Era inocente: un hombre fue sentenciado a muerte, tras ser culpado de violar y asesinar a una niña de 9 años

La muerte violenta de una niña de 9 años crea indignación en Maryland, pero la justicia no llegó y lamentablemente, la familia de la víctima no fueron los únicos en sufrir a causa de este terrible crimen.

Kirk Bloodsworth (52) muestra una foto de sí mismo durante el momento de su arresto durante una entrevista en su apartamento en Mount Rainier, Maryland, el 26 de septiembre de 2012.

Kirk Bloodsworth (52) muestra una foto de sí mismo durante el momento de su arresto durante una entrevista en su apartamento en Mount Rainier, Maryland, el 26 de septiembre de 2012. Crédito: MLADEN ANTONOV | AFP / Getty Images

El cuerpo de la niña Dawn Hamilton, de 9 años, se encontró en una zona boscosa de Rosedale, Maryland, cerca de su casa, había sido violada y golpeada hasta la muerte con una piedra

Después de que los testigos vieron a un hombre sospechoso en el área de la escena del crimen, se publicó un sketch policial en la televisión y en los periódicos. Dos semanas después, una persona anónima identificó a Kirk Bloodsworth, un ex marine de 23 años, como el hombre del boceto. 

Bloodsworth, que había estado en Baltimore (que está cerca de Rosedale) en el momento del asesinato de Hamilton, regresó más tarde a su casa en Cambridge y les dijo a sus amigos que había hecho algo que dañaría su matrimonio.

Los fiscales, con poca evidencia aparte de esta, acusaron a Bloodsworth de asesinato. Durante el juicio de 1985, la defensa presentó varios testigos que dijeron que estaban con el acusado en el momento del asesinato. Sin tener en cuenta su coartada, el jurado lo condenó y lo envió al corredor de la muerte.

Durante los siguientes siete años, Bloodsworth mantuvo su inocencia mientras estaba en prisión. Mientras tanto, las pruebas forenses de ADN habían mejorado. 

Kirk Bloodsworth es el primer estadounidense condenado a muerte que fue exonerada por huellas dactilares de ADN, aunque su sentencia de muerte ya había sido conmutada por dos cadenas perpetuas consecutivas, cuando su exoneración basada en evidencia de ADN estaba en proceso. Bloodsworth fue condenado en 1985 por asalto sexual, violación y asesinato premeditado en primer grado por la violación y asesinato de una niña de nueve años y fue liberado en 1993. (MLADEN ANTONOV/AFP via Getty Images)

En la ropa interior de Dawn Hamilton, la policía tenía una mancha de semen, más pequeña que una moneda de diez centavos, y la ciencia finalmente había progresado hasta el punto en que esta pequeña cantidad de evidencia física podía ser probada. Cuando finalmente se concedió permiso a los abogados de Bloodsworth para analizar la mancha de semen, Forensic Science Associates, un laboratorio privado de California, descubrió que no coincidía con el ADN de Bloodsworth.

Después de que el laboratorio criminalístico del FBI confirmara esta prueba, los fiscales del condado de Baltimore no tuvieron más remedio que liberar a Bloodsworth (pero se negaron deliberadamente a disculparse). 

El 28 de junio de 1993, nueve años después de ir a la cárcel por primera vez, Kirk Bloodsworth fue puesto en libertad. Fue indultado oficialmente más adelante en el año.

Seguir leyendo:

Suscribite al boletín de Noticias

Recibe gratis las noticias más importantes diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain