Trabajadores se oponen a la fusión de los supermercados Albertsons y Kroger

Los empleados dijeron que esto afectaría sus salarios, sus beneficios y hasta los precios para los clientes

Trabajadores protestan y piden no fusionar los supermercados.
Trabajadores protestan y piden no fusionar los supermercados.
Foto: Cortesía / Cortesía

Miles de trabajadores de las compañías Albertsons y Kroger por toda la nación se oponen a la unión de las dos empresas asegurando que esto podría afectar severamente a productores, trabajadores y clientes.

Los líderes de seis sindicatos de la United Food and Commercial Workers (UFCW) llegaron hasta Washington D.C para pedir a los reguladores federales a que se opongan a la consolidación de las dos cadenas de supermercados más grandes del país antes de la audiencia del subcomité judicial del senado. El subcomité estaba pautado para discutir la propuesta el mismo martes por la tarde.

Faye Guenther, presidenta del UFCW Local 3000, representa a trabajadores de Washington, Oregon y Idaho, dijo que los trabajadores están preocupados por la fusión propuesta y el pago de dividendos porque impacta directamente sus vidas, sus familias y sus comunidades locales.

A los trabajadores les preocupa que la fusión se convierta en una amenaza para los consumidores porque reducirá la competencia y aumentará los precios.

 “También nos oponemos al pago de dividendos propuesto porque tomaría $4,000 millones en efectivo de Albertsons y se los daría a unos pocos ricos selectos, incluyendo dos grupos de capital privado”.

Agregó que ese dinero se puede utilizar de mejor forma haciendo que Albertsons sea más fuerte al proveer precios más bajos para los consumidores, inversiones para la seguridad de la tienda, mejores salarios y beneficios más altos para reclutar y retener a los empleados esenciales.

Guenther indicó que cuando se enteraron de la propuesta, los sindicatos locales de UFCW se organizaron comunicándose con sus funcionarios electos, así como con sus reguladores locales y federales.

“En el estado de Washington nos comunicamos con nuestro fiscal general y un tribunal local emitió una orden de restricción temporal sobre el pago de dividendos de $4 mil millones que permanecerá vigente hasta nuestra próxima audiencia programada en el condado de King, Washington, el 9 de diciembre”, dijo Guenther.

Los representantes aseguraron que esperan que las dos compañías tengan éxito pero como entidades separadas.

Temerosos de perder

Trabajadores como Andrés Becerril aseguraron que disfrutan de su trabajo y la comunicación con sus clientes.

“Quiero tomarme un minuto para recordarle a la audiencia aquí en Washington que, como yo, cientos de miles de trabajadores esenciales de primera línea pasan la mayor parte de nuestras vidas en las tiendas ayudando a las familias a poner comida en la mesa, independientemente de las circunstancias durante los desastres naturales, frente a de tiroteos activos, y por supuesto durante la pandemia”, dijo Becerril.

Aseguró que durante los últimos años, muchos trabajadores sacrificaron su salud y familias para realizar sus trabajos.

“Es por este sacrificio que estoy aquí hoy. Estoy defendiendo a mis compañeros trabajadores esenciales de supermercados que son héroes y cuyos medios de subsistencia ahora están siendo amenazados por este programa propuesto de $25 mil millones”, dijo Becerril.

“La fusión crearía un efecto dominó para potencialmente decenas de miles de empleados de supermercados y sus familias; salarios y beneficios perdidos como planes de pensiones ganados con esfuerzo, cobertura de atención médica pérdida y precios más altos de comestibles”.

El efecto también afectará a los proveedores ya que la nueva “mega compañía” se encargará de vigilar los precios de anaquel sin competencia. Los comerciantes principales Albertsons, Kroger y Walmart combinados controlarán el 70% o más del mercado en 160 ciudades de Estados Unidos y no habrá competencia.

En una carta a la Comisión Federal de Comercio (FTC), más de dos docenas de expertos antimonopolios y locales sindicales que representan a trabajadores de Albertsons denunciaron el dividendo como “nada menos que un saqueo de la compañía” y un descarado intento de desestabilizar a la compañía antes de la revisión regulatoria de la consolidación.

El Fiscal General del estado de Washington, Bob Ferguson, interpuso una demanda en una corte estatal buscando detener el pago de dividendos y fue concedida una orden de restricción temporal hasta el 9 de diciembre, o hasta que el caso pueda tener una audiencia completa bajo criterios antimonopolio.

Los líderes recibieron el apoyo del senador Bernie Sanders, quien pese a que no habló durante la conferencia se reunió con ellos en privado.