Miguel Cotto fuera del ring: conociendo al hombre detrás del boxeador

El campeón del boxeo boricua, habló de su rol de padre, de su empresa promocional y de cómo aprovechó el 2016

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Miguel Cotto fuera del ring: conociendo al hombre detrás del boxeador
Miguel Cotto se enfrentará a James Kirkland en febrero.
Foto: Getty Images

Con el pasar de los años, la conducta Miguel Ángel Cotto Vázquez se parece más a la de su padre, el fenecido juez y árbitro de boxeo aficionado Miguel Cotto Carrasquillo.

En público don Miguel era serio y a menudo escueto en sus expresiones. Pero, aunque no era un padre abiertamente afectivo, creía en darle el ejemplo a sus vástagos, que siempre ocupaban sus pensamientos.

Ya con 36 años de edad y acercándose al capítulo final de su carrera boxística, Cotto Vázquez comienza a disfrutar del tiempo con sus hijos, que en el pasado a menudo tuvo que sacrificar para cumplir con sus responsabilidades profesionales.

Durante una plática ayer con El Nuevo Día, el único puertorriqueño campeón de cuatro divisiones habló de su rol de padre, de su empresa promocional, de cómo aprovechó el 2016, el primer año desde el 2000 (cuando debutó en el boxeo rentado) en el que no hizo una pelea profesional, y de lo que para él es el mejor regalo que puede recibir en esta o en cualquier Navidad.

Tienes seguridad económica y muchas cosas en tu plato. ¿Por qué sigues haciendo esto, el ser promotor de boxeo, que tantos dolores de cabeza dicen que causa?

Los protagonistas de eso, los que logran que los eventos se formalicen, se hagan, son Bryan Pérez y Héctor Soto. Ellos son todo detrás del nombre Miguel Cotto Promotions. Así que todo el crédito es de Bryan y de Héctor.

Tienes varios peleadores que parecen encaminados a una pelea titular, empezando por Héctor ‘Tito’ Acosta. ¿Qué te parece que Miguel Cotto Promotions esté finalmente madurando como empresa a la vez que tú boxeador te encuentras en los capítulos finales de una larga carrera?

Bueno, eso es para lo que trabaja todo boxeador, para lo que trabaja toda empresa promotora: para desarrollar sus boxeadores. Creo que hemos hecho un excelente trabajo con Tito, con Alberto (Machado). Y lo seguiremos haciendo con todos los que así entiendan que quieren formar parte de nuestra empresa.

Esto es el empeño, el trabajo de Héctor Soto y Bryan Pérez. Yo cuando puedo, cuando tengo el tiempo, me presento. Pero los que se han posicionado, los que han trabajado fuerte para que los muchachos estén ahí son Bryan y Héctor.

No peleaste este año, así que en términos laborales el 2016 es tu año más tranquilo desde el 2000. ¿En qué invertiste tu tiempo libre? 

Estar en casa. Disfrutar con la familia. Así que este año me vino bien.

Tienes a tu hijo mayor, Luis Ángel, de 21 años de edad, estudiando bachillerato en la Escuela de Artes Plásticas. Alondra, de 17 años está a punto de graduarse de escuela superior. Y tienes a ‘Jun Jun’ (Miguel, hijo) ya con 15 años y cerca de sacar licencia para conducir. ¿Con los muchachos ya adolescentes y jóvenes adultos, te sientes o te dicen ellos que te estás poniendo viejo?

Tengo otra chica también, se llama Isabela. Tiene 10 años.

No me siento viejo. Me he mantenido trabajando por y para ellos. Creo que, en un futuro, cuando ellos puedan mirar hacia atrás, analizar y preguntarse “¿qué pudo hacer nuestro padre por nosotros?”, pues verán que el trabajo siempre ha estado ahí. Pero ahora nos toca disfrutar de ellos cuando llegue el retiro.

¿Cómo se siente tener a hijos comenzando a independizarse y a expandir sus alas en la vida? 

Se siente bien que tengan su éxito. Ya uno está cursando estudios universitarios. Alondra está próxima a entrar a universidad.

Pero la independencia en estos tiempos me preocupa. Me asusta un poco por como están las cosas en la vida, pero el trabajo de un padre es trabajo de toda una vida.

Este año has jugado mucho golf. ¿Qué aspecto del golf te ha atraído en esta etapa de tu vida?

Somos un grupo de ocho… 10 amigos que nos reunimos religiosamente todos los sábados a jugar. Es tiempo para mí, es tiempo para nosotros, tiempo de disfrute. Y es tiempo de ocio para compartir, pasarla bien y tener un momento bien agradable.

¿Hay algún regalo especial que te hayan pedido tus hijos estas Navidades?

El mejor y mayor regalo que yo puedo brindarle a mis hijos es el ejemplo de que todo en la vida se consigue con sacrificios, se consigue con trabajo fuerte. Es lo mejor que yo puedo brindarles. El resto es material. El resto son cosas que ellos pueden tener cuando quieran en la vida. Así que mi regalo a mis hijos esta Navidad es darles a entender que con trabajo fuerte todo se puede alcanzar.

¿Algún regalo en particular que tú quieres esta Navidad? 

Creo que tener salud, tener la oportunidad de disfrutar de ellos día tras día es lo mejor que puedo recibir.

Te recomendamos