Denuncian un ‘fallido’ sistema de prisiones

Activistas dicen que son 12,000 los presos en huelga de hambre

La segunda huelga de hambre que llevan a cabo este año prisioneros estatales es consecuencia de un fallido sistema carcelario que ofrece un trato inhumano, denunció ayer la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU), activistas y familiares de reos.

La primer huelga de hambre inició el 1 de julio, pero luego de que el Departamento de Correccionales y Rehabilitación de California (CDCR) concedió cumplir con algunas de las demandas, los reos culminaron la protesta de ayuno 19 días después.

Sin embargo, al considerar que el CDCR no cumplió con parar el aislamiento prolongando de algunos reos considerados de alta peligrosidad, el pasado 26 de septiembre se manifestaron de nuevo al no probar alimentos.

Las organizaciones que piden se reforme el sistema carcelario indicaron que son 12,000 los prisioneros que participan en esta huelga en 8 cárceles estatales, aunque el CDCR aseguró que al día miércoles eran 908 los que continuaban la huelga de hambre.

Teresa Amen, cuyo hijo Michael se encuentra en el área de máxima seguridad Security Housing Unit (SHU) de la prisión estatal Pelican Bay, contó que la última vez que pudo verlo fue el fin de semana previo a que iniciaran el primer paro de alimentos y desde entonces se le ha dificultado la comunicación.

“Las autoridades están siendo deshonestas”, dijo la angustiada madre, “dijeron que iban a cumplir las demandas, pero no cumplieron, por eso están de nuevo en huelga… Lamentablemente creemos que vamos a perder a algunos de nuestros seres queridos, porque están muy débiles, mi hijo sufrió daño en el riñón la primera vez”.

En conferencia de prensa realizada ayer en West Hollywood, el alcalde interino Jeffrey Prang condenó el aislamiento que se padece en el sistema carcelario de California, el cual calificó de disfuncional.

Peter Eliasberg, director legal de la ACLU, dijo que independientemente del delito que hayan cometido, la situación de preocupación es que en las prisiones del estado se están violando los derechos humanos.

“El asunto es que los están torturando. El aislamiento por largo tiempo [años] es una forma de tortura y no es consistente con nuestros principios”, mencionó.

Terry Thornton, portavoz del CDCR, precisó que hace 10 días la huelga inició con 4,252 reos en ocho prisiones estatales, pero que al día de ayer ya sólo quedaban 908 en 7 cárceles.

El CDCR ha explicado que el aislamiento en las unidades SHU es una forma de controlar a los reos más peligrosos relacionadas con pandillas, ya que a través de esa reclusión extrema evitan las comunicaciones entre pandilleros que pertenecen a La Mafia Mexicana, Nuestra Familia, Nazi Low Riders, Aryan Brotherhood, Black Guerrilla Family, Texas Syndicate o Northern Structure.

De esa forma se buscan impedir que se organicen para el tráfico de drogas, extorsiones y evitar que ordenen ejecuciones al exterior, según las autoridades.