Sábado 25 de Febrero 2017

Editorial: Obamacare en el quirófano

Los republicanos llevan un largo tiempo queriendo eliminar la reforma de cobertura médica

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Editorial: Obamacare en el quirófano
Foto: archivo

El desmantelamiento de la Ley de Salud Asequible (Obamacare) ya comenzó en el Congreso. Hay un apuro entre los republicanos para eliminar los impuestos que ayudan a financiar la cobertura médica de 20 millones de estadounidenses, sin saber cómo será su reemplazo.

El Senado ya dio el primer paso y se anticipa que la Cámara Baja tome el suyo este viernes. La meta es aprovechar un proceso presupuestal que permitirá anular el Obamacare sin tener que hacer una ley para ello. O sea que no se necesitarán al menos 60 votos en la Cámara Alta, como sí lo requerirá la ley que lo reemplace.

Todavía no se sabe cómo será el sustituto de la ley de salud, cuándo podrá ser aprobado y mucho menos cuándo entrará en función. Sin embargo, hay una urgencia por eliminarla a toda costa porque esto significará un importante recorte de gravámenes a los más pudientes.

Una crítica republicana al Obamacare es que la reforma para ampliar la cobertura de salud fue pagada con medidas impositivas para los más adinerados. Su eliminación, según el Tax Policy Center, es un recorte de impuestos de $33,000 para los contribuyentes con más de $700,000 en ingresos, mientras que para los que ganan entre 10,000 y 75,000 dólares habrá un aumento de impuestos.

De acuerdo a los planes, la reducción impositiva se produce al momento de la eliminación, en vez del reemplazo. Eso producirá un déficit gigantesco. Pero el antagonismo a la ley es tan grande, que la Cámara Baja pasó una excepción especial para eliminar el Obamacare sin tener que equilibrar con recortes en otras áreas.

Los republicanos llevan un largo tiempo queriendo eliminar la reforma de cobertura médica. Donald Trump adoptó ese estandarte durante la campaña presidencial. Ahora ambos no se ponen de acuerdo de cuándo presentar la alternativa, aunque ni siquiera hay una coincidencia entre lo que Trump, la Cámara y el Senado quieren. Esta incertidumbre cuesta dinero e inquieta a la industria de la salud.

No es realista la idea de que la ley pueda ser reemplazada por un sistema que reduzca costos, agregue opciones, no toque impuestos y garantice la misma cobertura.

El único acuerdo entre los republicanos hoy es la falacia del derrumbamiento de Obamacare, porque el programa solo necesita retoques. Pero ellos tienen que justificar de alguna manera de por qué quieren eliminar la cobertura a los trabajadores pobres y a las minorías para dar más dinero a los ricos.

Te recomendamos