Gobierno pide apoyo para los veteranos

El Senado discutirá un proyecto que dé un impulso de crédito tributario a sus contrataciones

WASHINGTON, D.C.- Maria Canales, veterana de la Guerra de Irak, por fin sonríe tranquila. Desde que regresó de su misión en 2006, no había encontrado trabajo en el área de recursos humanos, donde se desempeñaba durante su carrera en el ejército. “Fue tan desalentador ir de lugar en lugar, tratando de probar a alguien que yo era capaz”, reconoce emocionada. Pero ahora, hace apenas tres semanas, inició su nuevo empleo.

No importó el hecho de que hubiera trabajado en manejo financiero, asegurándose de que los soldados recibieran su paga correctamente. Ni tampoco, su experiencia en el proceso de transición desde zonas de combate, de regreso al país.

Sólo después de terminar su MBA con una concentración en recursos humanos y luego de varias pasantías y trabajos temporales, Canales consiguió un empleo a tiempo completo. Durante todos estos años ha vivido con sus padres, preocupada por la falta de estabilidad y de seguros médicos y dentales.

“Estuve cuatro años en servicio activo en el ejército y 3 años en la reserva. Mucho del trabajo que realicé es lo mismo que ahora. Pero no tenía ninguna experiencia en el sector privado. La gente siempre me decía te llamaremos o en trabajos temporales; me aseguraban que no habían puestos permanentes, a pesar de que yo estaba dando mi 100%”, explica. “Es duro sentir que nunca vas a pertenecer en un sitio”.

La recesión económica en combinación con el retorno de soldados al país, ha dejado una cifra difícil de olvidar en Estados Unidos. 447 mil veteranos más sin empleo, desde 2008 a 2010. Un 7.8% de ellos son hispanos, es decir 35 mil.

La Administración calcula que entre 2011 y 2016 habrá un millón de veteranos más en el país, en busca de una oportunidad; un panorama que preocupa cada vez más al gobierno. En total la nación cuenta con 21.8 millones de veteranos.

Ayer, el Presidente Barack Obama anunció tres medidas de carácter ejecutivo, centradas en conectar a los veteranos de las guerras de Irak y Afganistán, con la industria privada.

La primera de ellas se llama “Tarjeta de Oro del Veterano”, que permitiría a este grupo obtener seis meses de evaluación y consultorías personalizadas gratis, en centros de orientación laboral, lo que incluye: asesoría, búsqueda de empleo y ayuda en el proceso de transición.

El mandatario también presentó la creación de un banco laboral -respaldado por empresas privadas- donde ya existen 500 mil empleos destacados para veteranos, y un servicio por Internet, llamado: “mi siguiente movimiento,” para ayudarlos a encontrar empleo, en base a su experiencia en las Fuerzas Armadas.

“Estas iniciativas están listas y andando hoy. Conectar a los veteranos con los empleos disponibles es lo correcto”, dijo Obama. Todas las medidas no poseen ningún costo adicional.

“Hay un gran número de veteranos desempleados, eso no es sólo una injusticia para ellos, sino para el país. Este no es un tema de las Fuerzas Armadas, es un tema de Estados Unidos. Ellos ya tienen las herramientas básicas para ser buenos empleados. Ya tienen la experiencia y entrenamiento necesarios, ahora falta que el sector privado lo reconozca y valide”, aseguró Peter Gaytan, director ejecutivo de The American Legion.

Pero más allá de los anuncios de Obama, la Casa Blanca ha insistido en la necesidad de impulsar la contratación de veteranos en el sector privado. Esta semana el Senado votará un proyecto de ley que incluye dos de los pilares del plan de empleos del Presidente, rechazado previamente en el Congreso.

Un crédito fiscal llamado: “Héroes que regresan”, de hasta 5,600 dólares para las compañías que contrataran veteranos que llevaban más de seis meses sin trabajo. También figura un crédito fiscal apodado: “Héroes heridos” de cerca de 10 mil dólares, por la contratación de veteranos desempleados con discapacidades relacionadas con su servicio militar.

En 2011 la tasa general de desempleo para veteranos de guerra llegó al 12%, mientras para la población general se registró un 9% en octubre.