El Mayo Zambada, los hijos del Chapo y Caro Quintero se disputan la Ciudad de México desde 2020

Para estas organizaciones criminales, la capital mexicana es un punto central para la distribución de drogas hacia otras zonas del país, así como para Estados Unidos

Durante los últimos dos años, se ha logrado el arresto de 49 delincuentes relacionados a estos cárteles en la capital mexicana.
Durante los últimos dos años, se ha logrado el arresto de 49 delincuentes relacionados a estos cárteles en la capital mexicana.
Foto: @SSC_CDMX / Cortesía

Aunque las autoridades de la Ciudad de México se niegan a aceptar que los cárteles del narcotráfico se han asentado en la capital del país, la realidad podría ser otra, al menos desde hace un par de años.

Así lo revela un informe de inteligencia elaborado por la Secretaría de Seguridad Ciudadana, con base en datos de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Y es que, de acuerdo con este documento al que el diario El Universal tuvo acceso, diversas células del Cártel de Sinaloa, así como del Cártel de Caborca, mantienen una lucha por la Ciudad de México desde 2020.

El informe señala que la zona es de gran interés para las facciones lideradas por Ismael El Mayo Zambada, los hijos del Chapo Guzmán y Rafael Caro Quintero, no sólo para actividades financieras o de trasiego de droga, sino para la distribución y venta, principalmente de cocaína.

En el reporte se detalla que, durante los últimos dos años, se ha logrado el arresto de 49 delincuentes relacionados a estos cárteles en la capital mexicana, que van desde jefes de células, operadores financieros y distribuidores de droga con una importante jerarquía.

De igual forma, en el análisis se hace referencia a que la postura de la administración pasada, en torno a que en la Ciudad de México no había delincuencia organizada, resultó contraproducente, pues negar su presencia “fueron alicientes importantes para su crecimiento”.

Un ejemplo de la presencia de estos cárteles, es la balacera ocurrida hace unos días en la comunidad de Topilejo, en las inmediaciones de la capital, en donde decenas de policías se enfrentaron a un grupo de sicarios ligados al grupo de Ovidio Guzmán, alias “El Ratón” e hijo del Chapo Guzmán.

Pero este no ha sido el único hecho registrado en la Ciudad de México, pues en junio de 2020 fue asesinado en una habitación del Hotel Intercontinental, en la zona de Santa Fe, Juan Antonio Valenzuela Ortiz, miembro del Cártel de Sinaloa que traficaba droga en Tijuana, Guadalajara, Ciudad de México y Los Ángeles, California.

Tras darse a conocer el crimen, autoridades identificaron a la víctima como sobrino de Luis Gabriel Valenzuela y/o Julián Grimaldi Paredes, presunto operador logístico de El Mayo Zambada.

Unos meses después, en enero de 2021, se volcó una camioneta blanca en una importante avenida de la capital, la cual transportaba 1,200 kilogramos de cocaína. Autoridades federales atribuyeron que el cargamento pertenecía a Rafael Caro Quintero.

Por último, el análisis concluye que, para estas organizaciones criminales, la Ciudad de México es vista como un punto neurálgico donde todo confluye, apto para manejar un mercado de consumo bastante lucrativo, y además es identificado como un punto central para la distribución de drogas hacia otras zonas del país, así como para Estados Unidos.

También te puede interesar:
Lucio Rodríguez, el escurridizo amigo de Caro Quintero que está en la mira de EE.UU.
El juez que frenó extradición de Caro Quintero, ahora declinó seguir el caso.