Vanessa Bryant rompió en llanto en el primer día del juicio contra el Condado de Los Ángeles por la toma y difusión de fotos de los restos de Kobe y Gianna

Reportes indican que la viuda del astro del baloncesto derramó lágrimas durante los alegatos de su abogado, quien dijo que eran “imágenes de cuerpos destrozados, primeros planos de extremidades y carne quemada” que tomaron y difundieron los socorristas “para reírse como si fueran souvenirs”

Vanessa y Kobe Bryant posando con sus hijos en el 2017.
Vanessa y Kobe Bryant posando con sus hijos en el 2017.
Foto: Getty Images

Este miércoles inició el juicio en el Tribunal de Distrito por la demanda que Vanessa Bryant presentó en contra del Condado de Los Ángeles a causa de unas imágenes “macabras” que tomaron y difundieron ocho integrantes del Departamento del Sheriff de LA tras el accidente en el que perdieron la vida Kobe Bryant y su hija Gianna.

De acuerdo con TMZ, la viuda de Kobe no logró contener las lágrimas mientras su abogado declaraba. El mismo medio informó que el gerente general de los Lakers, Rob Pelinka, también luchó para contener las lágrimas mientras subía al estrado para ahondar sobre su relación con el jugador. Su testimonio fue que “ser amigo de Kobe era como ser amigo de un superhéroe”.

El gerente general agregó que la noticia del accidente la recibió en la iglesia, por lo que se apresuró a encontrarse con Vanessa en el aeropuerto John Wayne, de donde partió originalmente el helicóptero en el que se accidentaron el basquetbolista y su hija. Reveló que las autoridades los llevaron a los dos al lugar del accidente, donde luego le prometió a la afligida esposa que el área se mantendría privada y segura. Ahora teme que las imágenes puedan hacer daño a las hijas sobrevivientes de “Black Mamba”.

Por su parte, Luis Li, el abogado de Vanessa, describió las siniestras fotos como “imágenes de cuerpos destrozados, primeros planos de extremidades y carne quemada” y denunció ante el tribunal que las imágenes fueron compartidas repetidamente con personas que no tenían absolutamente ninguna razón para recibir esas fotografías. “Sacaron las fotos para reírse como si fueran souvenirs. Se distribuyeron en al menos 28 dispositivos del Departamento del Sheriff”, acotó.

Al respecto, los abogados del Condado de Los Ángeles no negaron que se tomaron las fotos, pero insistieron en que nunca se hicieron públicas y argumentaron que ya han sido eliminadas, por lo que consideran que es una demanda basada en puras especulaciones. Mira Hashmall, representante en el litigio civil, sostuvo que el caso giraba en torno al tema de la difusión pública. “Desde el momento del accidente hasta ahora, el Condado ha trabajado incansablemente para evitar que las fotos del lugar del accidente sean de dominio público”, manifestó. “Más de dos años y medio después, no ha aparecido ninguna foto del condado en los medios, no se puede encontrar ninguna en línea y los demandantes admiten que nunca las han visto”.

Además de una compensación económica por daños y perjuicios, lo que buscan los Bryant es que las imágenes capturadas ese día se eliminen definitivamente, ya que la familia vive “con el temor de que algún día se enfrenten a imágenes horribles de sus seres queridos online”.

Cabe recordar que, en este sentido, el Condado de Los Ángeles llegó a un arreglo en el 2020 con las familias de Christine Mauser y Keri, John y Alyssa Altobelli, otras cuatro víctimas del mismo accidente de helicóptero, cuyas familias recibieron $2.5 millones de dólares por el intercambio no autorizado de las fotos del accidente. Esto ni siquiera llegó a juicio por el acuerdo que hubo entre ambas partes.

También puede interesarte: