Mujer israelí afirma haber sido atacada a golpes por un agente del Servicio Secreto de EE.UU. antes de la visita de Biden

Tamar Ben-Haim, de 30 años, caminaba por una calle de Jerusalén, cuando fue atacada a golpes sin provocación por un agente del Servicio Secreto de Estados Unidos antes de la visita de Biden a ese país y su reclamo ha sido ignorado

Joe Biden se dirige a abordar el Air Force One antes de partir del aeropuerto Ben Gurion de Israel el 15 de julio.
Joe Biden se dirige a abordar el Air Force One antes de partir del aeropuerto Ben Gurion de Israel el 15 de julio.
Foto: MANDEL NGAN / AFP / Getty Images

Una mujer israelí acusó a un agente del Servicio Secreto de Estados Unidos de haberla agredido a puñetazos antes de la visita del presidente Joe Biden a ese país a principios de este mes, y que las autoridades no han hecho nada para llevar a su presunto atacante ante la justicia.

Tamar Ben-Haim, de 30 años, le dijo a Fox News que caminaba hacia su casa por una calle concurrida en un barrio residencial de Jerusalén cuando un “hombre corpulento” se le acercó y comenzó a golpearla en un ataque no provocado justo después de la medianoche una semana antes de la visita de Biden.

El hombre la golpeó en el pecho “una y otra vez”, dijo. Se sintió como un “saco de boxeo” y se aterrorizó aún más cuando vio el arma del hombre.

“Estaba en estado de shock total”, dijo al medio de comunicación, rompiendo a llorar. “Era tan fuerte… ni siquiera podía intentar defenderme. En mi cabeza, estaba pensando: ‘No sobrevivirás a esto. Este es el final de tu vida’”.

Durante el ataque, dijo, escuchó a otro transeúnte armado gritarle al hombre en inglés de una manera que sugería que los dos se conocían.

Sacó a su atacante de encima y ella echó a correr calle abajo, deteniéndose para tomar dos fotos de los hombres, mientras llamaba a la policía israelí.

Le proporcionó las fotos a la policía, pero nunca supo de ellos durante los siguientes tres días mientras se recuperaba en la cama, con demasiado dolor para moverse.

Una semana antes del viaje de Biden a Israel, el Servicio Secreto confirmó al diario New York Post que se que un empleado estaba “presuntamente involucrado en un encuentro físico” afuera de un bar y había sido enviado de regreso a Estados Unidos.

“El empleado fue detenido brevemente e interrogado por la policía israelí, que lo puso en libertad sin cargos. El empleado ha regresado a Estados Unidos”, dijo la agencia en un comunicado.

El acceso del empleado a los sistemas e instalaciones del Servicio Secreto también se suspendió en espera de una mayor investigación.

Ben-Haim no supo quién era su atacante hasta que el canal de televisión israelí Arutz la llamó y le pidió una entrevista. La estación le dijo que ambos hombres eran miembros del equipo del Servicio Secreto de Biden.

Su presunto atacante es parte del Equipo de Contraataque del Servicio Secreto, según la red israelí. La estación obtuvo imágenes de vigilancia que mostraban al agente saliendo de un bar del área momentos antes del encuentro.

“Cuando escuché quién era, sentí más ira, más dolor”, dijo Ben-Haim. “Él no es una persona sin hogar de la calle. Es un peleador entrenado”.

Ella no recordaba haber olido alcohol en su aliento, pero dijo que estaba tropezando mientras se alejaba de la escena.

Desde el ataque, los funcionarios israelíes le dijeron que el sospechoso había abandonado el país y que los funcionarios estadounidenses no se habían puesto en contacto con la víctima y, según ella, están tratando de “barrer esto debajo de la alfombra”.

“Este no es alguien de un país del Tercer Mundo. Estados Unidos es el ejemplo del mundo y trabaja para el presidente”, dijo a Fox. “Simplemente lo enviaron de regreso a donde vino como si nada hubiera pasado, y esperan que siga con mi vida”.

Ben-Haim todavía se está recuperando del traumático incidente y recibió radiografías en su pecho. Ella está sopesando sus opciones legales y puede solicitar una visa acelerada para quedarse y recuperarse con familiares en Estados Unidos antes de tomar una decisión.