Tragedia en la IndyCar

Dan Wheldon muere en choque de 15 bólidos en carrera de Las Vegas

LAS VEGAS (AP).- El inglés Dan Wheldon, campeón de las 500 Millas de Indianápolis, murió ayer aquí después que su bólido volara en un choque múltiple de 15 autos en la vuelta 13 de la Indy 300.

Fue transportado de inmediato en helicóptero al University Medical Center.

Los pilotos fueron informados de la muerte de su colega de 33 años en una reunión unas dos horas después del durísimo choque, que muchos de ellos consideraron el peor accidente que han visto.

Wheldon, dos veces vencedor en las 500 Millas, incluyendo la de este año, precisaba ganar para llevarse un premio de cinco millones de dólares.

Esta era la carrera número 134 en que participaba, aunque apenas la tercera de la temporada.

“La IndyCar anuncia con mucha tristeza que Dan Wheldon falleció debido a lesiones de las que no podía sobrevivir”, dijo Randy Bernard, el director de la serie. “Nuestros pensamientos y oraciones están con su familia”.

“La IndyCar, sus pilotos y propietarios han decidido poner fin a la carrera”, agregó. Después los pilotos dieron cinco vueltas en su honor.

Otros tres conductores, incluyendo el contendiente por el título Will Power, resultaron heridos. Wheldon arrancó en la parte trasera del grupo, pero rápidamente avanzó a través de los 34 pilotos antes del choque.

El auto de Townsend Bell se volcó y otros quedaron en llamas, en medio de escombros esparcidos casi a la mitad de la recta del óvalo de 2.41 kilómetros (1.5 millas).

Se ondeó la bandera roja después de los accidentes mientras el personal trabajaba en las cercas y removía los bólidos dañados en su totalidad.

“Fue como una escena de película que intentaran hacer lo más enmarañada posible”, dijo Danica Patrick, quien disputa su última prueba de IndyCar. “Había escombros por toda la pista, uno podía oler el humo, se veía el humo atrás directo del auto. Había una parte con fuego que teníamos que esquivar. Uno podía ver los autos desperdigados”.

Los pilotos habían estado preocupados por las altas velocidades, donde estuvieron alcanzando casi los 360 kilómetros por hora durante las prácticas.

Sus temores se volvieron realidad cuando se produjo el contacto en la segunda curva, el cual hizo volar algunos autos. Chocaron entre ellos y luego contra la barda externa.