Así sigue la polémica del Tren Maya en México

La obra que busca dejar empleo en la región tan rica en biodiversidad como pobre en la población ha sido muy polémica entre denuncias de científicos y ambientalistas por el impacto ambiental

AMLO explica ruta del Tren Maya, una de las obras emblemáticas de su gobierno.

AMLO explica ruta del Tren Maya, una de las obras emblemáticas de su gobierno. Crédito: Agencia Reforma

MEXICO.- El gobierno mexicano busca convencer a la ciudadanía de que está haciendo bien las cosas. Que si bien ha pasado por arriba de cenotes y ha roto la selva; ha alterado el hábitat de cientos de especies de peces de agua dulce y otras en peligro de extinción, también abre el paso para el desarrollo económico con el Tren Maya.

En la más reciente apuesta por mejorar la percepción de la obra estelar de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, inauguró este fin de semana una peculiar exposición en el Centro Cultural Los Pinos de la Ciudad de México que estará abierta al público hasta el 12 de marzo.

La llamó “Expo Tren Maya” y va con todo para explicar por qué construye 1,500 de kilómetros de vías de tren en el sureste, pulmón del país y Latinoamérica, con una inversión de 20 millones de dólares con el fin de llevar a  millones de turistas anualmente a 40 municipios de los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

Conciertos con la Orquesta Escuela Carlos Chávez y el Coro Sinfónico, del Sistema Nacional de Fomento Musical, que  interpretan La noche de los mayas, de Silvestre Revueltas, a lado de  selecciones de la Suite Cuadros de una exposición, de Modest Mussorgsky.

Puestas en escena de Emilio Carballido por el Laboratorio de Teatro Campesino e Indígena de X’ocen y mucha comida junto a exhibiciones de cerámicas y testimonios de la evolución de la región maya durante más de un milenio (50 a.C.-1050 d.C).

Entre ellas, la Estela 18, descubierta en octubre de 2022, en Uxmal, Yucatán, y vasijas como una olla con vertedera y un cajete, del periodo Clásico con el rostro modelado de Tláloc para retozo de los amantes de la arqueología

“Al final de cuentas, el Tren Maya es una gran obra del pueblo de México y se cumplirá el compromiso de inaugurarlo en diciembre de 2023”, concluye el director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo, Javier May Rodríguez.

LA POLEMICA

La obra que busca dejar empleo en la región tan rica en biodiversidad como pobre en la población ha sido muy polémica entre denuncias de científicos y ambientalistas por el impacto ambiental.

El gobierno reconoce que el paso del Tren Maya tendrá algunos resultados “adversos severos” sobre especies protegidas y ocasionará “fragmentación del hábitat”, pero concluye que el proyecto es ambientalmente “viable” porque esos efectos podrán ser mitigados.

 Entre las medidas que propone está un programa de reforestación de 73,000 hectáreas (alrededor de un 10% del total) con 500 millones de árboles de viveros militares a los que se sumarán 140 millones de plantas de comunitarios y nuevas Áreas Naturales Protegidas, con el Parque del Jaguar en Tulum, el Nuevo Uxmal y en Calakmul.

El Estado trabaja además con la fabricación de los 42 trenes en sistemas híbridos con sistemas eléctricos en los que ha empleado a 11,000 personas para que, al final de cuentas, den servicio a pasajeros locales, turistas y transporte de carga.

Pero los críticos dicen que todo esto fue planeado con poco tiempo (en la media internacional tardan hasta 10 años para una obra de este nivel) y que las afectaciones son “irreparables”.

En la región en construcción habitan especies en peligro de extinción, como el mentado jaguar, el tapir centroamericano o el pecarí de labios blancos, entre otros. Mamíferos como monos aulladores y millones de murciélagos polinizadores.

“Nosotros hemos vivido marginados de parte del gobierno y agradecemos los beneficios que nos dan pero son en poca escala, porque nosotros somos campesinos y no tenemos los recursos para hacer hoteles. Esos los van a hacer los inversionistas”, denunció ante la prensa local Omar Hernández, uno de los pobladores.

Gustavo Alanís, director Ejecutivo del Centro Mexicano de Derecho Ambiental, una de las organizaciones más combativas, sostiene que el gobierno mexicano se ha valido de todo tipo de truculencias legales para ignorar los reclamos.

“De conformidad con la ley, la Evaluación del Impacto Ambiental debería de realizarse de manera previa al inicio de las obras y no una vez que éstas han comenzado como ha hecho con el Tren Maya”, argumenta.  Adicionalmente, señala que el proyecto ha sido “ilegalmente segmentado” para propósitos de su Evaluación de Impacto Ambiental, esto con la finalidad de que no se conozcan los impactos sinérgicos y acumulativos del mismo.

“¿Dónde están los estudios sobre las implicaciones ambientales de estas modificaciones? ¿Acaso estamos ante la improvisación total por la premura que tiene el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) de concluir la obra lo más pronto posible?”, cuestionó.

Desde que el gobierno mexicano anunció el proyecto en 2021, se debate si el progreso, el turismo y la vialidad que se buscan justifica los daños a la naturaleza y sus hábitats. Desde esas fechas se han sumado 327 demandantes que interpusieron 25 demandas, pero el gobierno ha seguido adelante, a pesar de que los jueces han concedido algunas suspensiones a las obras.

Incluso ha usado fondos para la prevención y atención de desastres naturales para el Tren Maya cuando éstos no se utilizan al final de los ejercicios fiscales, según han reconocido algunos diputados de Morena.

LA GANANCIA ARQUEOLOGICA

Entre los aspectos positivo de la historia, suman hallazgos arqueológicos como Ek Balam, un reino “descubierto” en las excavaciones para el Tren Maya en Yucatán que incluye  esculturas del rey Ukit Kan Lek Tok, pinturas, murales, tapas de bóveda, vasijas, elementos decorativos, ornamentos, vasos y textos jeroglíficos

El Tren Maya promueve un Programa de Mejoramiento de Zonas Arqueológicas operado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia que espera que el número de visitantes aumente con la llegada del Tren Maya porque los nuevos hallazgos arqueológicos complementan lo que se sabía de los sitios previamente descubiertos como Chichen Itzá o Cobá.

De acuerdo con el más reciente recuento de Diego Prieto, titular del INAH, a la fecha 43, 333 bienes inmuebles recuperados en el paso de labores del tren, 1,746 elementos muebles, 481 entierros, 1,225 elementos naturales asociados a contextos arqueológicos, 679 vasijas completas y 791 mil 475 fragmentos cerámicos.

También podría interesarte:

Tren Maya, AIFA y Dos Bocas: así avanzan los megaproyectos insignia de AMLO

El histórico corredor interoceánico que revivió AMLO en México

En esta nota

AMLO México

Suscribite al boletín de México

Recibe gratis las noticias más importantes de Mexico diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain