Activistas piden que la ley contra el acoso de los inquilinos en Los Ángeles sea implementada

Dos inquilinos dieron su testimonio de acoso por parte de sus arrendatarios mientras que por falta de financiación la ordenanza aprobada el año pasado no ha tomado efecto

Dagoberto Martínez enfrenta acoso por parte de su arrendataria. (Jacqueline García/La Opinión)
Dagoberto Martínez enfrenta acoso por parte de su arrendataria. (Jacqueline García/La Opinión)
Foto: Jacqueline García/La Opinión / Impremedia

El jueves por la mañana un grupo de inquilinos acompañados de estudiantes activistas del colegio Occidental se reunieron frente a la vivienda de un inquilino quien acusa a su arrendataria de acoso.

El grupo indicó que este es un claro ejemplo por el cual la ciudad de Los Ángeles debe implementar la Ordenanza contra el Acoso de Inquilinos (TAHO) que fue aprobada el año pasado pero hasta ahora no ha podido ser utilizada por supuestamente no tener fondos.

Dagoberto Martínez dijo que desde hace cinco años renta una recámara en una casa localizada en el 4115 S. Van Ness Ave en el sur de Los Ángeles.

“Le pago a la dueña $770 por la recámara, pero  $50 son extra porque tengo unas plantas y dice que es para pagar el agua”, explicó Martínez.

El problema comenzó a principios del año cuando Martínez fue operado a causa de un aneurisma y le pidió a la dueña, identificada como Lucia Trejo, mediante una carta notarizada que guardara a sus perros cuando alguien llegara a dejarle comida u otras necesidades para su recuperación.

La dueña no solamente se negó a ayudar en la recuperación de Martínez pero también le cerró el acceso a la cocina de la casa, la cual era compartida para que él pudiera cocinar sus alimentos. Adicionalmente el baño que estaba descompuesto tomó tres meses para que lo arreglaran.  

“En mi cuarto yo solo tengo un horno de aire [air fryer] pero eso no me ayuda mucho y tengo que estar comprando comida lo cual sale muy caro”, dijo Martínez. “Tampoco quieren que nadie venga a visitarme. El problema es que voy a ser operado nuevamente y que voy a hacer si no tengo a nadie que pueda venir a visitarme para darme ayuda”.

María Briones enfrenta acoso por parte de su arrendataria.

Miembros de la organización pro-inquilinos Alliance of Californians for Community Empowerment-Los Ángeles (ACCE) indicaron que la ley de la ciudad anti- acoso es débil e ineficaz debido a la falta de aplicación por parte de las autoridades.

El 23 de junio de 2021, el ayuntamiento de Los Ángeles adoptó la ley TAHO que prohíbe a los propietarios acosar a los inquilinos con acciones como eliminar los servicios de vivienda, retener reparaciones o negarse a aceptar pagos de alquiler.

Los participantes en la protesta exigieron que el Departamento de Vivienda y el fiscal de la ciudad, Mike Feuer, actúen de inmediato para detener a los propietarios “abusivos” como Trejo y responsabilizarlos bajo una ley más estricta contra el acoso.

Los manifestantes dijeron que es ilógico que se quiera implementar una ordenanza cuando no hay fondos para hacerlo. Y agregaron, que no hay interés por parte de la ciudad ya que cuando hay interés encuentran los fondos.

Esto lleva a graves consecuencias principalmente cuando hay niños, enfermos y ancianos que se ven obligados a dejar sus hogares. Los manifestantes dijeron que es importante que haya una línea telefónica para llamar y reportar el acoso.

Adicionalmente pidieron al ayuntamiento que agregue tres enmiendas a la ordenanza que no estaban incluidas cuando fue aprobada en junio del 2021. Estas incluyen que la ciudad de Los Ángeles notifique a los propietarios que la ley está en vigor, que se ponga la carga de pruebas en los propietarios, no en los inquilinos y se declare que los inquilinos que prevalezcan en el tribunal “deberán”, en lugar de “podrán”, recibir honorarios de abogados, daños compensatorios y otras reparaciones

Los líderes de inquilinos de ACCE-Los Ángeles también están pidiendo a la presidenta del consejo, Nury Martínez, que les prometa que las enmiendas se agregarán una vez que el Departamento de Vivienda publique su informe sobre la ordenanza contra el acoso en las próximas semanas.

Más inquilinos enfrentando la misma situación

En la protesta también estaba la señora María Briones, de  66 años, quien dijo que también renta un cuarto con su hermano que esta discapacitado en otra casa en la misma área que Martínez. La dueña ha estado acosando a los hermanos Briones después que María se negó a ponerla como persona que la cuida para que recibiera un pago por parte del gobierno.

“Durante la pandemia me decía que me fuera a la calle y que me comprara una carpa para vivir ahí afuera”, dijo María. “Desde enero que no me entrega mi correspondencia y esta incluía ayuda para poder pagar mi renta”.

Los inquilinos dijeron que le han pedido en múltiples ocasiones al concejal Marqueece Harris-Dawson, representante del área, que ayude a implementar la ley TAHO pero lo único que recibieron de él fue una promesa que un representante estaría en la protesta el jueves. No hubo ningún representante.

La Opinión intentó obtener un comentario por parte del concejal Harris-Dawson al respecto pero al cierre de esta edición no hubo respuesta.

La Opinión también intentó obtener un comentario por parte de la señora Trejo pero al cierre de esta edición no hubo respuesta.

ACCE-Los Ángeles anima a cualquier inquilino que se enfrente a problemas en sus viviendas que obtengan asesoramiento llamando al 1-888-428-7615.