El estremecedor testimonio de una menor que lleva 12 años esperando ser adoptada

Conmovedor testimonio de menor que espera ser adoptada

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
El estremecedor testimonio de una menor que lleva 12 años esperando ser adoptada

Nota del editor: Este artículo es parte de la serie “Un hogar para mí”, que se publica periódicamente.

PUERTO RICO – “Muchas gracias por ser la familia que me quiso adoptar”.

Esas son las palabras que Pamela, de 12 años, ansía poder decir a quienes deseen ser sus padres.

Es un momento por el que lleva esperando casi toda su vida, pues ha estado bajo custodia del Departamento de la Familia (DF) desde que apenas era una bebé de 18 meses de nacida.

 

“Todavía no he podido conocer a esas personas”, lamenta la niña, quien luce de mayor edad.

Bajo la sombra de un árbol en el Parque Luis Muñoz Rivera, en San Juan, la chica habla casi en susurros. Revela que quiere “una mamá y un papá que sean buenos y que me respeten”. Desea que quienes la acojan tengan “de 45 (años) para arriba porque tienen más mentalidad y te cuidan mejor”. Agrega que en su nuevo hogar permanente le gustaría “tener más niños y niñas ahí para no sentirme sola”.

Después de toda una vida en distintos hogares e instituciones para menores que han sido víctimas de maltrato o negligencia, la chica no pierde la esperanza de ser adoptada. Asegura que estaría feliz de conocer a su nueva familia, con los que espera “compartir con ellos y que me lleven a comprar juegos electrónicos y de mesa”.

Compartiría con quienes la acojan que cursa el sexto grado, que su clase favorita es la de inglés porque le permite aprender otro idioma, que en su tiempo libre le gusta dibujar y practicar el voleibol, y que cuando sea grande desea ser actriz o modelo.

Como toda una modelo, Pamela posa para el lente de este medio mientras juega en columpios y chorreras. Camina cabizbaja y se desenvuelve con timidez, pero es ella quien guía la sesión de fotos y decide dónde posar. Con su vestido rosa de un solo hombro y sus zapatillas blancas, luce regia para la ocasión.

“Ella se comunica más luego de entrar en confianza”, sostiene Gred Padilla, trabajador social de Adopción del Departamento de la Familia en Mayagüez. “Es educada y cooperadora”, añade.

El trabajador social informa que la menor recibe servicios del Programa de Educación Especial del Departamento de Educación, así como terapia ocupacional, del habla y lenguaje.

Pamela, de quien Elnuevodia.com no revela los apellidos, rostro ni lugar de residencia para proteger su identidad, fue liberada de patria potestad y está disponible para adopción. Pero mientras más edad tienen los menores, más difícil es para el DF conseguir personas que deseen ser sus padres.

“Lo que ella necesita son personas que le brinden mucha atención, personas que sean responsables y que le brinden mucho afecto, pues nunca lo ha tenido”, expresa Padilla.

Si le interesa brindar a esta niña la oportunidad de tener un hogar permanente, puede llamar a la Línea de Orientación y Apoyo del Departamento de la Familia al 787-977-8022.

El propósito de esta historia es concienciar sobre la necesidad de mirar con sensibilidad y posibilidad de acogimiento a los cientos de menores bajo la custodia del Estado que están aptos para adopción. Cada historia es única y cada menor es especial, pero todas comparten el llamado al amor.

(Por: Rut N. Tellado Domenech)

Te recomendamos