San Diego prepara último adiós a “Chunky” Sánchez, símbolo chicano

Uno de los músicos y activistas más reconocidos del movimiento chicano en el sur de California

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
San Diego prepara último adiós a “Chunky” Sánchez, símbolo chicano
Ramón "Chunky" Sánchez, símbolo chicano de San Diego. YouTube.

SAN DIEGO — El legado de Ramón “Chunky” Sánchez, uno de los músicos y activistas más reconocidos del movimiento chicano en el sur de California, será recordado este fin de semana en el histórico Parque Chicano de San Diego, anunció hoy su familia a través de redes sociales.

“Chunky” Sánchez nacido en octubre de 1951 en Blythe, California, de padres inmigrantes mexicanos, falleció el pasado viernes en el hospital Sharp Memorial de San Diego, California, a dos días de cumplir los 65 años.

En su adolescencia, el también compositor y educador, se unió a la lucha en favor de los trabajadores junto al histórico activista César Chávez. Desde entonces, estuvo involucrado en diferentes causas políticas y sociales en favor de las comunidades migrantes.

Durante los actos programados este fin de semana, la comunidad de San Diego dará un último adiós al conocido líder hispano a partir del viernes con un velorio que se realizará a las 2 de la tarde en el Centro Cultural de la Raza del Parque Balboa.

El sábado a las 11:30 de la mañana, se realizará una ceremonia pública en el Parque Chicano, al que Sánchez le dedicó la canción “Chicano Park Samba“, seguida de la procesión funeraria y un entierro privado.

Finalmente, el domingo a partir del mediodía se hará un homenaje y celebración de la vida de “Chunky” Sánchez en el Parque Chicano con música, danza azteca y presentaciones de ballet folclórico.

A temprana edad, “Chunky” aprendió la música tradicional mexicana de su madre Josefina Moroyoqui y tíos. Durante su vida y acompañado de su inseparable guitarra -uno de los diez instrumentos musicales que dominaba- escribió diversas canciones con mensajes de justicia social que hoy en día son reconocidas como emblemas del movimiento chicano.

Sánchez se inició como cantante en La Rondalla Amerindia de Aztlán y posteriormente pasó a ser vocalista del grupo Los Alacranes, con el cual lanzó su primer disco en 1977.

Sánchez también fue educador y en 2013 recibió una de las becas del patrimonio nacional entregadas cada año por el Fondo Nacional de las Artes (NEA).

Ahora en uno de los murales del histórico Parque Chicano de San Diego se observa la imagen del difunto artista chicano, bajo la cual yacen ahora velas, imágenes religiosas, flores y fotografías que la comunidad ha llevado en los últimos días.

A Sánchez le sobrevive su esposa Isabel Enrique Sánchez y sus hijos Ixcatli, Ramón, Esmeralda, Mauricio y Tonantzin, además de quince nietos.

Te recomendamos