¿Cuándo apareció el ‘calentamiento global’?

Los científicos comenzaron a estudiar el cambio climático hace 200 años, pero la mayoría de los eventos y descubrimientos que han dado lugar a conversaciones sobre la temperatura del planeta se produjeron en años más recientes

Los científicos han predicho durante mucho tiempo que una de las principales consecuencias del calentamiento global sería un aumento en la cantidad y la gravedad de los fenómenos meteorológicos extremos.
Los científicos han predicho durante mucho tiempo que una de las principales consecuencias del calentamiento global sería un aumento en la cantidad y la gravedad de los fenómenos meteorológicos extremos.
Foto: ANGELOS TZORTZINIS / AFP / Getty Images

El término “calentamiento global” apareció impreso por primera vez el 8 de agosto de 1975, con la publicación del artículo de Wallace Smith Broecker “Cambio climático: ¿Estamos al borde de un calentamiento global pronunciado?”, en la revista Ciencia  

Cinco años antes, en 1970, Broecker, un investigador del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia, publicó un estudio de núcleos de sedimentos oceánicos que reveló que la Edad de Hielo había visto transiciones rápidas en su clima, con capas de hielo que tardaron decenas de miles de años en transformarse, en temperaturas bajo cero, seguidas de períodos cálidos repentinos que derritieron el hielo.

Broecker se basó en este descubrimiento en su artículo de 1975, que planteó la hipótesis de que las rápidas fluctuaciones de la Edad de Hielo habían sido causadas por cambios en la “circulación termohalina”: las corrientes oceánicas y los sistemas de viento que mueven el calor desde el ecuador hacia el norte hacia los polos y transportan agua fría hacia el ecuador. 

Más tarde, este investigador lo llamó el “Gran transportador oceánico”, él creía que los cambios rápidos en el clima eran posibles una vez más si esta cinta transportadora se cambiaba o se “apagaba”.

Broecker argumentó que había un escenario cada vez más probable para que esto sucediera: el aumento continuo del contenido de dióxido de carbono atmosférico creado por las emisiones de combustibles fósiles pronto comenzaría a calentar el planeta, calentando a su vez las aguas superficiales del océano y derritiendo el hielo en agua dulce. 

Este evento reduciría la densidad de las aguas, evitando así que el agua fría se hunda, alterando las corrientes oceánicas y cerrando efectivamente la cinta transportadora. Si eso sucediera, postuló, Europa se enfriaría como lo hizo durante la Edad de Hielo. 

El efecto más perturbador vendría de impredecibles “parpadeos intermitentes” en la temperatura global. Como dijo Broecker en 1998, “el sistema climático es una bestia enojada y lo estamos pinchando con palos”.

Su evaluación de las tendencias del calentamiento global sigue siendo relevante hoy. En 2017, una publicación de la Universidad de Columbia descubrió que a medida que el planeta se calentaba, el agua dulce ingresaba a los océanos a un ritmo mayor. 

Seguir leyendo: