Las mujeres fanáticas del ‘Tri’ se levantaron muy temprano para apoyar a la selección

Para algunas es seguir una tradición, les trae gratos recuerdos y otras hasta compararon a la selección mexicana con un hombre, “que te maltrata, pero siempre regresas”

Paulina López y Bricia Lopez (frente y centro) disfrutaron con sus amigas la Copa Mundial. (Jacqueline García/La Opinión)
Paulina López y Bricia Lopez (frente y centro) disfrutaron con sus amigas la Copa Mundial. (Jacqueline García/La Opinión)
Foto: Jacqueline García/La Opinión / Impremedia

El martes desde las 5 de la mañana comenzó a hacerse la línea para entrar al restaurante la Guelaguetza de Los Ángeles y presenciar el debut de México en la Copa Mundial 2022. Y como ya es costumbre desde hace años, la fanaticada femenina continúa creciendo para echar porras a los jugadores.

Entre las fanáticas de hueso colorado estaba Ana Lucia Peraza, quien dijo que se levantó tempranito para poder llegar al restaurante. Orgullosamente mexicana, la joven enfatizó que se considera aún más fanática que su propio novio ya que ella lo tuvo que despertar para ir al restaurante.

“Me siento super emocionada, hasta siento que me convierto en otra, brinco, lloro y me da mucha emoción desde que cantan el himno nacional hasta que suena el último silbatazo”, dijo Peraza.

Contó que un día antes también se levantó a las 4:30 de la mañana para ir a ver el partido de Inglaterra contra Irán. Aseguró que estará en primera línea en todos los partidos que pueda.

A pocas mesas de distancia estaba Jacqueline Alvarado, quien llegó junto a su esposo. Ella dijo que este evento es una tradición desde hace muchos años que comenzó primero con su padre y ahora con su esposo Luis Alvarado.  

“Para mi papá yo era como el niño que aún no tenía. Como la hija mayor siempre me llevaba a los juegos y por eso me acostumbré y me gustan los deportes”, contó la seguidora quien ese mismo día estaba de cumpleaños.

Jacqueline Alvarado (d) cons u esposo y amigos. (Jacqueline García/La Opinión)

Luis dijo que está muy contento de que su esposa disfrute el deporte mundial con él. La pareja contó que llegó alrededor de las 6 de la mañana para poder tener acceso a una mesa dentro del restaurante.

Yesenia Aranda llegó acompañada de un amigo y aunque no le tocó mesa, si tuvo un buen lugar en la barra del restaurante. La joven dijo que ella comenzó a ver el fútbol desde pequeña ya que su padre ha sido fanático desde hace mucho tiempo. 

“Ahora es mucho más emocionante”, subraya Aranda. “Como ya estoy grande ya sé más del juego; además he ido a México y se siente más real. Antes lo veía por mi papá, ahora lo veo por mí”.

La fanática quien es México-estadounidense dijo que su otro equipo favorito es Estados Unidos y sus porras van para ambos equipos.

Trabajando y apoyando a la selección

Bricia López, co-propietaria de La Guelaguetza, dijo que ella siempre ha visto y se junta con mujeres apasionadas por el fútbol. Graciosamente comparó a la selección mexicana con un “hombre que te maltrata, pero siempre regresas” porque ya no sabe qué esperar.

“Estoy con mucha emoción y esperanza”, dijo Bricia. “Pero yo me vengo a divertir, a estar con mexicanos. Hay mucha emoción y toda la gente que está aquí son súper apasionados”.

Bricia explicó que empezaron a prepararse para abrir el restaurante desde las 5 de la mañana para que sus fanáticos disfrutaran en una de las aproximadamente 12 pantallas y proyectores que tenían adentro y afuera.

Los fanaticos llegaron a La Guelaguetza para ver el debut de México. (Jacqueline García/La Opinión)

Su hermana Paulina López añadió que estaba feliz ya que habían estado esperando este evento. La Guelaguetza es considerado el lugar para ver la Copa Mundial cada cuatro años.

“Todo este lugar se mueve en uno solo, la gente está parada o sentada gritando y brincando”, dijo Paulina. “Creo que es un momento que nos conecta a pesar de que estamos tan lejos, el ver a tanta gente aquí y celebrar juntos”.

Paulina dijo que ella se despertó desde las 4 de la mañana para alistarse y llegar a disfrutar con sus clientes la pasión por el fútbol.

Añadió que este es un evento imperdible ya que le trae muy buenos recuerdos de niña cuando en su natal Oaxaca, México, veía a sus tíos jugar fútbol los domingos. Después su hermano siguió con la pasión y ahora sus hijas también juegan fútbol.

“Es parte de nuestra identidad y es una emoción que se siente cada cuatro años. Esa esperanza de saber hasta dónde vamos a llegar”, recalcó Paulina.

Yesenia Aranda llegó a ver el partido con un amigo. (Jacqueline García/La Opinión)

El partido

En el encuentro no hubo ganador, pero como el portero mexicano atajó un penalti de Polonia, que hubiera significado la derrota, el héroe del partido y particularmente para las jóvenes fanáticas fue Guillermo Ochoa, el guardameta del Tri.

En las redes sociales el ambiente era tal que después de la atajada de Ochoa una fanática inmediatamente tuiteó: “Mi próximo hijo se llamará Memo”.

La Guelaguetza estará pasando todos los partidos de México en vivo. No se necesitan reservaciones para entrar.

La Guelaguetza está localizada en el 3014 W Olympic Blvd, Los Angeles, CA.