca, o las alternativas como la leche de soja, cáñamo o almendras, no están diseñados con la cantidad adecuada de fuentes de nutrición importantes, como proteínas, hierro, calcio y vitaminas, que necesita un bebé menor de 6 meses”, señaló la Academia Estadounidense de Pediatría en un tuit en mayo.

Qué NO hacer: Comprar en línea la leche de fórmula importada

Normalmente, alrededor del 98% de la leche de fórmula para bebés que se consume en Estados Unidos se produce en el país, según la FDA. En respuesta a la escasez, la agencia dice que está trabajando para acelerar la revisión de algunas fórmulas importadas, cuyas importaciones ya han aumentado un 300% en comparación con el año pasado.

Pero, al menos por el momento, los expertos -incluida la Academia Estadounidense de Pediatría– aconsejan no comprar fórmulas en línea que sean importadas de otros países. “Las fórmulas extranjeras no están aprobadas por la FDA, y no siempre podemos garantizar el contenido nutricional o la seguridad alimentaria”, dice Namjoshi.

Además, suelen ser muy caras, dice Abrams.

Qué NO hacer: Dar “fórmulas para niños pequeños” a los bebés

Las bebidas para niños pequeños, a menudo comercializadas como “fórmula para niños pequeños” (toddler formula), no están reguladas de la misma manera que la fórmula para bebés, que debe cumplir estrictos requisitos nutricionales y de etiquetado establecidos por la FDA. “No hay regulaciones dedicadas a las bebidas para niños pequeños”, señalaron los investigadores en un artículo del año 2019 publicado en el American Journal of Law & Medicine. “Las bebidas para niños pequeños no están recomendadas por ninguna entidad de salud y cuestan más que la leche entera”.

Las fórmulas para niños pequeños también suelen ser más concentradas en calorías que las fórmulas para bebés, explica Namjoshi, lo que puede no ser seguro para los bebés menores de seis meses.

Qué NO hacer: Contar con leche materna donada

Algunos bancos de leche materna distribuyen leche pasteurizada, pero Hair dice que esos suelen atender a bebés prematuros que no pueden digerir la fórmula. A veces, dice Abrams, pueden ofrecer una cantidad limitada de leche materna a las familias que la necesitan, pero es costosa: calcula unos cuantos dólares por onza.

Hair desaconseja usar leche materna no pasteurizada y no testeada de otra persona como sustituto de la leche de fórmula, tanto si la compras por Internet como si la recoges en persona. Esta leche no está regulada por la FDA, así que no hay forma de garantizar su seguridad. Y existen riesgos potenciales: La leche materna puede transmitir infecciones como el VIH, por ejemplo.  Y “algunas están diluidas con leche de vaca del supermercado, que no es nutricionalmente apropiada para un recién nacido”, dice Hair.

Qué NO hacer: Diluir la fórmula para que dure más

Algunos padres compran fórmulas más calóricas (como las bebidas para niños pequeños) y las diluyen en casa, pero esa no es una opción segura. Tampoco es seguro diluir la leche de fórmula para intentar que dure más. Ambas cosas pueden provocar graves problemas de salud en los bebés. “Hemos visto a niños que terminan en la sala de urgencias”, dice Namjoshi.

En primer lugar, diluir la leche significa que “se está llenando el estómago del bebé con agua, no con nutrientes”, dice Abrams. En segundo lugar, el exceso de agua puede causar problemas peligrosos como el bajo nivel de sodio en la sangre, conocido como hiponatremia.

Qué NO hacer: Preparar tu propia fórmula (nunca)

No hagas caso a las recetas que puedan circular por Internet: Hacer tu propia fórmula nunca es una opción segura. Precisamente el año pasado, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) publicaron un informe sobre tres bebés que acabaron en urgencias “por síntomas relacionados con el consumo de una fórmula casera poco nutritiva”.

Según Namjoshi, la fórmula imita la leche materna con una combinación específica de proteínas, azúcares y grasas. Es difícil que las recetas caseras alcancen las mismas proporciones precisas necesarias para la salud y el desarrollo del niño. Además, las fórmulas caseras suelen incluir leche deshidratada, que podría provocar una reacción alérgica en los bebés alérgicos a la leche.

“Tal vez pienses que estás preparando la receta correcta, pero podría ser realmente insegura”, dice. También existe el riesgo de contaminación, dice Abrams.

Consumer Reports is an independent, nonprofit organization that works side by side with consumers to create a fairer, safer, and healthier world. CR does not endorse products or services, and does not accept advertising. Copyright © 2022, Consumer Reports, Inc.

Suscribite al boletín de Noticias

Recibe gratis las noticias más importantes diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain