La inolvidable persecución de O.J. Simpson a lo largo de la Interestatal 405 en Los Ángeles

Los espectadores de todo el país estaban pegados a sus pantallas de televisión el 17 de junio de 1994, viendo cómo una flota de coches de policía en blanco y negro persiguían a un Ford Bronco blanco a lo largo de la Interestatal 405 en Los Ángeles, California.

O.J. Simpson comparece ante el tribunal durante el segundo día de la selección del jurado para su juicio en el Centro de Justicia Regional del Condado de Clark el 9 de septiembre de 2008 en Las Vegas, Nevada.
O.J. Simpson comparece ante el tribunal durante el segundo día de la selección del jurado para su juicio en el Centro de Justicia Regional del Condado de Clark el 9 de septiembre de 2008 en Las Vegas, Nevada.
Foto: Ethan Miller / Getty Images

Dentro del Bronco se encuentra Orenthal James “OJ” Simpson, un ex jugador de fútbol profesional, actor y comentarista deportivo de quien la policía sospechaba que está involucrado en los recientes asesinatos de su ex esposa, Nicole Brown Simpson, y su amigo Ronald Goldman.

Los cuerpos de Brown Simpson y Goldman fueron encontrados afuera de su casa en el exclusivo vecindario de Brentwood en Los Ángeles poco después de la medianoche del 13 de junio de 1994.

En la escena del crimen se encontraron manchas de sangre que coincidían con el tipo de sangre de Simpson, y la estrella se había convertido en el foco de la atención de la Policía de Los Ángeles en la mañana del 17 de junio.

Cuando la policía llegó para arrestar a Simpson en la casa de su amigo y abogado, Robert Kardashian, descubrieron que Simpson se había escapado por la puerta trasera en un Ford Bronco blanco.

Después de una conferencia de prensa, en la que su abogado, Howard Shapiro, anunció que Simpson estaba angustiado y podría intentar suicidarse, el Departamento de Policía de Los Ángeles declaró oficialmente a la ex estrella del fútbol como fugitiva

Alrededor de las 7 p. m., la policía localizó al Bronco blanco al rastrear las llamadas realizadas desde el teléfono celular de Simpson. Se informó que Simpson estaba en el asiento trasero del vehículo, con una pistola en la cabeza. 

Con helicópteros de noticias siguiendo la lenta persecución desde arriba y cámaras transmitiendo los dramáticos eventos en vivo a millones de espectadores asombrados, vehículos del Departamento de Policía de Los Ángeles y la Patrulla de Carreteras de California persiguieron al Bronco durante aproximadamente una hora mientras viajaba a unas 35 millas por hora a lo largo de la I-405.

Finalmente, después de aproximadamente una hora, el Bronco se detuvo en la entrada de la casa de Simpson en Brentwood.

El juicio que siguió se apoderó de la nación, inspirando un escrutinio mediático sin precedentes junto con acalorados debates sobre la discriminación racial por parte de la policía. Aunque un jurado absolvió a Simpson de los cargos de asesinato en octubre de 1995, un juicio civil separado en 1997 lo declaró responsable de las muertes y le ordenó pagar $33,5 millones en daños a las familias Brown y Goldman.

En 2007, Simpson volvió a tener problemas legales cuando fue arrestado por irrumpir en una habitación de hotel de Las Vegas y llevarse recuerdos deportivos, que según él le habían sido robados, a punta de pistola. 

El 3 de octubre de 2008, fue declarado culpable de 12 cargos relacionados con el incidente, incluidos robo a mano armada y secuestro, y condenado a 33 años de prisión. Fue puesto en libertad en octubre de 2017. 

Seguir leyendo: